la comida, las mujeres, los secretos.

Yo se los voy a contar, pero les cuento el cuento y no el sentido: lo desconozco. Mi abuela nació cuando agonizaba el siglo XIX. y viviò 92 años y ella cocinaba. Había cocinado en “casa de ingleses” que según ella comían desabrido. Hacia platos sencillos y ricos. Por ej.  hacia unos ñoquis muy fáciles de hacer, Ponía a hervir agua, con sal y un buen pedazo de manteca y cuando hervía le echaba harina (como quien hecha polenta) y con una cuchara de madera lo revolvía bien hasta que el bollo se despegaba de la olla. Allí, tiraba el bollo en la mesada y así caliente lo amasaba. Luego hacia las vivoritas de masa, las cortaba en porciones y las pasaba por un tenedor para hacer los ñoquis ralladitos. Nunca le salia mal, jamas babosos o duros.

Yo los hago de papa o de ricota, le tengo miedo a esa receta, temo no ser como mi abuela, que hacia maravillas con nada. Muchos de sus historias comenzaban diciendo “en italia no es como acà” pero ella había abandonado su tierra en los años 20, y hablaba conmigo en los setenta, Cincuenta años y dos guerras habrían cambiado su tierra, pero el pasado estaba coagulado e inmovil.

En Italia, decía mi abuela, las mujeres a veces se juntaban en secreto, cuando los hombres no estaban y comían frutas secas (algo muy valioso debía ser eso). ¿como serian esas mujeres que secreteaban en ausencia de los hombres, entre higos y nueces?

Todo este preámbulo para traerles una receta de lupanar, de prostíbulo, de burdel.Seguro que es una receta de la bassa italia, no como mi abuela que a mucha honra era del norte y pensaba que los del sur ni sabian hablar.

Pero yo soy amplia y descreo de esos blasones, y si tienen que invitar amigos y  poca plata y saben cocinar poco y mal, compren unos buenos fideos secos, y con esta boludez van a quedar como dioses con corona.

Y frian en una sarten un ajito cortado, una lata de tomates, y sin echar agua ni un carajo le mandan unas anchoas cortaditas, unas aceitunas negras y si son exquisitos o gastadores (no hace a la cuestion) unas alcaparras. Al final un poco de aji molido, poca sal (las aceitunas y las anchoas son casi suficientes) y el mejunje que no es otro que la salsa putanesca arriba de los fideos.
Para el dia del amigo, dos mangos y ¿a quien no se le calienta la barriga con esto? Ah, no le pongan queso rallado, no le va a las anchoas.

Un servicio de quien si no …de su blog amigo, elnosoyloquedeberìa.577943_301817776611917_1342256312_n

Anuncios

2 thoughts on “la comida, las mujeres, los secretos.

  1. Saque las alcaparras, se pierden entre las anchoas y las aceitunas.
    Dudo que sea una receta del sur solamente: ajo, anchoas y aceitunas son canónicas en Italia.
    Una receta que es más probablemente del norte es “alla carbonara”. Una pavada que le recomiendo.

    1. carbonara… me suena a panceta…. puede, amigo chofer fantasma, que si mal no recuerdo tiene un apellido muy judio, traer a este blog su propia receta, commo la fatto mamma.
      Mi abuela siempre comia con pan. Menos la polenta, todo con pan ¡como putearia con el precio !

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s