zurdaje

que nadie se rinda: A parir revoluciones, sin gastar un solo tiro.

Hermosa cancion, QUE NADIE SE RINDA,  me trae Sergio Fassanelli, (clikeen para escucharla) El hombre es  como un amigo de tanto leerlo. Es docente y tiene un blog con pura literatura y hoy nos trajo una cancion de barricada, hermosa como una bandera, de  La tipica en leve ascenso. LES TRANSCRIBI LA LETRA, PARA QUE CANTEMOS, 
Que nadie se rinda y vamos A PARIR REVOLUCIONES, SIN GASTAR UN SOLO TIRO….
Basta un vulgar indecente,
un psicópata homicida
Basta esa bestia latiendo
llenando en el sentimiento
se transforma en el cadáver
de lo que antes fuera vida.
Construcción de poder de vida
Viva la muerte del otro
que sufran, que se hagan hombres,
que vacíen sus cabezas,
no se admiten más ideas,
que acabar con lo que sea.
Basta un decreto, una orden
un delirio de insensibles.
Basta ese dios que se esconde,
tras la firma de rutina
para matar a su antojo,
como si sobrara vida
Viva la muerte del otro,
vayan maten y destruyan
subordinen y regresen.
Y si no vuelven no importa,
sus cajones serán héroes.
Yo no quiero ni una guerra,
ni una así de chiquitita,
no quiero sombras sin ojos,
sin palabras, sin orejas;
sin los brazos, sin las piernas,
sin los huesos, sin esperma,
sin sonrisas, sin cerebro,
sin amar, sin conciencia.
Construcción de poder de paz desde la justicia
A parir revoluciones:
cómo?
sin gastar un solo tiro
estrategias alternativas ¿?
que ya sobran asesinos,
que ya sobran asesinos
Falta quienes hacer esto.
Anuncios

2 comentarios sobre “que nadie se rinda: A parir revoluciones, sin gastar un solo tiro.

  1. Hace un par de semanas estuve escuchando a “La Típica…”, ese delicioso invento que traccionado por la popularidad de Miguel Ángel Solá y Juan Leyrado pusieron sobre el escenario una propuesta que iba desde canciones tan bellas como estas hasta divertimentos al estilo de la cumbia “Mama quiero popó”.

    Y cuando me asomé a estas canciones lo primero que sentí, precisamente a propósito de eso de “sin gastar un solo tiro”, , fue la ingenuidad y la inocencia de aquel momento. Un momento donde estaba a punto de finalizar ese sueño para muchos y esas ganas de soñar para otros tantos entre los que me cuento de que con la democracia se come, se educa y se cura.

    Corría 1988 y había pasado ya las felices pascuas de Alfonsín. También la ley de Punto Final y la de Obediencia Debida. Faltaba el zarpazo final de lo que iba a venir: desarme del Estado, corrupción, pizza, champán, indulto.. Parece ser que el menemismo parió la revolución -productiva- sin gastar un solo tiro..

    Pero, sin embargo, hoy, para muchos de nosotros la palabras antes mencionadas son cargadores de metralla que nos han acribillado la ilusión por la que cantábamos que éramos la patota del Doctor o que por los compañeros muertos y los desaparecidos no nos habían vencido.

    El neoliberalismo de los 80 y su prolongación delarruista nos violó hasta la última inocencia que nos quedaba a una generación con hermanos mayores desaparecidos y la secundaria hecha en la dictadura.

    Hoy, que la política renace en las calles y en la juventud. Hoy, que volvemos a recuperar las ganas de militancia y del hacer social. Hoy que se pone en el banquillo de los acusados a los genocidas que jamás van a ser, pese a que el bueno de Ismael Serrano lo pretenda ver así, oxidados dictadores. Hoy, eso de sin gastar un solo tiro suena ingenuo. Pero con la ingenuidad y con la ternura se paren revoluciones que colocan a nuestros pueblos de pie.

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s