La regalada: un post que no fue.

La maldición de Malinche, esa de que si viene un indio de andar la tierra, ¿la conoces?. Hoy le voy en contra.

La maldición de los hombres son las malditas mujeres

(Ranchera)

En relato épico a la medida de  estos tiempos cuenta el uruguayo Galeano que, después de quemar las naves, Hernán Cortés alza la mirada, la ve en la puerta y a contraluz la reconoce, regalo del cacique de Tabasco.

Nació Malinali o Malinche  y  la bautizan como la Marina.
Será para el Conquistador un agujero para desfogarse, traductora, el descanso del guerrero,- su cuerpo, un colchon-  una objeto, una nadie. Coserá las banderas rotas en la derrota  Teocalhueyacan  y parirá la estirpe del mestizaje, junto con todas las mujeres robadas, regaladas y violadas por el conquistador
De esas leches, de esos dolores, una raza.
El escribidor de la conquista, el tal Bernal Diaz la define como una india de buen parecer, entrometida y desenvuelta.

Permitase la anacrònia ¿lo habrà amado? Sindrome de Estocolmo, fuerza de la vida frente a la injuria de la violación, -que es la muerte- Y Malinche sobrevivió.

A diferencia de la Maria sin pecado concebida y que parirá sin conocer varòn la imagen de la Malinche será guardada como icono de la traiciòn

Pero hay otra versiòn: lo que los hombres no supieron defender en el campo de batalla o en las trapisondas de los arreglos tendria que caer sobre una mujer, objeto desvalorizado por excelencia, traidora,

La Malinche nació princesa y fueron expoliados sus derechos de herencia, y asi quedo alejada de lo que por estirpe le pertenecía. No eligió su destino de Regalada, 

Yo, como mujer, siento pena por ella, por la princesa regalada. Me gustaría decirle a esta otra (una mas) marita veron del desamparo, ovarios en tiempos de furia, que yo no creo que nos ha echado a perder el orgullo del indio, que a cada quien lo suyo.

Los varones se excusan de su responsabilidad, como si por un pelo de concha se pudiera perder un imperio.  Se que los mexicanos guardan –aun hoy- la cabeza baja frente al amo que manda, de manera menos sutil que la nuestra. Por lo menos así me contaron y es probable que esté equivocada ya que todos mis saberes son provisionales y muchos están francamente errados.

Pero no se harán cargo  los hombres del fracaso, la historia la culpará a la Marina,quien entre violaciones y amores le darà a Cortes el oro de la lengua de los conquistados para que envuelva con ternezas y mentiras el expolio del conquistador.

Mucho tendrán para decir las teóricas de los asuntos del género, las militantes de lo femenino, los estudiosos de los mitos nuestros.

 y dale que  un día las mujeres nos vamos a cansar, nos estamos cansando. Dejamos –permítanme la humorada- que las militantes lesbianas hagan el trabajo sucio, levantando las banderas que se nos caen a cada rato, algunas que ni sabemos nuestras. Acaso no esta mas insistir a contrapelo, que no es el hombre el enemigo, es el poder y sus mecanismos de apropiación de cosas, cuerpos y tiempos.

Somos Malinche, somos Cortes, somos el escribiente que ve y escribe mientras el mundo viola y mata. Tendría que haber una palabra para el sexo sin ternura, el sexo de la apropiación y aquel otro que es un don que nos vino con la palabra, aquel en el que le sacamos ventaja a la animalidad y le ponemos la ternura


Tres cosas tenemos, en la cajita feliz: el don de la palabra, el don del sexo en la cultura y la condición de saber de la mortalidad.  No nos alcanza para hacernos humanos, o ser humanos es también monstruoso. Con las palabras nos contamos historias, con el sexo nos perpetuamos y el saber de la muerte no fue suficiente para que dejemos de acumular objetos, porque a la hora de la muerte, lo mismo da una cuenta de vidrio que todo el oro del Inca.

Anuncios

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s