la ùltima borrachera de Roy Buchanan, catorce años después.

Alejandro sabe el blues. Me dice “escuchate a este tipo”. 32 minutos largos de puro blues. Yo lo pido que me cuente, y desde San Luis me llegan historias de lo que paso antes de la ùltima borrachera de Roy Buchanan. La musica pongalan a mi costo.


Otro día de Buchanan Blues

Vuelve de una borrachera…quizás de algún jolgorio doloroso, de esos que dejan huellas indelebles en la mente; no esta en apuros pero tampoco se siente relajado, el alerta que encendió la luz borrosa no logra perceptar su futuro inmediato ni el descalabro de su alma ni los excesos, cree que es una broma de su nublada visión hasta que se interponen los policías y abruptamente es detenido y sentado en el asiento del patrullero, totalmente borracho ríe en una mueca de resignación. Lo llevan detenido.
Jamás supo como en ese instante lo que era ser un ilustre desconocido.
En el año 1939 la familia Buchanan aún vivía en una pequeña granja de Ozark, estado de Arkansas cuando el 9 de Septiembre de ese año nace Leroy Buchanan, luego conocido con el diminutivo Roy, como lo apodaron alegremente sus compañeros de aventuras, oraciones y canciones en el coro de la iglesia en la que fervientemente oraba su padre.
Luego, las predicaciones pentecostales de Buchanan padre lo llevaron al Estado vecino de Oklahoma; Roy se nutría musicalmente de los sonidos del gospel, country, Rhytmin and Blues, folk, rock’n roll y blues.
A la edad temprana de siete años empuña una guitarra acústica y practica canciones provenientes de la radio y con solo 12 años arma una banda local con la que va germinando el sonido al que llamaría con el tiempo como una mezcla racial y de matices de música negra.
A la edad de 13 adquiere su primera guitarra eléctrica Fender Telecaster, modelo de guitarra con la que identificaría todo el espectro de influencias bluseras en los discos que grabó en estudio y las presentaciones en vivo de toda su carrera y de su vida.
Roy Buchanan comienza una rebelión interior y deja su hogar marchándose a Los Angeles, a la casa de los hermanos mayores y conoce a otro legendario músico baterista, Spencer Dryden, quien sería miembro más adelante de la banda Jefferson Airplane, pero además comienza a deambular en un viaje que lo lleva al menos en 3 años por lugares y geografías diferentes de su país. Conoce el paño como auténtico crossroad y también la bebida, elemento que, como su guitarra, lo acompañaría hasta el fin de sus días.
Graba tempranamente también , ya que a los 18, en el año 1958 entra por primera vez a los estudios de grabación para tocar el solo del rockabilly “My Babe”, de Dale Hawkins, también autor de “Suzie Q”.
Inmediatamente viaja a Ontario, Canadá, para formar parte de la banda de otro miembro de la familia Hawkins y se convierte en el guitarrista de Ronnie Hawkins and The Hawks, banda en la que permanece por tres años en los que Robbie Robertson aprovecha para aprender de los yeites y la genialidad de Roy Buchanan.
Ronnie Hawkins y The Hawks luego sería tras la partida de Roy Buchanan, The Band, banda soporte durante mucho tiempo de Bob Dylan.
Para los principios de 1961 Roy se casa con Judy Owens pero no tienen un lugar establecido de residencia y los Buchanan cambian tanto de lugar como Roy de bandas para tocar y se dedica la mayor parte del tiempo zapando en clubes de suburbios de prácticamente todo el país pero, no ganaba dinero para mantener a su creciente familia e intenta un trabajo extra como peluquero, algo que abandona para seguir con su raid de blusero y guitarrista original y así pasa la década tocando, puliendo un sonido que abarca estilos tan cercanos al blues y con su adicción al alcochol, pastillas y otras sustancias a cuestas.
Entre medio de todas las bandas en las que toca, a mitad de los sesenta decide por fin establecerse en el distrito de Washington D.C. y también como acompañante de la banda de Danny Denver, ganándose la merecida fama de guitarrista exquisito, hasta que, cansado de todo forma su propia banda: The Snakestretchers de la que es integrante otro reconocido violero, Danny Gatton aunque en la banda solo toque el bajo hasta que, antes de grabar el primer disco se larga de la banda junto al baterista Walls.
Para la siguiente década de los setenta, Roy Buchanan ya había adquirido prestigio y un amplio reconocimiento de sus pares músicos y personajes de la talla de John Lennon y Eric Clapton e incluso ya había zapado con Jimi Hendrix y hasta es tentado a formar parte de los Rollings Stones en reemplazo de Brian Jones aunque de acuerdo a Roy Buchanan, fue desestimada la idea desde su parte.
Tanto reconocimiento llevó a la cadena televisiva PBS filmar en el año 1971 un documental sobre Roy Buchanan al que titulan: “El mejor guitarrista desconocido del mundo”; este aporte le abre las puertas en el sello Polydor y al siguiente año editan el primer disco de Roy Buchanan del que son reconocidos como clásicos “Sweet Dreams” y “The mesiah will come again”. En el mismo sello Polydor le siguen 4 discos más y otras recopilaciones de Buchanan tocando en vivo en el que sobresale Live in Japan.
Roy Buchanan recibe muy buenas críticas pero sus discos no obtienen buenas ventas y decide cambiar de sello para grabar dos discos en Atlantic Records y aunque adquiere fama y dinero y no deja sus adicciones, estas se acrecientan cuando Buchanan es presionado para grabar otro tipo de discos, otras canciones más del tipo pop a lo que el músico se rehúsa dedicándose a brindar conciertos en vivo nuevamente hasta casi mediados de los 80s. pero ya, en grandes salas y toma parte en algunos festivales. Durante cuatro años no ingresa a grabar hasta que la discográfica Alligator le ofrece un contrato y sobre todo la total libertad para que haga su música y en 1985 sale a la venta su disco “When a guitar plays the blues”, muy bien recibido por las críticas y obtiene muy buenas ventas también; Buchanan es un célebre y no tan desconocido al igual que su fiel Telecaster y el vaso de cerveza que siempre lo acompaña.
Alligator saca a la venta algunos discos en vivo de Roy Buchanan y otros grabados en estudio hasta el año 1987 en que edita el disco “Hot Wires” y en el que Buchanan incorpora a otros cantantes. En el mismo año ofrece un concierto en el Carnegie Hall junto a un grande del blues: Albert Collins.
Roy Buchanan, poseedor de una técnica reconocible por su delicadeza y su fuerza e inmenso sentimiento, toca la Telecaster con una artillería de pickings y yeites que lo hacen único como guitarrista. Aprovecha todas las variantes que le permite su mano y ataca las cuerdas formando barridos y sacando sonidos brillantes sin contar con efectos ni pedales salvo el manejo de las perillas de volumen y el recorrido de toda la guitarra y también canta con una voz entre tímida y pausada que lo hace más fácil aún de escuchar.
Deja influencias muy claras en guitarristas como Gary Moore, Jeff Beck, Robbie Robertson, Steve Ray Vaughan y otros.
El 14 de Agosto de 1988, en Fairfax, Virginia, Roy Buchanan es detenido por conducir ebrio y alojado en una oscura celda, al día siguiente es encontrado ahorcado con su propia camisa de acuerdo al frío parte policial.
Hoy se cumple otro aniversario de esta absurda muerte y además de su música, la música de Roy Buchanan, nos queda una enorme recopilación de discos en vivo que las grabadoras siguen editando y que no dejan de sorprender por la enorme calidad interpretativa de un genial guitarrista que dejó su vida en la ruta del blues.

Alejandro Neira

Anuncios

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s