Uncategorized

lo que en los setenta se llamaba mùsica country, para mi smells like teen spirit: a despecho de que somos las gotas del rio de Heraclito, perdura algo en nosotros, inmovil


El mio, por lo menos.

¿que me depararà el Tiempo?

y para ser consecuente con el blog, les copio un poema de Cortazar, que se llama happy new year

HAPPY NEW YEAR

Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fìn de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Asì la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Y una cosita maravillosa de Borges sobre que es lo que se celebra en fin de año.

Final de año

Jorge Luis Borges

Ni el pormenor simbólico
de reemplazar un tres por un dos
ni esa metáfora baldía
que convoca un lapso que muere y otro que surge
ni el cumplimiento de un proceso astronómico
aturden y socavan
la altiplanicie de esta noche
y nos obligan a esperar
las doce irreparables campanadas.
La causa verdadera
es la sospecha general y borrosa
del enigma del Tiempo;
es el asombro ante el milagro
de que a despecho de infinitos azares,
de que a despecho de que somos
las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros:
inmóvil.

Anuncios
Uncategorized

los que viven para vivir viven, los que viven para morir, mueren. After chabon, quedamos viendo.


La frase mi memoria -que a veces inventa- se la adjudica a Bob Dylan y cuando la leì no la entendí  Tampoco la olvide  y pasaron cuarenta años.

En esta semana se cumplieron venticinco años (¡25 años!) de la muerte de Luca Prodan. Este es un fragmento de la pelicula sobre su vida, donde la vieja de Luca habla de su muerte. Lo mas lindo es verlo vivo.

Los que viven para vivir viven, los que viven para morir, mueren. Y la editora en jefe y ultima orejona del tarro del nosoyloquedeberia ama stand by me, porque la hace sentir extrañamente vital.

Uncategorized

Lo masculino enigmático: Freud, el padre de la criatura.


La criatura es, en este caso, el psicoanálisis  Una teoría que genera una ruptura en la manera de entender al sujeto humano. La tercera herida : la primera torsion es la coopernicana:  la tierra no es el centro del universo sino un planeta mas que gira pelotudamente entre tantos otros soles.

La segunda, la darwiniana: el monito marchador no esta hecho a semejanza de Dios, sino es un producto de la evoluciòn, y la tercera la del judío al que los nazis le quemaron los libros: Sigmund Freud. El nos dice que hay una parte nuestra de la que nada sabemos -ni queremos saber- el inconsciente, que marca tu agenda.

En la Interpretación de los sueños, el libro que le abriera las puertas de la consideración de los otros, que tanto quería, que tanto necesitaba como contrapunto a un padre que le dijo alguna vez que no iba a ser nadie cuenta una acnedota de infancia.
En las caminatas con su padre en la pubertad, donde este le va develando su mirada sobre la vida, el viejo le cuenta que una vez  un cristiano   le quitó de un manotazo el gorro de la cabeza al tiempo que le gritaba  ” eh judio, bajate de la vereda” ¿Y vos que hiciste? le preguntó Freud ” me baje a la calle y recogí el gorro “.

La decepción del niño freud fue inmediata. Y decepcionado , contrapuso a esa situación que lo avergonzaba a otra que correspondía a un padre heroico: la escena en que otro semita, el cartagines Anibal  el padre de Anibal,  Amilcar Barca, hace jurar a su hijo ante el altar doméstico que se vengará de los romanos.

Y si bien Freud adulto sabe que Anibal no llego a Roma, -y bien que se le dificultó por una serie de fobias,  pero ese es otro cuento-  sustituye al padre consistente con la necesidad de poder, un padre heroico..

¿como ser suficientemente hombre para un padre, para un hijo, en relacion a otros varones? Gran enigma, la masculinidad,  siempre amenazada por el miedo de no ser “suficientemente hombre”.

Suficiente proveedor, suficientemente estables en su éxito en ser varones.  Irene Fridman, una psicoanalista contemporánea que estudia las cuestiones de genero, escribe:

 La mirada de un varón sobre otro varón desde esta perspectiva adquiere mucha importancia, ya que desde ese lugar se va a confirmar o no la “supuesta masculinidad”.
La vivencia de fracaso por no poder estar a la altura de lo que marca lo social como los rasgos máximos esperados para lo masculino, solo trae aparejado sumisión, miedo y un profundo sentimiento de inseguridad, por no haber estado a la altura de ese “gran varón” que representa al padre o al mito cultural de la masculinidad.

A mi, en cambio me parecio valioso juntar  los relatos de los hombres que cuentan en primera persona, como en el cuento de Freud, su propio atravesamiento frente el enigma de la masculinidad: el tag lo masculino enigmático tiene un monton de ellos. Si te interesa el tema, alcanza con clikear ese tag en  la nube de etiquetas a la derecha de tu pantalla.

 

Uncategorized

Aca tiene que venir una mano dura, un Franco que ponga orden.


El mito de la mano dura. El gran organizador, el discurso ùnico, el sabio dedo del conductor. O nosotros: todos los anonimos, los nadies haciendo fuerza, para salir adelante, a prepotencia de trabajo, de ceder nuestros pequeños privilegios -cuando los tenemos- para que la torta se reparta en tantas porciones que un dia nadie quede sin postre.

una boutade este video: a mi sin embargo, me hizo sonreir: Franco ha resucitado para salvar a España y quien te dice nosotros podemos conseguir iguales prodigios.

 

 

Uncategorized

Peronistas: pa los amigos de blog.


perucasLos oomentadores de este blog,¡ que digo comentadores!, muchos son amigos, aunque -ya lo sabemos- amigos de internet que si cuadra tu velorio se van a enterar tarde y mal, amigos de estos tiempos, sin embargo. Casi todos peronistas.

Digo peronistas pero podría decir simplemente militantes. Algunos militantes desde la cuna como Marcela, Pipo, o tal vez Mario.  Otros comoel Sudaka o  Ricardo, mas jovenes, que en los setenta todavia ni gateaban. Daniel que fue al peronismo kirchnerista sin demasiada vocación de peronista y sin embargo hace el aguante populista con firmeza y rigor. La amiga que me lleva a pasear al facebook, que supo enarbolar el sucio trapo rojo y es tan hermosa: la Grace.  Diego que nunca voy a saber si es peronista o tal vez devoto consagrado a Lovecraft. Enrique, el único cordobés bueno, que seguro que como yo es mas progre que peruca y eso no es hablar mal de nadie, porque quien dice la verdad no miente. Y también el chico rojo Jonatan que casi no viene por el blog- al igual que Pablo Libre-  pero que reconocí sin dudar en la marcha del 24 de marzo. Y Iris, Calito, Humberto de la optica, y Daniel de Mataderos, y el chaqueño del sombrero con todas seguidoras mujeres, y siguen las firmas: uds. saben.

Todos gente de fe. Son mis amigos de blog: gente que tiene fe, en la política, en que la tortilla se vuelva,  por ej. Que se ha tragado tantos sapos… que festeja cuando se puede, que critica lo criticable, que masculla amarguras, que se alegra.

Hay un poema de Mario Trejo que celebra la alegría y la tristeza de ser peronista, y yo lo hago extensivo a todos mis amigos militantes, de cualquier origen y sin embargo hoy todos kirchneristas. No crean que soy una gran militante, no me voy a dar infulas, y menos peronistas, pero dime con quien andas.

Es el regalo de elnosoyloquedeberia para la navidad a los amigos de blog. Piensen que podría haber agarrado un arbolito de navidad y haber puesto ¡¡¡felicidades!!! y que no lo hice. Valorenlo, putos.

A UN PERONISTA

Este hombre conocía todos los amaneceres del mundo.
La cara recién afeitada rumbo al trabajo
el paso miserable y caviloso
del borracho que volvía.

En esos límites había visto
el brillo fugaz e inatacable
del cuchillo que se hunde en la ingle.
Había visto correr la sangre lúcida y espesa
chupada por la ropa.
Conoció la bravura y el miedo
la debilidad que te aprieta el estómago
y el odio en los ojos abiertos y ciegos.

Este hombre creyó porque lo necesitaba.
Creyó creer porque el país se lo reclamaba.
Este hombre fue convocado por banderas y bombos
y también fue a gritar sin que lo llamaran
atravesando un diluvio.
Respiraba la ilusión de su libertad
y ante sus ganas todos los espacios se hacían cívicos.
Resistió en plazas y aeropuertos y le tocó ver y sufrir
una matanza colectiva en un día que él soñó feliz.
Volvió a atravesar el barro y la lluvia
soportó días y noches sin dormir
siempre bajo la lluvia para decirle adiós a Evita y al Viejo.

Este hombre tiene derecho a estar equivocado.
Este hombre tiene todos los deberes de quien se ha equivocado.

_
Mario Trejo “El uso de la palabra. Antología personal”, Ediciones Colihue, 2004

Uncategorized

lanus: un arrabal


insisto en escribir versos, o en este caso reescribirlos

 

Arrabal.

Cada noche por la avenida
el colectivo se va alejando
de la estaciòn, rumbo a los fondos
y en esas breves cuadras
el arrabal se me carga encima 
con crudeza de  tango.

En el avance, como en un sueño
quedan a mis espaldas
en cada negocio cerrado
la memoria de los dependientes muertos
algunos nombres, algunas caras
el rubro,panaderias de olores
allá el conservatorio, la relojerìa

Son unas quince cuadras donde con lascivia
me va engullendo el roto asfalto conurba
a una escena en otra escena

Y para no marearme de Tiempo
me agarro con fuerza de las casas que conozco
cada una con su kilombo de familia y su historieta

El colectivo escupe mi cuerpo roto
a la quietud de mi calle
carozo vacio en la noche
y una luna que nunca viste
una irregular tajada de fruta blanca colgada no se como en el cielo
compadreando luz

luna de arrabales 
que alumbra mas que los faroles y dice cosas
que me guardarè muy bien de repetir.

Por fin camino las dos cuadras
pensando en ese barrio mio
de ropa colgada en terrazas
de mujeres que no trabajaron afuera nunca
Intuyo a los vecinos 
apaciguados frente a hipnotica  television
diez de la noche adentro de persianas y rejas
comiendo  milanesas fritas
y hablando del colesterol que no baja
y se me hace presente
como si fuera un olor
el tramado de un olvidado hule con frutera

Mi suburbio es tan antiguo como un tango viejo
y camalonea, 
insiste en que yo piense que algo ha cambiado

Pero las  veredas saben mi nombre y mi estirpe
y cobijan mis pasos a la vuelta del día
ya de noche
y tan cansada

Imposible abandonar en este laberinto
del cual soy la bestia hambrienta
que no tiene ni tendrá paz