Uncategorized

el broli y las vacaciones.


Hice un libro de este blog.El proceso fue asi: primero me convencí a mi misma que había algunos textos que valian la pena. Los elegí, los organice por criterios absolutamente arbitrarios,  los corregi hasta cansarme (me cansé demasiado rápido, porque el libro sigue teniendo erratas). Elegí una letra para el texto y otra para los títulos, probando infinitas variantes. Descubri que hay toda una maraña de cosas graficas que determinaran el exito o el desfenestramiento estetico de tus textos. Lo grafico no se me da naturalmente, pero aprendì un monton de palabras hostiles de la cosa gráfica. Deambulè nocturnamente buscando algun lugar para advenedizos a las letras donde autoeditarse. Discuti presupuestos, e infinitos pasos intermedios. Le rompi las bolas a un amigo para que me hiciera el arte de tapa, espere a que lo hiciera, decidi presentarlo en una fiesta, desisti de hacerlo. Recibi los libros, me peliè con el de la grafica, los pagué.  Decidi regalarlos ¿quien compraria mis libros estando salinger en los estantes???
Pedí algunas direcciones de lectores del blog, y fui al correo y los mande por OCA, llevé algunos personalmente. Escribi un monton de dedicatorias desde lo mas puro de mi corazon.Le encaje, sin mucha esperanza, algunos libros a mis amigos. Tengo una caja con libros abajo de la tele.La caja me esta mirando fijamente.
Algunos de los enviados  tendrian que haber llegado y no. Recibi un par de elogios, que entiendo legítimos, porque si no me la creo yo, quien digame ud.
Todo esto no es sin un precio personal raro. Tengo un libro con mi nombre en la tapa: denuncia algo que no se que es. Juego a que soy una escritora ¡pero hombre, si hasta tengo un libro!!!!.
Dejo el blog, me voy de vacaciones dentro de un par de dias, me unplugaré a mi misma.
Tengo una dirección de mail, nildalap@gmail.com. para que si sos lector del nosoy me avises y te mande el libro cuando vuelva o me comentes como reverberó en vos, si te lo mandè.
asi cerramos de una vez y por todas el asunto del libro. Y pasamos a otra cosa.
Es obviamente un tantin fobico hablar de libro en el borde interno de las vacaciones. Es lo que hay. Es como si necesitara poner una escansión entre el libro (“EL LIBRO”) y la mia vida.
A los que lo recibieron, se los agradezco. Sin lectores el libro es papel reciclable.
Volveré.

Anuncios
Uncategorized

Mal cantada y todo: un racimo de putas verdades.


Nosotros nos tenemos que joder corazón, Por locos, por ingenuos, por prestar el carnet... Por negociar las reglas de la revolución Por cobrar en paga dios cuando dios quiebra Nosotros nos tenemos que matar corazón Por necios, porque si, por aprender a perder Por no llevar campera cuando afuera cambio Por tararear la canción con las que nos entierran Nosotros nos tenemos que reír corazón Por feos, por ilusos, por borrar el cassette Por desechar la caja junto con el manual Por no aprender a bailar y por quemar el mantel Nosotros nos tenemos que extinguir corazón Por freaks, por desplazados, por firmar sin leer Por ver que esta vencido siempre por la mitad Y por salir a comprar justo cuando hay que vender Nosotros nos tenemos que olvidar corazón Por vagos, por hablar hasta enfriar el café Por explicar mil veces lo que ya no es así Por implantarnos un chip y por tratarlos de usted Nosotros nos tenemos que callar corazón Por pobres por contar ovejas para dormir Por levantar el tubo a la primer soledad Por recortar y pegar caras de la "Para ti" Nosotros nos tenemos que esconder corazón Por lentos, por enfermos, por matar al rehén Por tropezar mil veces con el mismo escalón Por no prestar atención cuando anunciaban el tren Nosotros nos tenemos que comer el garrón Por raros, por boludos, por soñar y apostar Por entender la moda cuando ya termino Por insolventes y por buscar la otra mitad Nosotros nos tenemos que rendir corazón Por obses, por insomnes, por volcar el fernet Por dar vergüenza ajena, por contar el final Y por quererle sacar fotos al atardecer Nosotros nos tenemos que inmolar corazón Por pocos, por apatrias, por hablarle al reloj Por ser esclavos de lo que se pudo decir Por no animarse a aplaudir cuando aterriza el avión Nosotros nos tenemos que fundir corazón Por hippies, por cornudos, por pagar alquiler Por no aprender a registrar las putas ideas Por empezar las peleas y por morirnos de pie Nosotros nos tenemos que entregar corazón Por extras, por quemados, por cambiar el pasado Por caminar en círculos desde el primer paso Por asustar al payaso y por seguir el papel
Sin categoría

miguel abuelo


aca grabó unas palabritas, un poemita. El mismo dice que es para poner en el final de un Lp. Murio de sida, creo . Quiso ser famoso, quiso ser un sobreviviente. Los que nacieron para vivir viven, los que nacieron para morir mueren decia un libro de rock que yo tenia de chica. La frase parece que es bob dylan.
Miguel Abuelo era un desesperado, y no era un tipo bueno. Era un sobreviviente. Los que nacieron para vivir viven. Miguel Abuelo vive aunque este muerto.
http://www.goear.com/files/external.swf?file=81e2f1c

argentina·eramos tan jovenes·zurdaje

ey papá ¿que hiciste tu en la guerra? Pues mira hijo…… un relato de los setenta de la Juventud Guevarista.


Por alguna rara situación ajena a mi voluntad este blog ha hablado bastante de Montoneros y mucho menos del ERP.Es extraño porque si ud. me pide simpatias, le puedo decir que Peron cuando tenía yo 17 y tenia que elegir algo, me caia francamente para el culo.
Mañana es el dia de la Tablada. Las cronicas las podes leer en El Ortiba, una pagina que tiene todo, o tal vez ver los youtube de Cronica Tv.
A mi Tablada me lleva a pensar en los pibes, en lo que tenian en la cabeza, en que creparon alli, en el joputa de Gorriaran Merlo. Pienso en los pibes y no en la cronica. Pienso en camisas de once varas, en ganas de heroismo, en tener 17, en el sueño de ser protagonistas de un cambio, en el sueño eterno de la revolucion. Como en un titulo de novela negra, la revolucion era un sueño eterno, pero fue mortaja no hubo gloria no hubo revolucion y bueno, parimos la historia, parimos dijo la vieja.
Pero ya lo dice la cancion: volver a los 17 despues de vivir un siglo es como decifrar signos sin ser sabio competente, volver a ser de repente tan fragil como un segundo, etcetera, etcera,etcetera.
Con mi cabeza en la efemeride de Tablada, me encontré un relato de la juventud guevarista, en primera persona, nada épico.  Lo épico es una impostación discursiva. Las cosas son mas sencillas o infinitamente mas complejas. Sin ser èpico, es trágico y tambien es de risa. Sería un guión de monologo si no exudara una tristeza infinita. En tanto estas cosas pasaban la que escribe  hacia un papel minimo en este escenario que es la vida, un bolito digamos, en la Historia, y todos son bolos, todos somos comparsa, pero es eso lo que nos tocó y de esa paga morfamos. Haciamos nuestra vida, y estamos acá para contarla.
El relato es largo y bello  y salio en el blog elhombre3 . 
Como pasa con los buenos relatos la moraleja es confusa, no terminás de entender el significado y tiene un  titulo ganchero: La Dirección Nacional de la juventud guevarista funciona en mi casa.  Gracias Don Chango
Nunca he vuelto a ver gente como esa. El mundo cambió o, espero que sea eso, solo se es joven una sola vez.


Para el año 75 estábamos en la JG. Si mal no recuerdo en el círculo del Nacional Buenos Aires éramos 9. El cuerpo de delegados no era ni ilegal ni estrictamente legal tampoco. Supongo que todo el país vivía en un gran limbo. Por lo menos en la JG no teníamos dudas de nuestro papel en el drama. No sé en que momento del año nos anotamos todos como voluntarios para ir a pelear al monte en Tucumán. Me acuerdo que eso despertaba asombro y admiración. Imagínense lo que era discutir con nosotros, mientras ustedes hablan de la revolución, nosotros estamos juntando fierros para la Compañía de Monte etc.


Haría falta alguno de esos investigadores capaces de reunir una culada de documentación pero el desbande y la masacre, creo yo, empezaron justo después de que sucumbiera la guerrilla en Tucumán.


Lo especial de mí, aparte de pertenecer a la línea petardista, era que mi viejo, un señor de clase media arruinada, tenía simpatías con la guerrilla, lo que, en mi opinión, todos los tipos de clase media arruinada deberían tener.
Por eso, en ese departamento lóbrego y abandonado se estableció la Dirección Nacional de la JG.
Obviamente que en esta historia nadie se llama como se llama porque nadie usaba su nombre en esa época, ni los del partido radical.


El primero que apareció fue Daniel, era un muchacho rubio, a mis viejos se los ganó enseguida, se ve que tenía un pasado de clase media “como uno”, siempre me traía discos y hasta instrumentos musicales para vender. Era como que se iba despojando de todo para quedarse nada más que con la organización. Después apareció, de este no me acuerdo ni el apodo, un cumpa un poco mayor, debía rondar los 21-22 años que creo que era el capo-capísimo de la JG, un tipazo que sabía discutir y sabía reírse.
A veces discutían sobre modelos de socialismo, la mayoría estábamos con el modelo cubano, obvio, pero una minoría hablaba de la Alemania Democrática. Ese país terrible del que “lagente” se quería escapar y que la cagaban coheteando en el muro. Y que ahora todo el puto mundo reconoce que fue una sociedad civilizada, democrática e igualitaria. Bueno pero ese es otro tema.


Y apareció también un compañero con acento norteño indefinible que se presentaba como indio puro, cosa más bien rara en un argentino. Andaba con saco y corbata y con una valija con chucherías que, supuestamente, eran para vender, ese era el minuto que tenía: el de ser un vendedor. Angel, así le decíamos, paraba muy seguido en casa. Me explicaba como tenía que ser la conducta de un militante revolucionario, que había que levantarse de madrugada, no beber, no perder el tiempo y vivir para los demás. Yo tenía claro que no pertenecía a esa clase de gente y, sin faltarle el respeto, me le cagaba de la risa.Angel me tenía paciencia, una virtud rara en un revolucionario, además valoraba que un individuo con pésimas características personales como yo se arriesgara a militar. Pero


Pienso que si hubiésemos triunfado, aramos dijo el mosquito, estos cumpas hubieran sido los perfectos gobernantes. Eran como el Che en serio. Gentiles, decentes, humanos e incorruptibles. En cambio si, de todas las cosas imposibles, hubiese gobernado gente como yo la calle estaría llena de miles y miles de tipos con pilares de concreto metidos en el orto.


De la dirección nacional el único que, probablemente, haya quedado vivo es el gordo Tito. Es el único del que tengo alguna clase de noticia, oí decir, allá lejos y hace mucho tiempo, que era de la colectividad y que había logrado zafar y conseguir la visa para Israel. Hasta escuché decir que tenía una pizzería en Tel Aviv. Que se cuiden los israelíes porque, si el pibe es coherente, el sótano debe estar lleno de guerrilleros palestinos. Que Jehova lo ilumine.


Tampoco me quiero olvidar de la guerrillera. Era una compañera alta y morena que hablaba con acento entrerriano-santafesino. El departamento era minúsculo y la muchacha tuvo que ir a dormir a mi pieza. Mi viejo me miró y me hizo una seña como diciendo: “ahora si que la hiciste bien, changuito“. Durmió en mi cama y yo arriba de unas frazadas en el piso. No hace mucho nos reunimos algunos sobrevivientes y todavía nos acordábamos de ella.


Los más avispados que, entre otras cosas, intuyen que todo esto es tal cual lo estoy contando, se estarán preguntando que pasaba con los vecinos que veían pasar, al rubio y al indio, llenos de paquetes, bajando y subiendo. Pues los vecinos se hacían los distraídos y no decían ni mu.
Han pasado los años, las décadas y se terminó el siglo y aun no sabemos que era lo que eso quería decir ¿Tendrían miedo de la venganza del ERP? ¿Estarían secretamente a favor de los subversivos?
El día que estos buenos pequeño burgueses estiren la pata dios les va a hacer una recepción de gala y ni siquiera van a saber porque.


La JG tenía su propia revista, “Juventud Rebelde”, era nuestro orgullo. Hubo casos en que los pibes de la dirección nos consultaban a nosotros para escribir algún artículo. La revista se la vendíamos a todo el mundo. La sección que más me gustaba era la que enseñaba a hacer cajas volanteras y petardos caseros. El nivel siguiente era el “circulo de lectores” para los que gustaban de discutir la revista con sus propios dueños. Si los muchachos estaban interesados en militar teníamos el círculo de aspirantes. Si algún militante se mandaba una cagada, llegar tarde a un cita p. ej., podía ser degradado al circulo de aspirantes. Ese castigo era inusual y se lo consideraba de mucha crueldad.
Por fuera de eso, la línea, a comienzos del 75, era crear y ayudar a mantener organizaciones de base que debían ocuparse de problemas locales.
Por lo que se, algunos de los pibes de la Dirección Nacional participaron del ataque a Monte Chingolo. Para ese momento de las “garantías constitucionales” y esa clase de cosas no quedaba mucho en pie. Había que tomar las armas o huirperdido la brújula y seguimos como si estuviera gobernando el Tío Campora, Lanusse o la morsa Onganía.
pero la dirección, cualquiera de ellas, ya había Todo eso es del año 76.


Otros pibes que conocí eran de la dirección intermedia, es decir que probablemente eran de las direcciones locales. Una característica de los pibes, espero que esto no sea usado para facilitarle las cosas a alguna dictadura del futuro, era que todos llevaban alguna clase de paquete-bulto o valija a cuestas. En general en los bagayos iban revistas, ojala hubieran sido armas. Por eso Roque siempre andaba con una valija que era más grande que él. De Roque me acuerdo que salía con Chivi una piba del colegio, Chivi vivía en un departamento en pleno Belgrano que te caías de culo. Me acuerdo que la madre era sicóloga y que me vio una vez y habló un par de palabras conmigo, después de eso le dijo a la hija que yo era peligroso y me prohibió entrar. Dios sabrá que fue lo que le dije pero ahí demostró ser una buena sicóloga. De Roque dicen que se rajó para España y que, hace una punta de años, trabajaba para una variante ibérica de burócrata sindical.


Otro que recuerdo es al surrealista, no se como le decían, le decíamos así porque el surrealismo lo acompañaba donde fuera. Si el flaco veía un colectivo destartalado, había muchos en BA en aquella época, exclamaba: “¡Es surrealista, me caga la vida!”. El surrealista cayó en cana en el 75 y, por lo que sé, lo dejaron ir. Si después de eso lo volvieron a pescar, se pueden ir imaginando lo que eso significaba, o si se pegó el raje, no lo se.


Un destino más cercano a como es el mundo ahora fue el del Cordobés. El pibe era, obviamente, de Córdoba, allá la represión llegó antes y fue fulminante, y nos conoció cuando le dimos alojamiento. Al Cordobés lo volví a ver en París. En los años 80 se consiguió una novia “revolucionaria francesa” que se fue para Nicaragua, él tendría que haber ido para allá también pero nunca viajó. Me acuerdo haberlo escuchado, siempre hablaba de Paris nunca hablaba de los años de militancia.


Lo relaciono con otro cumpa que quedó con problemas de alcohol y que volvía a las historias del 73-74 y que no podía o no quería avanzar más allá de eso. A uno le fallaba en el tiempo y a otro en el espacio. Lo que viene a ser lo mismo ¿No?
Lo que creo realmente es que si alguien puede hablar de lo que pasó con nosotros, con nuestros compañeros de la dirección de la JG, como estoy haciendo yo, es porque no lo entendió.


A comienzos del 76 la dirección decidió que la casa ya no era segura, tal vez fue cuando cayó en cana el surrealista o no, no se, pudo haber sido cualquier otra cosa.


Para mediados del 76, cuando desaparecieron nuestros compañeros del Nacional Buenos Aires, la JG y su dirección nacional o lo que fuera eran solo un recuerdo.