Uncategorized

zombie otoño: hoy el sur de la costanera sur.

el otoño me agarra paseando por la ciudad de la furia. En esta semana -por esas cosas de la vida- mis ojos y mis pasos se pusieron a pulsar buenos aires. Y en el otoño imperdonable el fiasco de la ciudad deportiva de Boca.

Allí, donde persiste zombie, la fuente que no sirve para nada, el puente enorme en ruinas, paseos donde nadie pasea, un lugar hermoso para dejar cadáveres asesinados a 30000 puñaladas , y que se lo coman los pájaros,  llena de aves autoctonas que vinieron por el río (los días de crecida, en los camalotes, vienen  lampalaguas del Paranà) se hizo la villa Rodrigo Bueno, la he visto, claro que por afuera Viven ahí mas de 2000 almas sin servicios. Bien quisiera yo ver el rio. A nada, a una caminata corta de allì la zona mas cara de Buenos Aires, Puerto Madero, con sus berretines de Nueva York, su Faena Hotel y sus restaurantes caros. Somos latinoamerica, en lo peor: en la muestra obscena de la cara seca riqueza ostentosa al pedo/miseria que da ganas de llorar. Buenos Aires en Madero se va para arriba, tenes que mirar el cielo entre las anchas avenidas y te decis, mierda, cuanto me van cobrar una coca en ese drugstore, y caminas cinco cuadras y vez villa-villa. pancho, mugre, desidia, soledad y olor a mierda.

Odio la existencia de esa villa, ademas de que por que soy una “bien pensante” que quiero la equidad y laralì lararlà, la odio  porque mancilla mis recuerdos. Me los coloniza de fealdad.

La villa se levanta en la franja que se extiende entre antiguo balneario de la costanera sur y la ciudad deportiva de Bocavilla rodrigo bueno

En ese corto espacio de tres cuadras en mi mente hay solo bellezas, el color manso y marron del rio de la plata, bicicletas, un sol que traga la tierra y mi infancia entera en un escenario, caminando hacia el sueño faraònico del club deportivo de boca, una estafa de Arberto J. Armando  (o tal vez, solo un mal negocio), corriendo por esas veredas de sueño, esos baldosones blancos y subiendo mientras bufo, el puente hacia el paseo que hoy agoniza, sin hacer otro ruido que el viento en las cañas que crecieron salvajes.

images (1)

La ciudad deportiva de Boca fueron los primeros terrenos ganados al río , en la costanera sur ¿puede ud. imaginarse la zona sin la reserva ecológica? ¿puede poner allì millones de mujeres bañandose con mallas enormes, y chicos haciendo la de siempre, o sea, rompiendo las pelotas, con sus gritos insistentes, su comprame lo que sea, y gente toqueteandose porque el amor da de tocar? Todo eso con el rió barato, el rio de los pobres, y un sol, amigo, un sol que te cocina a fuego lento, como un spiedo, y la vida da vueltas y vos tenes 12 y de repente tenes 57 y en vez de la ciudad deportiva de Boca, con su confiteria de gente bien y su coca cola tan cara.. hay despojos. Queda algo tan zombie, tan triste…

images

Para eso se vendian “bonos patrimoniales” y la criatura humana, que vive de ilusiones compraba un miami casero, con embarcaderos, estadio, y vaya a saber que otras cosas. Recuerdo pasear por alli, como quien entra al central park, pero con arboles jovenes, y fuentes que tiraban agua para arriba y maquetas que prometian lo que nunca fue

Lógico, Buenos Aires fue para atrás, por que los pobres buscan lugar y se va dando una fragmentacion socioterritorial donde va descuartizando la ciudad y emergen como granos imposibles de parar la pobreza en lo que fue bello. Hay como una lumpenizacion de lo bello urbano que te recuerda que la miseria social ancla donde puede y como puede y nada sabe de recuerdos de mi infancia.Imagen1

Esta foto explica lo que se prometìa y lo que fue.

En la costanera sur para el lado norte,todavia se conserva la posibilidad del paseo dominical, con sus carritos que venden bondiola pintaditos de amarillo, y  puedo alucinar que el rio está donde ahora hay reserva ecologica.

Pero para el lado sur es imposible la ficcion de un paseo, por mas que le pongas ganas.Un atascadero de enormes camiones que transportan vaya a saber que, de miseria, infortunio social y mugre. Tengo que ser justa, la mugre abunda por todos lados.

Que hicieron, hijos de puta, con la costanera!!!.

¿a quien le hablo? A la Vida, señor.

Y para no quedar como una hija de puta que solo quiere que la realidad coincida con sus recuerdos de infancia, y se caga en el infortunio social de los pueblos, les copio and paste, algo que escribio una mina del conicet sobre segregacion urbana y renovacion.

Renovación urbana y segregación socio-espacial en Costanera Sur

Por María Florencia Rodriguez*

Las disputas por la apropiación del espacio urbano adquieren gran relevancia en distintas áreas de la ciudad, tal como ocurre en la Costanera Sur donde existen “tensiones” entre diversos actores, quienes pretenden impulsar dinámicas urbanas de neto sesgo empresarial y aquellos que buscan resolver la necesidad de acceso al hábitat.

Allí, a pocos metros del barrio de Puerto Madero, entre terrenos lindantes a la Reserva Ecológica y a la ex ciudad deportiva de Boca Juniors, se encuentra el barrio Costanera Sur Rodrigo Bueno. Sus primeros pobladores se asentaron en el lugar, a principios de la década del ‘80, cuando era una zona depreciada que carecía de interés por parte de los diversos sectores de la sociedad. En un contexto de empobrecimiento y, ante la imposibilidad de acceder al mercado inmobiliario formal, estos habitantes rellenaron los predios y construyeron sus casillas de manera precaria, a los fines de poder reproducir sus condiciones de vida en la ciudad.

Ubicado en un área degradada, en el año 2000 el GCBA orientó hacia el asentamiento una política de omisión y tolerancia otorgando módulos de maderas y chapas a varias familias, pero sin un acompañamiento de políticas integrales que permitiesen mejoras notables en las condiciones de vida de los habitantes. Así, fueron las propias familias residentes quienes pusieron todo su esfuerzo en la construcción de sus viviendas y en la provisión de servicios para garantizar su subsistencia.

El asentamiento se consolida bajo la omisión e indiferencia del Estado, adquiriendo “visibilidad” a partir del 2004 ante el interés de diferentes inversores por impulsar procesos de recualificación y renovación en esa área de la ciudad. Estos procesos datan de los años ‘90, donde la reconversión de las tierras portuarias en el barrio de Puerto Madero y el desarrollo de grandes inversiones privadas orientadas a obtener altas tasas de rentabilidad generaron una revalorización del área costera que tuvo incidencia en la zona donde se encuentra el barrio Rodrigo Bueno.

Una muestra de ello, es el mega proyecto inmobiliario “Santa María del Plata”  (o también conocido Solares Santa María) que impulsa IRSA en los predios de la ex ciudad Deportiva de Boca Juniors linderos al asentamiento, orientado a sectores de altos ingresos. En el año 2003, la ex Subsecretaria de Espacio Público y Desarrollo Urbano (GCBA) autorizó de manera “condicionada” este proyecto de urbanización, situación que tendió a cuestionar la permanencia del asentamiento en el área en cuestión.

Es así que el papel del Estado cambiaría en paralelo a las transformaciones urbanas. A través del decreto 1247, en el año 2005, el GCBA impulsó un desalojo en el asentamiento otorgando subsidios habitacionales a los vecinos para que se retiraran del lugar, bajo el argumento de que era necesaria “la recuperación de esas tierras para la Reserva”. No obstante, detrás de este argumento subyacían otras lógicas e intereses, puesto que el asentamiento constituía una “amenaza” para el desarrollo de estos proyectos inmobiliarios, razón por la cual se tornó necesario su desplazamiento.

La entrega del subsidio estuvo acompañada de una serie de acciones violentas intimidatorias, entre ellas, la suspensión de servicios (agua, electricidad, limpieza de los pozos ciegos y recolección de residuos), y el control físico del lugar, mediante la instalación de una guardia policial en la entrada del barrio y la construcción de un muro de tierra de cinco metros de altura con el objeto de ocultar esta población, agudizando aún más los procesos de segregación socio-espacial.

Ante esta situación, los habitantes del barrio denunciaron el proceder del GCBA, motivo por el cual la Jueza Elena Liberatori estableció -en septiembre del 2005- un amparo judicial que suspendía el desalojo y exigía al gobierno local garantizar a los habitantes mejores condiciones de habitabilidad.

Estas pujas en torno a los usos del espacio urbano siguen vigente incluso en la actualidad con el actual gobierno local. En marzo del presente año, la magistrada dictó sentencia sobre la causa de Rodrigo Bueno, en la cual exigió al GCBA desafectar formalmente el terreno del barrio de la Reserva Ecológica, anular los decretos que justificaban el desalojo del predio e incluir a Rodrigo Bueno al programa de urbanización de villas (contemplado en la Ley 148), al mismo tiempo, que ordenó al actual gobierno a presentar, en un plazo de 120 días, un plan de integración urbana y social del barrio. Este fallo se da en un marco donde diversos actores promueven la urbanización del barrio. Con la colaboración de los propios habitantes y profesionales, la presidenta de la Comisión de la Vivienda de la Legislatura de la Ciudad -Rocío Sánchez Sandía-  elaboró un proyecto de ley que dispone la reurbanización y radicación definitiva del lugar, puesto que estos habitantes existen desde mucho antes que la Reserva, y con un entramado socio-espacial solidificado que hace posible la integración de este barrio con el resto de la ciudad. Sin embargo, a pesar de estas intervenciones, el ejecutivo se opone a la posibilidad de implementar políticas de inclusión y garantizar el reconocimiento del derecho a la vivienda digna a esta población. Mauricio Macri apeló al fallo de la jueza a los fines de avalar el desarrollo del proyecto de IRSA, que él mismo presentó -en mayo de 2010- ante la Legislatura para autorizar la construcción de este barrio privado.

Así, la disputa entre impulsar procesos de renovación urbana orientada a la lógica del capital y satisfacer la necesidad de acceso al hábitat, se convierte en una lucha por la apropiación del espacio entre diversos sectores de la sociedad, cuya intervención -por parte del actual Gobierno de la Ciudad- tiende a beneficiar al sector empresarial fortaleciendo el carácter excluyente de la ciudad.

*Lic. en sociología, becaria doctoral CONICET (IIGG-FSOC-UBA), investigadora del departamento de economía política y sistema mundial del CCC.

Les pongo un videito (si ud. llegó hasta acá, deberia yo mandarle un ramo de rosas). Fijese, ahi, donde esta la villa yo aun veo bañistas, el rio, y me niego putamente a ver una villa. Cada vez que mis ojos se encuentran con la realidad, mil puñales se me clavan el tan tiem.

Anuncios

5 comentarios sobre “zombie otoño: hoy el sur de la costanera sur.

  1. espero el ramo de rosas –digo– para levantar un poco el ánimo que se quedó en el piso por leer acerca de ¡¡¡tanta injusticia!!! que me importa que la injusticia sea vieja (el refrán dice más vieja que la injusticia) algún día deberá morir de vieja y habrá una justicia jovencísima que merecerá un buen ramo de rosas amarillas . . . que brillen bajo el sol

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s