argentina·zurdaje

el dia de la militancia.

Ver un acto político por televisión es como ver un recital o un partido de futbol: los detalles se te agrandan, te relatan de que va la cosa pero el corazón no te retumba como un tambor africano, a lo sumo podes putear mientras te comes una empanada o amargarte un rato. Faltaran definitivamente los olores, no hay roces,  la lluvia no te moja  ni te duelen los pies. 

Yo aspiro a que mi vida sea una vida que sputza pero que me clave los dientes. Una vida con sangre, alma y el cansancio de volver habiendo estado.

No me da el cuero para decir que soy una militante,(no los voy a engañar como a niños) pero supe estar afiliada, he sido fiscal en las elecciones, puse guita para pasacalles y conté votos con esperanza. Cuando mas cerca estuve de serlo es en las calles, sola con mi banderita argentina acompañando finas causas. He ido a un montón de actos porque tengo un montón de años: vigilia de las madres, cada 24 de marzo, siempre, a la plaza, en contra del Punto Final, las “felices pascuas”, unos cuantos cierres de campaña, el del matrimonio igualitario, repudiando la voladura de la AMIA, acompañando a la CICOP por la salud publica (ayer veia con sorpresa una foto mia levantando un cartel en contra del Plan Federal de Salud, que era una garcha) . Estuve en la ESMA el dia que hablò Kirchner y Juan que en ese entonces era el ùltimo aparecido.Muchos mas.
No soy una militante, pero envidio ese fervor generoso, que consume y construye, que mata y da vida, y cuando fui a Cuba fue como si fuera a la iglesia de Lujan. Entiendo ese fervor y una de las mujeres que no soy y que hubiera querido ser (hay tantas) es esa, la militante.
Un cuento mio, ya publicado en el blog , que ademas esta en mi libro, pero ¿por que no?
Tanta sangre que se llevó el río
“que lindo/que lindo/ que lindo que va a ser/ el hospital  
                         de niños en el Sheraton Hotel”


La Rara había ido con una amiga a la plaza en ese mayo, pero se había quedado hablando con alguien y habían seguido cada una por su lado, empujando cuerpos, evitando sofocones, tomando cocacola, mirando sin ver, cuando escucha algo que no entiende, y allí pierde la oportunidad histórica de contarle a las generaciones por venir que había sido testigo del decir Aquel, de advertir la frase que cifró el porvenir de la sangre derramada.

Era esa decir el principio del fin. Era el Padre de ellos enojado, iracundo, escupiéndoles, palabra mas palabra menos “Ahora resulta que esos estúpidos, imberbes que gritan, pretenden tener más méritos que aquellos dirigentes sabios y prudentes que mantuvieron viva la llama del movimiento durante 18 años”

La Rara no era peronista, pero le gustaban los movimientos populares, le gustaba la gente celebrando su fiesta, le gustaba la idea de la Revolución.

Es el día de hoy que quiere acordarse como volvió, lo mas probable es que haya rumbeado para Constitución, desangelada, como cuando vas una fiesta de quince y el padrastro se chupa y termina echando a los compañeros de la secundaria de la homenajeada, es decir ,cagando de una vez y para siempre la Kodak del día-mas-feliz-de-su-vida.
Pero no era una fiesta de quince.
Ahora pasamos ff muchos años, avanzá rápido.

La Rara caminaba por Av. de Mayo, un 24, y vio venir la enorme bandera negra de ellos. La llevaban cinco o diez trasnochados. Daba miedo. No los tipos (ya no eran muchachos, no señor, ni bigotes, ni pelo largo con raya al medio), lo que daba miedo era la mismísima bandera. Quizá por que era negra, por que atravesaba toda la calle, por que eran pocos los abanderados, por que daba sorpresa. La Rara podría dar testimonio sobre Biblia de que era antes del dos mil uno por que no había piquete ni cacerola, ni pañuelo de esos negros y blanco que usan en el medio oriente tapando boca, ni gente traída en micro desde Villa Tessei. Porque todos los que caminaban por la Av. de Mayo sabían que conmemoraban, y porque estaban ahí, y no había chori ni coca en pago de la tournée. Le dio respeto. Le trajo la visión de la sangre derramada, el apellido del Pepe (el hombre que todos amamos odiar) y una vaga sensación de extrañamiento, como de cuando uno mira los noticieros de Sucesos Argentinos, algo viejo, de glorias antiguas, de resentimientos odios amores pasiones errores vergüenza u orgullos ajenos.


Viejos soldados, quizá, que uno mira con respeto, aunque no se respete la guerra que pelearon, aunque una se ponga suspicaz, haya intuído por cuestión de piel que nada era como debería haber sido, omnipotentes los soldados, flautistas de hamelin todos ellos, otra que el tren de la victoria, puerca suerte…y pensando en el fondo “todo fue para peor”.

Nuevamente FF, avancemos el dvd rápidamente, se ven las escenas pasar grotescamente.


Acá, acá, pará acá.

La Rara escucha taxistas, y mira de reojo en la televisión a Mirta Legrand, y ve que hablan vanamente, (no tomar su nombre en vano), nombran sin pudor el nombre de la organización declarada ilegal en primer termino (o en segundo ya no se acuerda como “no” la nombraban en la dictadura genocida) la Rara siente como si un nuevo novio de la nena dijera pija en el medio del primer almuerzo al que fue invitado. Los taxistas bocones y la Mirta bizarrean las palabras. A la Rara le da gana de mentirles, de decirle al taxista y a sus pares que ella era Montonera, para que se dejen de joder, para que se sientan incómodos como si alguien se hubiera tirado un pedo con ruido en un contexto lujoso.

La rara escribe con el dedo en el espejo del baño: Nadie se baña dos veces en el mismo río. Pero el agua y nosotros cambiantes y cambiados en el pequeño segmento de vida en que nos toca estar acá, seguimos buscando significados, acotando, tratando de entender la bruta vida.

(7 de octubre, día del montonero)

Dedicado a Augusto Jazz F. que sabe y  le gustó
Anuncios

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s