memorias setentosas del dia de la primavera.

Lo infinitamente peor que te puede pasar el dia previo al dia de la primavera es que llueva, o que haga frio, si tenes catorce o quince años. Lo mejor que te puede pasar, pero lo ignoras, es que no existan los telefonos celulares. Lo ignoras porque en los setenta incluso habia familias donde ni siquiera habia telefono fijo. Las casas que se vendian con telefono ¡eran mas caras! : En los avisos del diario decia, por ej. dos ambientes, contra frente con telefono.

Al no tener telefono tenias libertad. Tambien todo era confuso. Las esperas no se median en distancia (estoy a media cuadra), se median en tiempo. Y ademas la incertidumbre de que nadie llegaba hasta que llegaba. Nadie podia decir en el colectivo, “estoy yendo”. Libertad, confusiòn y los picnis de la primavera en este tiempo que a despecho del lugar comun de las mariposas, los pajaritos y las flores, siempre hay viento, el clima suele ser una garcha y te enfermàs. Si, te enfermas aunque haga calor. Nadie tenia alergia entonces, salvo los alergicos; ahora todos tenemos alergia. El aire esta emputecido con miasmas y la aerotina es tan popular como entonces era la cirulaxia.

Los remedios populares cambian : no conozco a nadie que se purgue. A nadie. Si alguien se purgara pensaria que tiene un trastorno obsesivo compulsivo pero a los niños de mi niñez, ni lerdos ni perezosos les encajaban una purga si tenian mal color.

Lo que mas me gustaba de la crianza de entonces es que no te hinchaban tanto las pelotas con el control: Claro que te controlaban….pero no habia celulares, y tanto no podian hacerlo. Mucho menos mandarle guasap a tus amigos para ver si sabian de vos. No creo que las madres de ahora se preoucupen mas que las de antes, pero tienen la tecnologia a su favor.

El dia previo al dia de la primavera tenias que esperar que no lloviera. Si no, capaz que usaban la excusa climatica para cagarte el dia. Hoy escucho a los periodistas de televisiòn (que no se si nacen pelotudos o se vuelven en contacto con el medio, como yo me he vuelto “cosas” por culpa de ser profesora) (no les voy a decir que “cosas”me volvi por ser directora de escuela,ninguna me gusta y resguardo mi intimidad) preguntarle a las madres, hermanas y tias de adolescentes que estan mezclados en kilombos grosos “tenia 16 años y iba a bailar”? ¿en que pais viven? siempre pense que la adolescencia era una epoca donde las ganas de probar todo y meterte en kilombos era tal que no morirse o sucidarse en el intento era una prueba de supervivencia. Despues la vida te adocena, y vas como por un tubo.

Podria seguir hablando del dia de la primavera, pero en honor a mi recato, solo pienso en mi, detestando mi vaquero Robert Lewis, pensando porque puta no podia tener un legitimo Levis Strauss, lucir de otra manera y pensando en levantar al mas lindo del universo el dia de la primavera. ¿porros, vino? No, en mi epoca no se trataba de eso, solo de amores de primavera.

 

 

Anuncios

6 thoughts on “memorias setentosas del dia de la primavera.

  1. Querida Nilda,

    Mi hermana y madre eran alérgicas desde que el mundo es mundo. Hoy me parece que hay más por el aire acondicionado universal.

    Compartiamos el teléfono con el vecino (que vivía en la planta alta por escalera) y nos lo prestaba…

    Yo veía las “ventosas” y me daba escalofríos pensar que crecer implicaba eso. Dónde están esos remedios, pregunta Jorge Manrique , acodado al estaño y tomando Bidu.

    Daniel

    Descripción: 4 Publicidades Pantalones Far West Antiguas Años 60

  2. Que bajón que era volver, amontonados con los bártulos en el bondi, mugrientos, y el infaltable que siempre le pasaba algo, o se lastimaba o perdía plata, llaves, documentos; eso sin contar que siempre había alguien que sobraba.
    Pero valía la pena: también se volvía con algún fono, o lo mejor, una cita.

  3. Nunca seré policía de provincia ni de capital . . . (Flema)
    Nunca seré directora de provincia ni de capital . . . (yo)
    a pesar de los sesenta años la vida no me adocenó (eso creo (ja))

  4. un cuento de Dalmiro Saenz (escritor que estaba de moda en los setenta) se llamaba “hoy es primavera y yo estoy ciego”. Recuerdo que era un ardid para conseguir mas ingresos ¿estar ciego en primavera? No, no estemos ciegos: hoy es primavera y no estoy ciega.

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s