el deseo. la mirada, los hombres.

Vi por azar este pequeño fragmento de una película sesentosa, en su estreno: un clásico. Il sorpasso, con Vittorio Gassman.

¿como puede ser que el deseo pueda filmarse? Hay algo de la erótica en la mirada, el ojo que recorta ¿pero como es que eso puede filmarse?

¿que quieren esos que miran? Y entonces me puse a pensar en la mirada. No es poca cosa, tal vez por eso me interesan las fotos, sacarlas, mirar las fotos que otros sacan. Entender esas miradas. Ver lo que miran: tuve una vez una paciente paranoica que en vez de mirar donde su novio miraba, le miraba los ojos, pretendiendo entender que miraba. Sus celos eran devastadores y por supuesto no tenian nada que ver con el amor.

Aca el fragmento y no hay que ser muy ducho en entender peliculas para ver el deseo en toda su espesura.

La mirada humaniza. En el principio de la vida se necesita una mirada con deseo para que pases de ser un cacho de carne a un sujeto humano:  básicamente es  la mirada de la madre.  Imposible no evocar los experiementos siniestros a la manera mengueliana (porque murieron chicos)  de Spitz  Privar a recién nacidos de contacto humano cálido, de mirada humana, en hospitales, donde sin embargo se les daba de comer con unos aparatos y se les proporcionaba abrigo necesario, (y todos murieron o fueron autistas) demostró que necesario es para la sobre vivencia, la mirada, el toque de alguien. Los pibes se murieron por falta de mirada y la ciencia acunò un concepto novedoso, con base empirica: el hospitalismo.

La mirada es lo que te asegura un lugar en el deseo del Otro.  Pero también para crecer como alguien diferente del que mira, hay que poder escaparse a esa mirada, no ser permanentemente  mirado (claramente uno de los primeros juegos que hacen reir a un pibe es el del escondite, taparse para no ser visto, que el Otro desaparezca, aca-ta, aca no ta. ) Aparecer y desaparecer, eso esta en germen en la mayoría de juegos infantiles y cuyo mayor ejemplo es  la escondida. ¿jugaran aun los niños a eso?. En la locura no te podes escapar de la mira del perseguidor, ni aun muerto este (como la madre de Psicosis, del chico Bates)

Cuanto de esta fantasía de poder”mirar todo” “mirar lo que se oculta” está en los reality? Puedo ver hasta lo que no se debe ver. Hay como una fascinación infantil en el control del otro que insiste en  ver todo. Sin embargo todo no se puede ver.

Encuentro esta cita de Nietzche: “No creemos que la verdad continúe siéndolo si se le arranca el velo (que la cubre)…para nosotros es cuestión de decoro no querer verlo todo desnudo, no querer asistir a todas las cosas, no pretender comprenderlo y saberlo todo. ¿Es verdad que Dios ve todas las cosas? – Preguntaba una niña a su madre. -¡Por supuesto! –Y la niña respondía: A mí no me parece decente. ¡Qué lección para los filósofos!”

¿que ves cuando me ves? No hay nada inocente en el ojo que ve. Y aca viene a susurrarme un viejo poema de Machado, desde la neurona al frontis:

“El ojo que ves no es

ojo porque tú lo veas;
es ojo porque te ve.”
Mirar, ser mirado…ver al que ve. Cazarlo con la mirada… Verte a vos, tan lejos, en una fotografía de otros tiempos, cosas de lo humano, que traga con los ojos las realidades, las inventa.
Ah, el deseo. Y la magia de las fotos y del cine que pueden captar esa magia del deseo en las miradas. Que daria yo por verte, dicen los amantes furtivos. 
Claro que no todo se trata de ver, ya decía  Cortazar, “El erotismo es ojos más inteligencia, oídos más inteligencia, tacto más inteligencia, lengua más inteligencia, pituitaria más inteligencia, lo demás es pornografía…”
Hay en la mirada algo que te aloja, o que te da ganas de expulsar al otro. Y si bien podemos exigir que no nos toquen no podemos regular tan claramente la mirada del otro. Eso si, podemos escondernos. Ayer mi nieta empezaba el jardín. Yo le daba precisas instrucciones de que no tenia que decirle boludo a ningún nene, sopena de no ser querida por la maestra. Entonces hace algo maravilloso ¡se tapa con un repasado y dice nene boludo, mientras se ríe!
Mirame, mirame, mirame. 
Anuncios

6 thoughts on “el deseo. la mirada, los hombres.

  1. qué buen tema, la mirada, el deseo, los ojos que te delatan, o mirar con otros ojos lo que vemos todos los días…
    una mirada puede destruirte y otra rescatarte…
    me encantó la escena de Il Sorpasso !

  2. La película la vi. Los ´60.
    Y viene al caso porque me recuerda, me recuerda noches de verano cuando todos los pibes y pibas de la cuadra jugábamos a las escondidas y las madres vigilaban.
    Yo tenía 5 años y me las arreglaba (¡que turro!) para que la Lily se escondiera conmigo en el techito del pasillo de los Sciancio. Ella era (es) 3 años mayor que yo.
    Pero dentro del juego, era para mi un momento íntimo de sentir su perfume y estar al lado de ella; no se trataba de coger pòrque no tenía la mas puta idea, era la sensación que estaba ella al lado mío en una intimidad que de manera pública hubiera sido bochornoso.
    Terminaba todo con un “¡vamos!” y bajábamos volando a la “casita” a hacer la pica.
    Si me agarraban último no me importaba, yo ya tenía mi premio a si tuviera que contar dos veces.
    Y la Lily me miraba y no hablaba, pero sabía que yo estaba enamorado de ella.
    O me sabía y quería romper mi corazón.
    Misterios de la década del ´60.

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s