Kirchnerismo en las provincias, contado para dummies. Hoy, el caso Bahia Blanca

Esta columna (?)  incluyó las crónicas de Còrdoba, Tucumán, San Luìs, Tandil y ahora me viene correo de Bahia Blanca. A ninguno de los cronistas los conozco personalmente, no he estrechado sus manos. La diferencia de este casoes que Grace,la autora, es  es mi hermana de blog. .
Compartiamos una lista de correo, y un dia me dijo “me pusé un blog” y a mi me agarró como unas ganas impensadas. Fue mi primera lectora y a la primera que le envie mi libro.
Y asi, copiandome de la Grace,  ni lerda ni perezosa empecè,  tracciòn a copia, a escribir todos los dias. Ambas tenemos hijas Malenas, ambas tenemos nietas Emma y somos docentes, y minas grandes, casadas hace siglos, y un monton de similitudes que me hacen llamarla mi gemela.

No podia faltar entonces la pluma de Grace contandonos del Kirchnerismo en Bahia Blanca, donde hay viento y milicos para que tengas y para que guardes.


La letra K en la Bahía del Silencio
Ante todo, una aclaración para que no oscurezca: la Bahía del Silencio, Bahía Blanca, la ciudad de la Nueva Provincia, Massot, Massera, la valiente muchachada de la Armada, el general Vilas y Remus Tetu, destructor de la Universidad Nacional del Sur.
Bahía siempre ha sido una ciudad gorila, gobernada por radicales en la democracia  y eventualmente en las dictaduras, con algún salpicado de gestión peronista por ahí. Ciudad de doble moral, de tilinguería barata, de mentes formateadas muy profundamente por el poder.
Ciudad donde es mucho más fácil ser de la izquierda tradicional, si querés, que reconocerte mínimamente simpatizante del actual gobierno.
Ciudad que aplaudió de pie al Melli De Angeli diciendo que su discurso era immpecable( remarcando la mmmmp como sólo pueden hacerlo los garcas y los mediopelo que los imitan).
Ciudad que tiene  hoy un intendente, egresado del Don Bosco, alemán de corazón, católico militante,  que llegó con el peronismo, que se hace el peronista, que está más cerca del Colo que de Cristina, que se presenta como la esperanza blanca, amigo del poder. Un intendente que dijo que la pelea por la Ley de Medios no era algo que nos interesara a los bahienses. Que se identificó con “el campo” en lo peor del conflicto, que reivindicó a las Fuerzas Armadas, que es simpatizante de la mano dura, que inauguró dos semipeatonales en el centro antes de privilegiar obras de infraestructura en los barrios. Que se hizo terriblemente el desentendido con la Ley de Matrimonio Igualitario. Amigo de Bruera, de Urtubey, de Massita….los sub-45 que se llevaban el mundo por delante en el 2009. Que dice que sí, que está con Cristina, pero que yo no le daría la espalda, o como decía el Che: “ al imperialismo no hay que creerle ni un tantico así”.
Y así estamos: hoy, con un triunfo aplastante de Cristina en las primarias, en una ciudad en donde la AUH se ha sentido muy profundamente, donde hay más trabajo, donde ya no están los clubes del trueque que florecían en el 2003. Pero el bahiense no te lo va a decir. Vos subís  al colectivo y sólo son quejas aunque en tu casa haya un LSD de 42 pulgadas, tus hijos tengan las nets y tu vieja se la pase de viaje en viaje porque la guita le alcanza. Vos vas a la escuela y escuchás a tus colegas decir que “los docentes están bajo la línea de pobreza”, discurso que indudablemente se quedó en la época del Cabezón y nadie les ha avisado. Vas a la Universidad y la troskería te habla de fascismo al mejor estilo Lilita.
Pero, ¿sabés qué? Yo paso casi todos los días por la primera peatonal que tuvo la ciudad, la que más se parece al Once, como el Once es lo más parecido a Latinoamérica en la CABA. Y siempre hay pibitos comiendo helado, y siempre hay viejas tomando una gaseosa, y siempre hay familias con bolsas y niñitos colgados de sus brazos después de haber hecho las compras que antes no podían hacer, cuando esperaban la caja del PAN, por ejemplo.
¿Es consumismo? Qué fácil lo dicen las almas bellas que nunca tuvieron que enfrentarse con la alacena vacía y los pibes con hambre. Por eso te digo: te reconforta el alma ver que hay otra Bahía por ahí.
Como hay otra Bahía que está juzgando a los genocidas en el Salón de Actos del Rectorado de la UNS, esa misma universidad que fue cómplice, que brindó su subsuelo para que detuvieran personas, que denunció estudiantes, docentes y trabajadores.
Y ¿sabes qué? Es una Bahía que está creciendo, que cuesta, que en esta Huecuvú Mapu,como le decían los pobladores originarios es indudablemente más difícil.
Pero yo lo supe el día que se murió Néstor. Yo  lo supe cuando nos encontramos espontáneamente miles en la plaza para consolarnos unos  a otros. Yo lo supe cuando en la escuela me  dijeron que se admiraban del reconocimiento internacional que él tenía (porque necesitaron que se muriera y viniera Lula para darse cuenta, las muy gilas). Yo lo supe cuando la “mierda oficialista” había dejado de ser una  frase peyorativa para transformarse en una identidad orgullosa.
 Y te digo: el domingo soy autoridad de mesa, y los dedos me van a quedar azules de tanto contar Cristinas, que no es poco. El intendente, bueno, el intendente es un sapo amargo que lucharemos por sacar, como Scioli, como algunos impresentables que todavía quedan. 
Anuncios

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s