Uncategorized

La muerte del Pepe: Juan Domingo Pueblo

Mientras yo soñaba esta noche y a esa hora, que tomaba un desvio por la General Paz y atravesaba una zona con ambulancias, aviones caìdos y muertos envueltos en sudarios, la China, mujer del Pepe y madre de Eva escribìa que Pepe habìa muerto de cancer el 22 de mayo.

Yo sabía que el estaba internado, desde que empezó a escribirme. Êl tenia una de esos circulos google mas (un invento que nunca terminé de entender) y me había incluido y publicaba algunas de mis cosas. El coso ese tenia como tres mil lectores y yo agradecía la deferencia. Mas allá de ello, me mandaba mails  cada tanto y yo le porque me habia contado lo del cáncer, lo de la hija y fundamentalmente lo de la lucha. Peronista de Peròn, Una vez le pedí una foto y me dijo que le jodía verse sin pelos. La foto del perfil era la de un treintañero alto tocando la viola, flaco, y con unas lanas setentistas…

Sostuvo la revista esa hasta el 20 de mayo y murió dos días después. Tenla una manera media retorcida de escribir,con giros en guaraní, y era extremadamente generoso. EN un mundo tan mezquino, esa generosidad brillaba como un lucero. Escribía cosas como ésta y ademas me preguntaba por mi nieta que estaba enferma, èl, que para esa semana estaba con la soga al cuello y lo sabia.

ME GUSTARÍA METER ALGO ASÍ COMO UN INTENTO DE SOPITA/TALLERCITO DE LETRAS…, AHÍ ESTA DEMASTO… TAMBIÉN CON LA PUESIA Y ALTA PLUMA…
Y AL MENOS EN ESTO DE LA JUNTADA EN ESTE BONDI Y SUS RECORRIDOS CIRCULARES QUE NOS PERMITEN COMPARTIR COSAS NO ESTARÍA MAL… ¿NO?..
Lo mas importante de su espacio era la adhesión a la causa nacional y popular, y en eso era riguroso. También le gustaba la música que marca a mi generación, aunque seguro tenia como veinte años menos que yo, como una especie de remora setentista. Ojo, que nunca le pude sacar si atras del Pepe habìa un Josè, ni datos de filiaciòn mas alla de ese nik Juan Domingo Pueblo. Es que en los nik hay una verdad, un nombre que se elige, un destino. Lo sospecho viviendo en el Oeste, pero eso carece de importancia, porque ahora vive en el cielo de los justos.
Amaba a su hija (creo que es una apenas una bebe, alguna vez me contó la ternura de acomodarle el pañuelo en la cabeza, para ocultar la falta de pelambre) y a su mujer, y los lazos virtuales eran una manera de seguir luchando, de seguir dando manija a la vida.
Y asi vamos, dando tumbos, viviendo mientras vivimos. Muriendo tambien. Tejiendo lazos, agarrandonos de los bordes para no morir y luego muriendo. Queda la China y queda la pequeña Eva dando memoria del Pepe, quedan cada una de las cosas que tocò, queda el recuerdo en sus amigos.
Chau Pepe, te abrazo fuerte en el recuerdo. Gracias por lo que me contaste en tu espacio. El slogan que elegiste SOY LO QUE DIGO Y DIGO LO QUE SOY
Y si bien ¿quien sabía que iba a ser la última? , esta es la última canción de tu espacio compartido: Para vos, negrito, en el cielo.
Anuncios

Un comentario sobre “La muerte del Pepe: Juan Domingo Pueblo

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s