Cambiandole el titulo a este post: El huevo de la serpiente


POST SCRIPTUM Meterse con Peron es como meterse con la vieja: yo no lo quería entonces (y  que venìa de un hogar peronista)digo, cuando vivia en los setenta,   y me quedó como un sinsabor . Mi lectura  quedo medio como galvanizada por lo que vi de Peròn entoncesm cuando lo juzgaba por mis ojos y no por lo que habia dejado en la Historia. No obstante la historia ha hablado en el cuerpo y el destino de una generación de argentinos y en la de sus descendientes y asi para adelante: Peron cambio la Argentina y para bien: Serla otro este país sin la torsión copernicana (a favor de lo popular, de la equidad) sin su marca: Puedo decir, sin sonrojarme por mi inquina personal setentista en contra de Peron, que fue el mas importante hacedor de lo Argentino. No obstante había llamado a este post, ayer a la noche “Canallada Peròn”

Titular interesante es uno de mis superpoderes ¿vale la pena? Una entrada mas o menos no vale ofender a nadie. Igual, con rigor y como lo he dicho en algunos comentarios el saber canalla puede anidar en el mas cuidado. Y lo que abajo se expone se inscribiría  sin forzar nada, en ese saber canalla. El comentario de Rafa (èl sabe, y yo soy del fondo del coro, de la gilada, pero igual canto) es absolutamente pertinente. E pur si muove.

Por los frutos lo reconozco.

 

 

Gracias a Tito, me encuentro con este texto. Dice que lo reproducen en TN. Se entiende su elecciòn leyendo los dos post anteriores.

Tal vez ya lo hayan buscado y leido, pero como para complementar intercambio epistolar va el diálogo que reproducen en TN
“Ahora cómo fue el diálogo entre la periodista Ana Guzzetti del diario El Mundo con Perón en la conferencia del 8 de febrero de 1974, en Olivos.
-Ana Guzzetti: Señor presidente, cuando usted tuvo la primera conferencia de prensa con nosotros, yo le pregunté qué medidas iba a tomar el gobierno para parar la escalada de atentados fascistas que sufrían los militantes populares. A partir de los hechos conocidos por todos, de Azul, y después de su mensaje llamando a defender al gobierno, esa escalada fascista se ha ampliado mucho más. En el término de dos semanas hubo exactamente veinticinco unidades básicas voladas, que no pertenecen precisamente a la ultraizquierda; hubo doce militantes muertos, y ayer se descubrió el asesinato de un fotógrafo. Evidentemente, todo esto está hecho por grupos parapoliciales de ultraderecha.
-Perón: ¿Usted se hace responsable de lo que dice? Eso de parapoliciales lo tiene que probar. ¡Tomen los datos necesarios para que el Ministerio de Justicia inicie la causa contra esta señorita!
-Ana Guzzetti: ¡Quiero saber qué medidas va a tomar el gobierno para investigar tantos atentados fascistas!
-Perón: Las que se están tomando, esos son asuntos policiales que están provocados por la ultraizquierda y la ultraderecha; la ultraizquierda, que son ustedes y la ultraderecha, que son los otros. De manera que arreglense entre ustedes; la policía procederá y la justicia también. Indudablemente que el Poder Ejecutivo lo único que puede hacer es detenerlos a ustedes y entregarlos a la justicia; a ustedes y a los otros. Lo que nosotros queremos es paz, y lo que ustedes no quieren es paz.
Ana Guzzetti: Le aclaro que soy militante del Movimiento Peronista desde hace trece años.
– Perón: ¡Hombre, lo disimula muy bien!”

a que se llama Saber Canalla


A raíz de mi post anterior nominado Canallada Barone, me tuve que poner a explicar que no consideraba a Barone un canalla sino a sus dichos -desafortunados e insisto, canallas- en 678.

ahora ¿a que se llama saber canalla? Y digo, Ulloa.

Los psicólogos argentinos le debemos algo a Fernando Ulloa. El viene de la vieja camada de psicoanalistas,los pioneros y su aporte fue pensar en lo colectivo, creo que la palabra era la “numerosidad”. Infinitos aportes para la cuestion de los derechos humanos y de lo social en general.
De él me quedo prendada la expresión “saber canalla” que suelo usar. Canalla es una palabra muy Artl.  Canallada es una expresion casi en desuso. Sin embargo recorta algo muy preciso.
Los siguientes  fragmentos los saque de pagina 12 que a su vez los toma de un libro póstumo de Ulloa

El saber curioso y el saber cruel

Por Fernando Ulloa *

(..)

“…establezco una diferencia entre lo que llamaré el saber curioso y el saber cruel (y por serlo, saber canalla). Empecemos por el segundo, ya que es mucho más elocuente su recorrido. Puede tratarse de un saber cruel activado frente a lo distinto, por ejemplo, una pauta cultural. Me importa enfatizar aquí, explícitamente, que ese saber, respecto de esa pauta cultural distinta, perturba algún saber establecido en un sujeto cruel, tal vez poniendo en actividad aquello de la disposición universal. Ese saber perturbador cobra, además, un valor de absoluto, algo realmente grotesco, de donde se infiere que el saber cruel es, nada menos, saber ignorante. A partir de allí, el saber cruel y quien lo sostiene procurará, en primer término, discriminar al portador de esa pauta cultural distinta. Al mismo tiempo, mostrará fastidio –que tal vez alcance el grado del odio– frente a quien sostiene una cultura extraña o un saber que niega lo que para el cruel es un canon establecido. Finalmente, si las condiciones lo permiten, traducirá lo anterior en una supresión, ya sea de la condición de prójimo, de ciudadano o bien –extremo no tan infrecuente– de la vida.

El saber curioso también tiene sus vicisitudes frente a otro saber o quizás otra cultura, en la medida en que puede suscitarse allí cierta confusión, sobre todo si algo se presenta como radicalmente distinto. Sin embargo, y a diferencia del saber cruel, no por eso se apaga su intento de avanzar sobre lo ignorado. Ocurre que la curiosidad es motor del saber, motor anulado o enajenado por la crueldad, al menos en su forma epistémica. De no activarse ese motor, la tentación será “colonizar” lo nuevo, imprimiendo en él aquellos puntos de concordancia con el propio saber. Lo ejemplifica algo que seguramente les debe de haber sucedido a muchos lectores. De hecho me sucedió a mí, cuando tempranamente, aún novato, abordé por primera vez los textos de Freud. Sólo en un segundo momento, una vez transcurrido cierto tiempo desde aquella primera lectura, cuando volví sobre el texto, me sorprendió reparar que había subrayado prevalentemente lo que me era familiar, dejando afuera lo ignorado. Cuando por fin nos atrevemos a no descartar lo nuevo propuesto a nuestro conocimiento, es probable que recién entonces llegue a cobrar un valor atractivo y exótico, fermentando lo existente fermentable. A un tiempo que se va extendiendo lo nuevo, es probable que se acreciente un conocimiento feliz, a la manera aristotélica, así como también nuestro poder en su condición de poder hacer, según la propuesta de Nietzsche.

Esto evoca en mí lo afirmado por Derrida en cuanto a la resistencia autoinmune del psicoanálisis, como obstáculo al abordaje de la crueldad (sobre todo su valor de sustantivo que alude a lo cruento, a la condición de sangre derramada). Algo que, por otra parte, me reenvió al valor que cobra el término en el campo médico, donde designa básicamente los factores autoagresivos. Los obstáculos que revisten esa condición integran esa categoría de la crueldad que sitúo en términos de disposición universal hacia la crueldad, presente en todo sujeto humano. Usted, lector, yo y los vecinos. Esa disposición que supone la posible connivencia frente al sufrimiento de los otros y suelo caracterizar como lo cruel, bajo una forma neutralizada por el artículo que precede al adjetivo, pero con latente presencia que a veces hace costumbre. Lo cruel habita cualquier esquina de la ciudad, y sus múltiples variaciones siempre remiten a la muerte. Cobra una importancia mayor considerarlo así cuando se trabaja con sujetos en quienes la indigencia determina una muerte ya instalada.

 

La crueldad como sociopatía, la vera crueldad, no se limita a la tortura. Puede muy bien reportarse a un padre de familia arrasador, a un sistema político, a la precariedad de determinadas condiciones de trabajo como las que se dan, por ejemplo, en el gremio de la construcción. Algunas de esas muchas formas están socialmente encubiertas y procuran cierto provecho económico; se genera allí el saber canalla, discriminador, propio del vero cruel, aquel que pretende saber toda la verdad sobre la verdad y discrimina todo otro saber que no coincida con el suyo. Esa discriminación excluye, odia y, cuando puede, elimina; eliminación que a su vez reconoce diferentes grados: puede ir desde matar con la indiferencia a un sujeto hasta desecharlo como semejante por no pertenecer a una misma clase o, en una forma mayor, negarle la condición humana, deshumanizarlo. Encontramos un ejemplo de ello en el genocidio al que fueron sometidas las poblaciones indígenas o las víctimas de la represión, consideradas con frecuencia como cosas, aunque esto no siempre ocurra así, puesto que la víctima también puede ser admirada. Pero ya estamos en otra cuestión.

 

* Fragmentos de Salud ele-Mental. con toda la mar detrás, libro póstumo, de reciente aparición (ed. Del Zorzal).

Canallada Barone: una lagrima en memoria de Ana Guzzetti


Cuentan desde el corazón de Telam por que Barone diciendo en 678 lo que dijo de las conferencias de prensa reprodujo un saber canalla. A ver. Con permiso del escribiente, y con mucha lástima por la compañera que no conocì pero a quien le debemos un poco de justicia, copy and paste. Gracias, amigo Jorge.

Supongo que todo ustedes están informados acerca de la bestialidad que dijo Orlando Barone en 678 sobre las conferencias de prensa y el infeliz recuerdo que hizo de una periodista que en el 74 le hizo una pregunta incómoda a Perón (acerca de los parapoliciales que rodeaban al general). Gabriela Cerruti, periodista y actual legisladora porteña, le recordó que esa periodista (ninguno de los dos la nombró) había sido desaparecida luego de ese hecho. Se trató de Ana Guzzetti, y lo que faltó decir estos días es que no permanece como desaparecida, sino que fue liberada luego de no se cuánto tiempo de tortura y cárcel, de donde salió con un desequilibrio mental importante.Les cuento esto porque fui testigo:

Década del 90: una tarde, en la redacción de Télam -yo era jefe de información general- se me acerca el jefe de redacción, Omar Bravo, y me presenta a una mujer alta, muy flaca, de mirada extraviada, con la cara muy picada de viruela, se la veia francamente mal.
Me dijo que era la colega Ana Guzzetti y que era nueva colaboradora de mi sección. Muy típico de Omar, en menos de medio minuto desapareció y me dejó solo con ella.
Traté de entablar un diálogo lo más profesional posible, le pregunté sobre qué temas escribía o si tenía alguna especialización. Ella hablaba, de pronto dejaba las frases por la mitad y se quedaba con la mirada perdida. Era muy difícil entederla.
Opté por decirle que trajera sus notas cuando quería (en esa época había fax pero todavía se usaba la modalidad de llevar uno sus notas a la redacción y entregarlas “en papel” y en mano).
Cuando ella se fue, fui corriendo a ver a Omar y le pregunté de qué venía la movida. El me contó la historia de la conferencia de prensa, que a Ana la había agarrado la Triple A y la había dejado “pirada” (sic) de tanta tortura, y que lo que estábamos haciendo nosotros era de alguna manera “tirarle un hueso desde el peronismo”, dado que estaba en la lona.
Cuando me trajo las primeras notas me di cuenta que tenía mucho oficio y sabía elegir los temas, pero que -así como estaban escritas- eran impublicables.
Jamás le publiqué una nota (pero las pasé todas para que se las paguen). Y cada vez que venía lograba hablar algo más con ella, hasta que le tomé un cariño inmenso. Me despertaba mucha admiración verla peleando como podía después de lo que había sufrido, y sé que ella me quería mucho, también. Por un proceso legal, quedó efectiva y la mandaron de corresponsal a Trenque Lauquen (sí, no es joda, ¡a Trenque Lauquen!) porque por alguna cuestión familiar que no recuerdo ella tuvo que viajar para allá. Sí recuerdo que tenía un hijo infanto adolescente que le traía muchos problemas porque tenía -el pibe- algun tema de salud complicado.
En Trenque Lauquen ella se resistió a su obligado destino de ñoqui e hizo contactos con la intendencia, el Concejo Deliberante y la policía intentando poder mandar alguna información que sirviera a un servicio nacional de noticias. Mandó muchos cables: nunca salió ninguno.
No recuerdo cuándo -seguro debe hacer cinco años, tal vez más-, nos enteramos que había muerto. Y a mí me dio mucha pena.

del percal al crep mongol.


 

 

Piantá de tu barrio reo

Dejá el convento mistongo,

Que lo que yo te propongo

Allí no lo has de encontrar.

Vas a ver qué tren diquero

Con tu nueva indumentaria,

Pa´que bronquen las otarias

Que tienen que laburar.

 

Te voy a empilchar a gusto

En una maisón francesa,

Ya de blanco, ya de fresa,

Ya de paño o crepmongol.

Con cuatro o cinco pulseras,

Un pendantif con brillante,

Y un zarzo con un diamante

Más brilloso que un farol.

 

Que tu viejo el musolino,

Tu vieja la lavandera,

Queden en la ratonera

De ese mishio corralón.

Podés largarlos dorapa

Ladiándoles bien el carro,

Y olvidarlos en el tarro

Como el último orejón.

 

Dejarás de ser la pobre

Mistonguera mishia grela,

Y una vez llena de tela

Cambiás de nombre tambien,

Te encajás uno de aquellos

Propiamente afrancesados,

Y verás que a tu pasado

Sin grupo, le hacés amén!

 

Tendrás un chofer debute

Postamente uniformado,

Y un buen cuzquito mimado

Que te ayude a dar chiqué.

Así los giles del barrio

Al ver tu pinta y tus bienes,

Digan todos: “allá viene

la señora del chalet”.

 

Tendrás piano en vez de radio

Y un lujoso mobiliario,

Figurarás en los diarios

En galería social.

Aunque yo pa´ mantenerte

Esté siempre engayolado,

Y eternamente escrachado

En crónica policial.

 

Letra : José Pagano

Música : Edmundo Rivero

 

canciones de barricada, muy suaves cantadas tan lejos como la estrella de Aldebaran.


Esta canciòn esta grabada en Mali cuya gente tiene la esperanza de sobrepasar la violencia en la que esta inmersa y  tener un futuro en la tierra de sus ancestros

¿una cancion puede hacer un cambio? Esta  habla de la Tierra, del amor y de la esperanza. Es tambien, porque no, una canciòn de barricada.  Fue grabada por la gente de Playing  for change, que espera de la música, algo.
En Mali (otro mundo, podríamos hablar de la estrella de Aldebaran y nos parecería mas cercana)el 22 de marzo de 2012 las fuerzas militares dieron un golpe de estado  por el cual disolvieron las instituciones y asumieron el control del país alegando una falta de firmeza del gobierno para combatir la insurrección tuareg. Se matan por cosas que no entendemos, la mitad vive en la indigencia (menos de 1.25 dolar por dia) segun estandares internacionales, y sin embargo somos tan iguales que la misma musica nos puede conmover.

Es que nosotros, los seres humanos, somos hormiguitas cruzando este valle de lagrimas pidiendo un poco de paz, comida para los hijos, un lugar donde dormir tranquilos al que llamamos hogar y una tierra que nos cobije en su perfecta santida. No more war, claro.

Ellos,los otros, asi cantan.