Uncategorized

rickenbacker, y la luz de las mujeres que envejecen.

Daniel Pauni (es una persona seria) leyó mirar mujeres, y ofreció este texto clásico, que atravesó miles de años antes de caer en mi blog, un viaje mas largo que el que llevo de Troya a Itaca a Ulises.

Querrá Daniel que las minas grandes sepamos que como un rickenbacker, es cuestión de saber sacarnos música

Para entenderlo hay que recordar que Ulises en su intento de volver a Itaca, es detenido por  Calypso, la diosa que le ofrece hacerlo inmortal si se queda con ella, cuando naufraga en su isla. Ulises reivindica a las minas grandes y a su luz.

¡No te enojes conmigo, venerada deidad! Conozco muy bien que la prudente Penélope te es inferior en belleza y en estatura; siendo ella mortal y tu inmortal y exenta de la vejez. Esto no obstante, deseo y anhelo continuamente irme a mi casa y ver lucir el día de mi vuelta” (V, 215-20).

Anuncios

3 comentarios sobre “rickenbacker, y la luz de las mujeres que envejecen.

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s