Viñetas conurbanas. Un cuento de la otra.

galcdadestpasco1

                     Pinta tu aldea y serás                      universal

 

Cada tanto Lorena cambia de piel.

En el polimodal se había puesto  muy guaranga, siempre rodeada de esos moscardones que la sobrevolaban con apenas  unos tristes pelos largos de algo que no merecía llamarse barba

Ella y ellos se componían el look, pobrecitos, con ropa comprada con plata de los padres, siempre escasa,  y una actitud desafiante, sostenida y banal. El mas deseado por las chiquilinas   era un tal Christian Almazán, que pintaba para lider de algo, de cualquier cosa, unas ínfulas que hacían creer, basicamente a él mismo, que se iba a comer al mundo en tres mordidas. No fue así, claro: es padre de un varoncito de mas o menos ocho años, al que casi no ve porque la madre se juntó con otro que es celoso -y que si no me equivoco era amigo del Christian- , y él no le pone mucha garra al asunto. A los treinta vive con la abuela,  de changas. Anda por el barrio ofreciendo  instalación de cable trucho, con garantías. Si te viene Cablevision  a cortalo, ofrece un mantenimiento gratuito; el Christian lo pone de nuevo, sin cobrar. Tengo la tarjetita ¿ves? Tiene un facebook, ahí esta la propaganda. Nuevas tecnologías, si. Mirá: CABLE PARA TODOS EN SANTA ANA.

Me gustaría haberle pedido que se arremangara el vaquero para ver si seguía teniendo el tatuaje casero con la L de Lorena empernada a la Ch de Christian, hecho sin maquina de tatuar, simplemente con una bic, como se hace en las cárceles y se acostumbraba en el barrio antes. Antes de que mas de los necesarios,  como una ola contagiosa, se pusieran de aprendices con tatuadores de verdad, con desparejos resultados.  ¡Ojo! me cuentan que uno de acá, que limpiaba en la verdulería que esta llegando a Pasco, tatúa en la Bond Street y que se fue a Bali a una competencia internacional y con el premio pagó el viaje, tanta fe que se tenia, se habia adeudado con la tarjeta de unos tios. . El talento es como el polvillo,  penetra donde le dan oportunidad. Por ahí el Christian se hizo una calavera encima, o se tatuó el nombre del pibe. Santino o Rodrigo, no me acuerdo. Yo me tuve que pelear feo con la Lore para que no se tatuara La Renga en el hombro y nunca me lo agradeció. ya se sabe que si hay animal jodido, ese es la hija mujer.

Te estoy hablando de la época de la Lore en el polimodal, con el uniforme tan intervenido que  semejaba un remedo del original, la pollera enrollada y corta, medias de nylon y arriba las medias tres cuartos obligatorias y en vez de mocasines, borcegos,   y la corbata tan floja y caída como una pashmina flaca. Y todo lo negro: uñas pintadas de negro y mucha  mascara de pestañas, como Cristina Kirchner en la primera época, y  delineador arriba y abajo. Y el pelo tupido, negro. atado como pedían en Santa María Goreti,  pero enrollado de tal manera que le quedaba como un penacho de ave del paraíso arriba. Cada tanto, los viernes,  se ponía papel crepe y se dejaba una crencha verde o violeta. En el colegio no se lo permitían y le mandaban notas. Yo sentía que no podía hacer nada, que si estiraba mas la cuerda, era para peor, entonces me dedique a hacer la plancha y a rogarle al Gauchito Gil.  Igual termino la secundaria, no se como. Se ve que el Gauchito es eficaz.

Todo ese amor por el Christian, que podría haber finalizado con drama, o con un pibe adentro, se diluyo sin pena ni gloria, creo que ahora ni se saludan, como si no se hubieran conocido.A mi eso me mata y no es por que lo quisiera al chico, cruz diablo, no. Yo lo veo como darle la espalda a la vida que tuviste. Un  día le pregunté y me dijo que era por haber crecido, que ya no tenían nada que ver y a continuación me cortó con que no quería mas mate y cerró la conversación

Será, pero ¿es tan fácil olvidar los amores? Esa no es hija mia. Sera cosa por parte del padre. De los Sanchez, toda gente asi, deshacida de los afectos. Muchas gracias por los servicios prestados y a otra cosa y si te visto no me acuerdo.  Por ahi es una manera de largar lastre, de no cargar con tantas cosas por la vida. Quiza hace bien  En la época del Christian yo le encontré una petaca de bebida blanca en la mochila y me asuste bastante. Pensar que ahora no le puede faltar la botellita de agua mineral, hay que estar hidratada, te dice.

Christian , sospecho que también tomaba demasiado y te diría que no dejó , le vi un color raro, ese que anuncia que en diez años, veinte años,  va a estar violeta por la cirrosis.

Pero la Lore,  cuando tuvo que buscar trabajo se calmó. Mudo la piel.  El certificado de titulo en tramite,  aun con dos previas  (Problematica social contemporanea y Practica Contable) le sirvió entrar a trabajar en una empresa  que tercerizaba la limpieza en todo un rascacielos, un edificio vidriado y enorme en Puerto Madero, Pagaban bien y siempre es infinitamente menos humillante que haber hecho el esfuerzo de hacer la secundaria y terminar limpiando casas. Yo hubiera podido hablar con el del sindicato del hospital pero era un ladròn y ademas ella encontró trabajo enseguida.

La Lore  servia el refrigerio en una oficina Tuvo suerte, entró para limpieza,  y como era de aprender rápido y habla bien mi hija, paso de la aspiradora al office en un santiamén, y su función era permanecer a disposición del café y las bebidas frías, siempre sin alcohol, para los break – el refrigerio-del personal    Al principio fue invisible, la pollera negra, la camisa blanca, unos zapatos negros que le daba la empresa, hasta que fue sacando del salario lo suficiente como para comprarse en la Salada ropa trendy.

Por si no sabes, y para hacertela corta, traducido seria “ropa de ejecutiva junior de multinacional”. Para mi no era que le gustara la ropa en si misma, era su afán de parecerse a las otras, si querés llamalo envidia, pero no me parece exacto, es una forma de aprendizaje, que se yo,  la verdad es que para mi esa ropa no le asentaba, era como una parodia mujer de cuarenta años que esta de vuelta, calzada en chicas de veinte que no da que quieran estar de vuelta porque no fueron a ningún lado.

La Lorena vestía su invisible uniforme –ahora que lo pienso, hubiera estado perfecta para repartir folletos  evangelios casa por casa- mientras con media sonrisa servia y levantaba breaks. Y así como los albañiles de obra  llevan un bolsito con la ropa para adecentarse después bañarse, un día pasado cargando ladrillos, ella llevaba y traía en su bolso trucho dolce y gabana  ropa de egresada de la UADE ,.para salir de Madero y antes, quedarse un rato sentada mirando el pedazo de rio que tajea el puerto fumándose un cigarrillo finito, o comiendo ensalada del tuper que yo le hacia cada dia.

En esos tiempo, te estoy hablando de cinco años atrás, conoció a un contador, uno de treinta, de otra empresa y pasó como un año antes de decirle que trabajaba de limpieza, el tipo creía que hacia trabajo rutinario cargando no se que,en no se que programa. Cuando lo supo la dejo, días antes de traerlo a casa para un asado, su cumpleaños de venticinco. Creo que fue mejor , se ve que era un tarado, que vivía en un departamento de dos ambientes en Parque Patricios como si eso fuera mejor que nuestra casa con fondo en San José. Los de la capital creen que acá estamos con las flechas y los arcos, aunque vivan en Constitución apretados como sardinas y sus barrios sean mas peligrosos que Lomas de Zamora..A mi no me engañan.

Lorena no pudo superarlo , el asado no se hizo y después de una semana pidió el pase. La mandaron a limpiar la cocina de un hospital –la supervisora le tenia pica- y  renunció.

Se dio una seguidilla donde las amigas del barrio empezaron a tener hijos y fue madrina cuatro veces. Y en ese universo de críos se le puso que podía  ser maestra jardinera. Ahora está por terminar el terciario en Adrogue. Primero tuvo que dar las previas y volvió al colegio de las monjas –casi no quedaban monjas- de Goreti. Y ahí le dijeron cuales eran las mejores opciones y ahora combina la ropa de otra manera. .Y consiguió unas horas -bastantes- en un colegio privado de Burzaco. Yo la banque un tiempo, teniamos un canuto para emergencias que estuvo bien usado y parece que Sanchez tambien puso lo suyo. Era hora.

Yo la miro pensando que pensará mientras hace una pila de ropa para regalar a los pobres, y la ayudo a recortar en goma eva unas figuritas para la clase que tiene que preparar para los nenes en la práctica de fin de año, la de cierre. Buenas notas.

Un día de estos me voy al gauchito, para pedirle de nuevo. No soy de joder mucho -los santos tienen tantas cosas- por eso ,creo que me escuchan.

Anuncios

3 thoughts on “Viñetas conurbanas. Un cuento de la otra.

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s