el sueño de los cacerolos y el sueño de los nadies

Sueñan los cacerolos con helicopteros y nosotros hoy soñamos con que los nadies puedan salir de pobres.

Sueño un sueño donde los presidentes cumplan su mandato y donde nadie llame presidentes a los genocidas. Sueño que la inflaciòn sea chiquitita y que los que hablan de falta de libertad se den un golpe en la cucuza y se le acomoden los melones en la caja del camion. Sueño un sueño donde la gente se manifieste sin odio y nadie pida helicoptero para un gobierno que fue electo por franca mayoria.

Y apoyo a Cristina Kirchner, porque aun con toda la runfla rosquera que persiste en todos los gobiernos y la mala leche y las ambiciones personales de politicos y empresarios (pelotudos,no se dan cuenta que al final esta la muerte?) me gustan las medidas de este gobierno. Y sueñan las pulgas en tener un perro y sueño yo  que los nadies puedan salir de pobres.

Y que al que habla de dictadura K se le de vuelta la lengua y los orines le suban de arriba para abajo y recuerde -si lo vivio- que es una dictadura y si no lo vivio, amigo mio, ud. no sabe.

 

Y este es de cuando se llevaron a Isabel Peron

Datos duros : Sobre un total de cincuenta y dos presidentes, cuatro se enfermaron cuando gobernaban, y murieron (Quintana, Roque Sáenz Peña, Ortíz y Perón). Muchos otros conservaron la salud, pero se les gastó el poder y terminaron renunciando o fueron depuestos. Los que dejaron de gobernar antes de lo que estaba programado fueron nada menos que diecinueve. Siete no se pudieron sostener. Cayeron arrastrados por crisis políticas de raíz económica (Rivadavia, Derqui, Juárez Celman, Luis Sáenz Peña, Alfonsín, De la Rúa y Rodríguez Saá). Seis fueron depuestos por golpes de estado (Yrigoyen, Castillo, Perón, Frondizi, Illia e Isabel Perón). Los seis restantes -sin contar a Rawson, que no llegó a jurar- son presidentes militares depuestos por sus pares (Ramírez, Lonardi, Onganía, Levingston, Viola y Galtieri).

fuente: El final. Cómo dejan el gobierno los presidentes argentinos Pablo Mendelevich

Yo pienso en los nadies y en la ausencia de los nadies en la cabeza de los que ayer cacerolearon. ¿Cuantos de los que ayer fueron pensaron en los nadies?

Anuncios

4 thoughts on “el sueño de los cacerolos y el sueño de los nadies

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s