Hooper y gracias a vos.

uno de los primeros post de este blog fue el de Hooper, que arrasa con su mujer mayor insomne al despuntar la mañana del domingo la cabecera del Nosoy. Clikeando aca  notarás que a ambos, a Hooper y a mi nos preocupa la cuestión.
En verano, digamos enero escribí algo (una nada) sobre un lienzo azul de hooper. Si yo fuera multimillonaria tendria una casa cerca del  mar, con una estufa con leños de verdad, y arriba, este cuadro de Hooper. Ya se que todo verdor perecerá, pero la chica del cuadro esta muy lejos de saberlo. Y si fuera millonaria haria que un pirata de cuadros lo robara con tecnicas sobresofisticadas del triste museo donde no pueden entenderlo.
Va relato de verano, con la pintura incluìda (sobredosis de Hooper y eso que hoy es dia laboral) –
Sunday Evening.

Cuando empezamos a caminar  el sol de febrero habia terminado de hacer un estofado con el asfalto.En el aire del crepusculo reverberaba algo que en la nariz olía a mistura de de goma quemada, clavo de olor, fritanga de pollo. Nosotros, los dos podriamos  haber jugado un desafio con premios a dale quien se siente mas desubicado. Hubieramos empatado finalmente.
¿Vea ahora? No tendriamos que habernos esforzardo tanto entonces, si igual la vida te da revancha. Despues. Pero ese dia no habia despues. El tiempo coincidia con el concepto exacto de la eternidad.

A los catorce es asi: no podes zafar, la maroma te lleva  a que te metas en camisa de once varas,  y rodás a como venga ,y nosotros nos pusimos a recitar  un libreto ajeno ,(claro que nos sonaba impostado, pero era asi, palabras grandielocuentes, sobreactuadas, que lastima)  y todo es demasiado azul y demasiado rosa y de bordes negros. Hooper lo sabia, y por eso lo pintó, antes de que a nosotros nos pasará, en otro lado, pero era eso.Eramos Sunday evening.
.
Mangas de mariposas lecheras, insignificantes, nos mosqueaban y se empezó a hacer hilachas el horizonte, naranja y purpura. Metia miedo ese color. ¿como no te acordás? El olor cambio a otra cosa, el asfalto se diluyó en  tierra con pasto a medio crecer, nos cruzo un caballo con jinete, si a esa penosa yegua te animaras a llamarla caballo, si a ese pobre tipo roto,  nombrarlo jinete.Las piernas te crecian mas  que las sombras en el piso. Haciamos el esfuerzo de hilar una conversacion y la primera estrella agujereo, definitivamente, el cielo negro. Yo mire el abismo para arriba y la estrella era una lucecita de kermese de pobre, colgada en un telon pintado de negro que simulaba el cielo. Vos, creo que llorabas toda piernas, ojos desmesurados y olor de mujer. Yo era nada, luna que reflejaba tu luz.

Papapapapappa ruidos.. Nunca habia olido eso pero no habia duda de que era tu olor dulce, oxidado, y yo cada vez mas triste y lse hizo de noche.
El dia que termino el verano eramos un cuadro de Hooper; Sunday evening.

Anuncios

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s