Sin categoría

Leer rusos, una gran introduccion estupida para una pequeña cita de la traductora de Viktor Pelevin.

He leído rusos. Un librito del centro editor me hizo tirar en palomita a la poesia rusa, anduve llevando Guerra y Paz junto con el Repetto Linsket Fesket (si sos viejo e hiciste la secundaria cuando se compraban libros sabras de que te hablo: si, hermano: el cuadrado del binomio que es el cuadrado del primero mas el doble producto del primero por el segundo mas el cuadrado del segundo y eso que soy psicologa). Anduve arrastrando de aqui para alla al patetico Rascolnikov y todavia puedo citar algun Ievstushenko sin temor a pasar papelon. Tengo un especial amor por la ciencia ficcion rusa. No se llamen a engaño, no soy la  lectora que hubiera deseado,dire en mi descargo que tuve que vivir.
 Me hubiera gustado serlo, eso si. Me hubiera gustado ser una librera, en una libreria de suburbios pero muy llena, que abominara de vender textos escolares y autoayuda (eso no existe, es un albur como tantos otros, ayuda el cariño, nada mas). Y entonces me hubiera puesto a leer rusos y hubiera sido una especialista en literatura rusa y eso hubiera tenido un efecto en mi caracter. Dejaria de ser psicologa, si hubiera podido ser esa librera, me hubiera vuelto un poco rusa, y gris y entonces no hubiera importado que tenga el pelo fino y que sea fornida porque eso està en el espiritu ruso y quien le dice no me hubiera importado que la Rusia fuera tan fria, tan  gris, tan rusa porque hubiera sido poseìda por lo ruso y hubiera terminado en mis ratos libres de librera, de la gran novela rusa de estos tiempos.
Ud. dira porque esta gentil mujer se fue al carajo ruso pero es  que quiero introduciar rusamente y transcribir un pie de pagina de la traductora del ruso(ah,yo  podria haber sido traductora del ruso) de Victor Pelevin. El libro es La vida de los insectos, me lo regaló mi hermano Raul, a mi pedido. Se trata de seres (parecen humanos pero son insectos o viceversa) que pasan la tarde en un balneario en Crimea. En el segundo relato un padre inicia a su hijo (un escarabajo a otro, una bola de mierda a otra, las dos parejas padre e hijo) en los secretos de la vida, en el alfa y omega del ser.
En el primero un mosquito americano, representante de un holding llega a Rusia a hacer un control de calidad, una visita empresaria, y es recibido por dos mosquitos locales, temerosos del poder del primero. Van a terreno y encuentran a un gran ruso tirado y proceden a inspeccionar las instalaciones.  El amigo americano observa los tatuajes: Lenin… Stalin…… y LORD.
La traductora de Pelevin explica la sigla L.O.R.D. “nuestros hijos se vengaran de los perros perdigueros”, aclarando que en argot, los perros perdigueros son los policias. (Legavym otomstiat rodnye dety)

Ejem. vos pensá lo que quieras.

Anuncios

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s