La poesia, esa mariconada.

Dice Bolaño en Los detectives salvajes que la novela es heterosexual, pero la poesia es homosexual. SIempre. Su personaje San Epifanio, diserta:

“Dentro del inmenso océano de la poesía distinguía varias corrientes: maricones, maricas, mariquitas, locas, bujarrones, mariposas, ninfos y filenos. Las dos corrientes mayores, sin embargo, eran las de los maricones y la de los maricas. Walt Whitman, por ejemplo, era un poeta maricón. Pablo Neruda, un poeta marica. William Blake era maricón, sin asomo de duda, y Octavio Paz marica. Borges era fileno, es decir de improviso podía ser maricón y de improviso simplemente asexual. Rubén Darío era una loca, de hecho la reina y el paradigma de las locas.”

Nada, desde borges a neruda,  desde girondo a vallejo todas mariquitas.

Celebro entonces la mariconeria de escribir poesia, la mariconeria de preferir el amor y no el odio, lo que junta y no lo que separa. El Eros al Tanatos.

En-la-Romería2

Y para celebrar la alegria antes que la muerte la cancion del mariquita de mi querido Garcia Lorca.
El mariquita se peina
en su peinador de seda.

Los vecinos se sonríen
en sus ventanas postreras.

El mariquita organiza
los bucles de su cabeza.

Por los patios gritan loros,
surtidores y planetas.

El mariquita se adorna
con un jazmín sinvergüenza.

La tarde se pone extraña
de peines y enredaderas.

El escándalo temblaba
rayado como una cebra.

¡Los mariquitas del Sur,
cantan en las azoteas!

17136_291127381555_209591061555_3835055_7294894_n1

Anuncios

6 thoughts on “La poesia, esa mariconada.

  1. A mí me parece que decir que a
    uno le gusta la poesia es de hombre, más que antes.
    A mis alumnos los convenzo con la más que discutible idea de que con poesia, las chicas se rinden inexorablemente.
    Pero vaya uno a saber!

    1. hay que ser muy macho para ser maricon, daniel. Creo que la humorada de Bolaños tiene que ver con una sensibilidad femenina que puede tener cualquier hombre o mujer, una cosa no de “genero” sino mucho mas sutil.

  2. Puto Garrote como el Gringo Ignacio no creo que haya otro, mientras levantaba un Jeep del lado del motor te recitaba
    Une nuit que j’étais près d’une affreuse Juive, Comme au long d’un cadavre un cadavre étendu, Je me pris à songer près de ce corps vendu a la triste beauté dont mon désir se prive.
    de Charles Baudelaire, con una fonética impecable.
    Chabón inteligentísimo con una prosa increíble y una poesía de un refinamiento de humores inigualables, daba un poco de miedo acercarse ya que era poseído de una personalidad muy volátil y muy bueno con las manos; nadie se le hacía el loco,te recagaba a palos.Recuerdo haber leído algunas de sus poesías y eran supra.
    Ojala me acordara de alguna, en su momento fueron como un bálsamo.

  3. Yo escribí hace tiempo una canción que dice así:

    Caminaba siempre la selva
    En un vestido con una flor
    Y mientras todos se reían…
    Del elefante maricón
    El elefante maricón
    Que elefante maricón.

    No recuerdo cómo sigue… :/

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s