Uncategorized

Tal vez, un milagro va a venir.

No soy creyente. No soy inocente. No creo en gurues -jamás lo haría- y no puedo llamar a nadie Maestro aunque he aprendido de tantos.  Me olvido el horóscopo ni bien lo miro. Jamás de los jamases consultaria a una bruja, a una mentalista, a los que dicen saber.

No hay saber posible sobre el sujeto en devenir. La muerte clausura y la vida fluye, en sus rios caudalosos, que rebasan cause.

Por algo soy psicoanalista, es decir, comulgo con una propuesta que te invita a ponerte en el lugar de “no saber” para que el paciente construya su propio saber.  Mi analista, en eso, es maravillosa. En casi 10 años que voy jamas me dio un consejo, por eso nunca la decepcioné e hice mi camino. Solo dijo alguna vez (y no estaba dirigido a mi) esto que yo hoy les transmito “el sujeto no esta diseñado para ser feliz, entonces se las rebusca”.

Tengo hecha carta natal y de ella, casi no recuerdo otra cosa que algo que no me sirvió:  que tengo la energia de los que pueden mover a muchos -mire ud, podia haber llegado a  comandante en jefe de ejercitos revolucionarios. Se ve que me manqué.

No obstante tengo el vicio de leer el I ching, no hace mucho. Revoleo las monedas en el aire y con el libro de cuero negro, que compre de segunda mano busco la ventura (la aventura). A veces lo hago.

La edición que tengo empieza con un poema de Borges -otro agnóstico- y en sus  versos afirma que si bien el porvenir es tan irrevocable como el ayer, tal vez hay grietas (una luz, una hendidura). Por eso, y porque el lenguaje es tan simbólico que podes creer lo que quieras, leo el I ching, a  las perdidas. ¿Si sigo sus oraculos? No, no señor.

Todo esto es para traer una canción de Carlos Varela (que canta eso de ” una palabra lo dice todo, y al mismo tiempo no dice nada…”hermoso) cubano de La Habana (tendremos que volver a “la vana” , con mas tiempo) que  trata del acto de revolear las monedas para el Iching, en el aire.

Es una canción, pero podría ser, con justicia, un poema.

Tiras tres monedas al aire
y le preguntas al I Ching,
cómo será el fin,
sabes que no puedo salvarte
pero vienes hasta aquí
a mí,
tal vez, tal vez un milagro baje
un milagro baje hasta aquí.

Tienes miedo de encerrarte
y de no poder salir,
sabes que no quiero escaparme
aunque sospechan de mí
de mí,

tal vez, tal vez un milagro baje
un milagro baje hasta aquí.

Tiro tres monedas al aire
y le pregunto al I Ching
como será el fin,
y aunque ya no pueda salvarte
ven y agarrate de mí,
de mí.
Tal vez, tal vez un milagro baje
un milagro baje hasta aquí,
tal vez.

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Tal vez, un milagro va a venir.

  1. el I Ching te inspira, el resto lo hace tu corazón…y la energía que le pongas…¿será ese el milagro?
    hermosa la canción!

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s