Uncategorized

un viejo recuerdo de la Colonia Caroya.

un verano muy lejano con mi buenamor nos fuimos a Cordoba, nuestra pequeña hija no caminaba aun, y queriamos hacer una excursion, basicamente ir a comprar salames a la Colonia Caroya, alla por Jesus Marìa a una hora de la casa de los tios abuelos. No era el tiempo de los salames ¿acaso ud. sabe que hay un tiempo propico para eso? Y a la hora la siesta la Colonia dormia y nosotros deambulabamos bajo los enormes platanos, umbrios que hacian soportable el bochorno de enero.
Recuerdo como si fuera ayer, como si fuera importante, que entramos en el Centro Friuliano, una asociacion de gringos que tenia un restaurant. El restaurant era manejado por una pareja tan joven como nosotros y nos invitaron a pasar a la casa trasera para que pudiera cambiar a la bebe, darle la teta. Recuerdo aun que el techo del dormitorio habia sido bajado con telas colgantes, algo absolutamente sofisticado para mi.
Sobre todo recuerdo volver, con el cochecito de bebe plegado en la caja de un camion que nos trajo de vuelta ese inolvidable dia que me acompaña aun, con salames comprados a destiempo, con el olor del vino de la colonia, con el latido de mi hija amamantada en cama ajena, y mi compañero caminando a mi lado abajo de la enramada de los arboles La memoria guarda recuerdos que vienen no se porque  a acobijarse en el presente,pidiendo paso desde el olvido

Anuncios

Un comentario sobre “un viejo recuerdo de la Colonia Caroya.

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s