Uncategorized

queres que te cuente de Bahia? primera entrega


De un resort poco hay que contar sino se trata de una crónica para el trip advisor o el relato para la gente que te rodea y que quiere ver tus fotos y se asombra de tu bronceado y te envidia -alegre, sanamente- cuando te presumís de tus caipirinhas libres, champaña adentro de la pileta y de todo el pai de queso que te mandaste al buche sin pagar un solo mango (porque eso será después, en cómodas cuentas mensuales).

Pero te puedo contar unas cositas, asi a las perdidas, tanto como para no aburrir, tanto como no parodiar el cuento del rosarino (el mundo ha vivido equivocado, es verdad) que nos da una lambeteada de piedad y humor a quienes como yo van de Las Toninas y la casa prestada, al cinco estrellas con esa facilidad de saber que todo fue de otro, que todo será de otro y por cuatro días locos.

Decirte que  estuve al pie de la favela da Maré . Que ya no está mas, porque  traspasaron sus casas construidas en maderas flotantes  arriba de un lugar  que cuando la marea venia, se inundaba y los niños se caian al mar, desde sus pasillos. Y supe porque  en la canción se junta la favela de Maré con Trenchtown,  Jamaica,  ciudad donde es mas facil para un niño morir de enfermedad infecciosa que vivir.

Cada día
la luz del amanecer nos desafía
tras del sueño hasta el mundo que nadie quería
villas miserias, trapos
hijos de la misma agonía

y en la ciudad,
con sus brazos abiertos de tarjeta postal,
con los puños cerrados la vida real
les niega oportunidades
muestra el rostro duro del mar

inundados, trenchtown, favela da Marè
la esperanza no esta en el mar
ni en las antenas de TV…
el arte de vivir con fe
y sin saber con fe en que

Te puedo contar que Tim, nuestro guia nos informò que no se puede decir Favela, que los guias tienen que decir “comunidad”. Que la palabra fue reemplazada del lenguaje oficial : Ya no mas favela rosinha, sino comunidad rosinha. Y tampoco se dice preto porque pretas son las cosas y no las personas Y que es descalificante decir preto. Negro no. Yo pensaba que igual la carne mas barata del mercado humano es la carne negra, como canta esa canción que versionó Pedro Aznar y que a mi me gusta tanto.

Sin embargo si yo hubiera nacido en una favela no le diria comunidad: le diria favela. Hay que estar orgulloso del lugar donde se vive: esa es la ley primera. Y no me molestaria que me dijeran preto en vez de negro si me quieren bien. Recuerdo especialmente el samba de las bendiciones de Vinicius de Moraes, donde el borrachin perdulario, el mas blanco de todos los negros cantaba

A bênção, todos os grandes Sambistas do Brasil
Branco, preto, mulato

Te puedo contar que al final supe donde Vinicius-de nuevo Vinicius- escribiò Tarde en Itapuá: Claro, fue en Bahia. Entonces es mentira que estuve por primera vez allì. Yo ya había andado -en mis sueños- por ahì.

Claro, Caetano Veloso, tambien, sí. Bahia.

Tengo cintitas de Nossa Senhora de Bon fim para todos.

descarga (1)

Anuncios
Uncategorized

no te olvides del ayer. Hermosa canciòn de Ariel Prat, a quien conocí en el cumple de Marlowe


No te olvides del ayer
Porque el presente se mancha,
Queda embarrada la cancha
Y después para volver,
Cuando quieras recorrer
Porque el barrio siempre espera,
Algún sueño, una quimera,
Que el deseo, que el amor,
Puede sonar el tambor
Y lo oigas desde afuera.

 No olvidarse no es penar,

No es arrastrar la cadena,
Ni vivir como condena
O que ese ayer fue lo más.
No es vivir de recordar,
Sino que sirva de puente
Y que nadie ya te cuente
Como se debe seguir,
Porque se debe elegir
Un camino solamente.

 

El camino tuvo inicio
Y compartiendo la ruta,
Comiendo la misma fruta,
Sacando placer del vicio,
Tu don también fue servicio,
Tu naturaleza bruta…
Por eso no hay que olvidarse
Y a veces hay que pararse,
Que de tanto galopar
El polvo suele engañar
Y el caballo desbocarse.
No te olvides del ayer,
Aunque tal vez haya suerte
Y pueda volver a verte
Para poder recorrer,
Recuperando el placer
Tal vez te abrace en la esquina
Y ya desde la banquina,
Te despida sin penar,
Sin dejar de recordar
Tu luz cuando haya neblina.

 


Cerrado por derribo - corazon[1]

Uncategorized

Unpluguemos!


Unpluguemos hermanos

para que la vida nos espere a la vuelta

para que el sol acompañe nuestras vacaciones

para que nada pase en nuestra ausencia

para que tomemos un sano tono bronceado y nos nos salgan manchas en la cara

para que ningun camaròn o fritanga nos deje con antidiarreicos adentro

unpluguemos para que la casa estè segura

los animales sanos

unpluguemos para que estas vacaciones sean al menos la mitad de buena que como las soñamos

con eso alcanzaria

para estar a la altura de las circunstancias, para tener salù, que a la final, es lo único que se necesita

lo demás se construye, a como podamos, a nuestra manera.

En cuanto a este blog,  no llevo pc, ni cable alguno pero nada nada nada me gustaria mas que tener a mi vuelta una ristra de email para saber que  plugar o jugar con este blog no es un asunto solitario (nildalap@gmail.com)

me voy de vacaciones, chichipios. Y desenchufada como una guitarra acùstica. Besos a todos!.

 

Uncategorized

usar al muerto.


inuitvueloHay muertos que son tan valiosos para las causas que se transforman en banderas. Pienso en los soldados de Lavalle, que para sustraerle el cuerpo a las tropas de Oribe, lo descarnan como si fuera un animal y llevan sus huesos hasta la capilla de Potosí. Pienso en cuando unos u otros dicen “nuestros muertos” por oposición a alguien, culpable, responsable o enemigo.
Pienso en una historia de la que perdí los nombres de los protagonistas: en una villa de Avellaneda,unos 8 o diez años atras, querían ponerle el nombre de un joven desaparecido en los setenta a una unidad bàsica. Sus hijas, que no lo recordaban casi,- murìo antes de que pudieran hacer memoria de juegos o retos-, se negaron. Explicitamente pidieron, con el derecho del Nombre,que su padre no quedara coagulado como soldado de una lucha que le costò la muerte. Por ahì era un perejil y esa lucha no lo nombraba y ellas querian a su muerto para si. Por ahi era otra cosa. No usen a nuestro padre, era el pedido.
Los muertos no son de nadie, no deberían serlo.O son de todos, de la raza humana Pienso en cromagnon, en el Once, en Mariano Ferreyra, en tantos. En todos los muertos con injusticia, en todos los que -si los acontecimientos no se hubieran concatenado para la desgracia, la naturaleza hubiera dejado que la vida viva un poco mas-
. Lo grave no es la memoria o las honras, claro, eso estaría muy bien, lo grave es que se vacíe de contenido esa vida para ser usada como bandera, que el muertito muerto sea lo de menos, que el muerto termine siendo un comodìn,un muerto util. Los muertos parafraseando a Galeano, vivos valen menos que la bala que los mata.
que solos se quedan,¿verdad?

Uncategorized

blues de la calle Lavalleja


El padre del Mito tenia una fiambrería, minúscula, en Lavalleja, al lado de los vineros.Y un sobrenombre tan ridículo, que si lo escribiera parecería de ficción. El Mito y los vineros, años mas tarde harían una enorme fortuna con el rubro inmobiliario en San Bernardo. Pero entonces el pibe tenía un pechito de paloma , una vocecita finita y cordial, el pelo desteñido de rubio y estaba tostado por el sol del verano de la calle Lavalleja, como si en vez de ser el hijo de la fiambrerìa -y un aplicado alumno- fuera un albañil.

A medida que escribo me percato que los habitantes de Lavalleja al 2600 tuvieron la mala suerte, esa cuadra estuvo signada por la Mala Leche: la flaca tuvo la revelaciòn materna de su adopciòn, y nunca repuntó: años mas tarde estuvo internada en el Estevez y el manicomio,señores, no es un spa. El pibe Moraña con su carita roja, como siempre espantado tuvo un accidente que ya era anacrónico en la época, le cayó encendido en el pecho el calefòn de kerosenne, y murio una muerte horrible y la chica de la gomerìa de la esquina, veinte años despues-ya no era chica, era una enorme mujer, y por una nada, una cirugìa estètica -habia adelgazado un monton de kilos- la crepò como si hubiera guardado un cancer, despues lo de la gorda, que se le ahorco la hija y no me extrañaria que tuvera que ver con el padre, del cual se decìa que era un degenerado. Lo sea o no (y yo me inclino a pensar que si) ¿quien puede seguir despues de eso?Esta bien que la gorda vivìa a la vuelta y no la tendria que contar entre las desgracias de la calle Lavalleja, pero es casi justicia poètica: estaba siempre por allí, una cuadra llena de adolescentes, con los camiones de vino y nada de tráfico. Yo era de apenas dos cuadras, pero a los efectos de los aires de la calle Lavalleja era otro barrio y si llegaba era de invitada, a lo sumo a algùn asalto en la casa de Norberto o de Ricardo, una colada casi. O cortando camino para ir al marplatense, donde ellos, los de la calle Lavalleja, eran legiòn. Les cuento esto porque yo envidiaba ese malòn de adolescentes que apestaban el aire del lugar: alli siempre era primavera.

Y como iba diciendo entre tantas otras desgracias de la cuadra estuvo la cuestìon del padre del Mito.
En esos tiempos se usaba cerrar los boliches -la carniceria, la verdulerìa, era una zona de pequeños comerciantes, donde uno se quedaba a hablar, por gusto, tenìamos costumbres suburbanas, eran tiempos de mujeres que no trabajaban, salvo alguna divorsiada perdida por ahì, como la madre del Gustavo cuyos abuelos viejos tenìan la almacen en la calle Lavalleja, justo a la altura que te digo. Gustavo era tartamudo y eso,y ser hijo de padres separados, en ese barrio y en esos tiempos, mas la desgracia de los granitos y de la pubertad en su conjunto, era, en definitiva, una desgracia.

Mi barrio estaba poblado de gente que veraneaba en San Clemente -pasear por San Clemente entonces era como pasear por Lanùs, se ve que uno fue y le diò la alerta a los otros y poblamos ese lugar donde el mar es medio rìo y no hay necesidad de aparentar nada. Pero en los primeros setenta o tal vez en los ultimos sesenta cada piojo resucitado queria veranear afuera. Afuera del patio y la terraza, claro. Entonces los mas acomodados empezaron a comprar departamentos en San Bernardo, en Mar del Plata, ante la envidia del resto. Todo llega y todo pasa: nadie conocià Brasil y decir Europa era pensar en los barcos de los viejos, de los abuelos (digo esto y viene el nombre Principessa Maffalda a mi boca).

Y ¿que coches tenìan entonces los que teniàn coche? No lo recuerdo,nunca fui buena para los nombres de los autos,puedo acordarme de parlamentos enteros de las peliculas pero no del auto en el que acabo de viajar. Los del chalet tenian un oldsmobile ¡ohhhhhhhhhh! Esos si que eran ricos. Ricos con sirvienta. Fija. Y la hija iba a la inmaculada, cuando todo el resto iba a la diecinueve, o si no tenias suerte, a la once.

Pero el padre del Mito debìa tener un auto muy rapìdo y era canchero y para mi era muy muy muy viejo pero haciendo cuentas tendrìa treinta y cinco a lo sumo. E iba a jugar las tres ultimas bolas del casino de Mar del Plata, despues de cerrar la fiambrerìa. Supongo que fue un viernes.

y se puso el coche de sombrero en la ruta dos

y ese dìa yo entendí que los padres son mortales.

Pero junto con las cosas malas (y cualquier calle -debería hacer el experimento- tiene sus secretos y sus malhados transes) acontecen paladas de cosas buenas.Le he perdido el rastro a la gente de la calle Lavalleja, pero hace muy poco me llego la noticia de que dentro de este ramillete de tipos que alguna fueron adolescentes,saliò un poeta:me dijeron que el cabezón hizo carrera como letrista de bandas de rock de las que mas me gustan y no lo puedo creer.Como decia ese parlamento de Sandrini ¡que va a ser famoso, si naciò aca a la vuelta!
Hijo de un sastre que le hacìa la ropa de vestir a mi viejo (me acuerdo de la vidriera del pequeño negocio, con figurines con trajes de hombre y muestrarios de telas) y de la Maruja, una gallega muy alegre, con pelo ondeado, mi brújula no captò que ahì habia un proyecto de hombre de letras!. Pero me dio terrible alegron saberlo.Uno de mi barrio es poeta.Poeta de rock. Nada menos. (ya se que dije que yo no era de la calle Lavalleja, pero en la mia no hay ninguno, y por extensiòn me sumo)

y para que vean que no miento, que no todo fue desgracia en la calle Lavalleja, una canciòn del cabezon Sueiro,actor ademas del video, sobreviviente exitoso,poeta de este barrio. Para darme dique lo escribo nomas.