la realidad no se amolda a nuestra idea de la realidad.

Intentar tener una lectura critica sobre la realidad implica hacer juicios de valor. Vamos, que a los tibios los vomitará de su boca el mismísimo señor de los cielos. Entonces no solo leemos la realidad, sino que anticipamos como debe ser. Para que cierre, claro.

. Y para colmo de males hay lecturas, que cuando son honestas, no nos gustan, nos incomodan, no cierran. Entonces guay de ponerlas en nuestro blog. Tenemos -eso si- el culo limpio y para adentro podemos reconocer que la vida no es facil, gatito. Y que la realidad no baila al compás de nuestros deseos y creencias.

Estas gansadas vienen a cuento de que tuve oportunidad de conocer a un señor abogado (esa estirpe de caranchos malhabidos) cuyo apellido te daría repelús y asquete.  No por ser de la dictadura genocida (que en mis estándares es el repeluz seguido de miedo y vomito) sino por pertenecer a una familia de garcas. Garcas de primera plana del diario La Nación, garcas, te dirìa historicos.  Imaginate, campos, fortunas, prosapia. Ese señor tendría la edad para ser mi hijo. No me extrañaría que perteneciera  al Opus Dei. misa dominical, universidad Austral y que el cafè se lo trajera a la mañana una mucama con uniforme de mucama.

Todo estaba dado para que abominara de él.  Ahora bien, de resultas el  joven- con el que tuve trato profesional -era encantador. Lleno de detalles nada ampulosos, sino naturales, corteses. Odie que llenara nuestro encuentro de señales de buena fe comercial excelente trato y cordialidad  dificiles de encontrar en los compañeros progres, llenos de pequeñas miserias, del mita y mita, del ¿queres un agua mineral, dame los quince pesos?

Hubiera querido que fuera una porquería para venir a casa y decir: conocí al biznieto de Alzaga Unzue de Peralta Ramos Blaquier (no era eso, pero imaginate algo asi) y era un pelotudo arrogante.

Lo dicho, la vida es dura, gatito y la realidad resiste.

¿conocen Los Pitucos, de Benedetti?

 

LOS PITUCOS

Hijo mío
recuérdalo
son éstos los pitucos

tienen un aire
verdad
que es un desaire

tienen la marca
verdad
de su comarca

mira
son los pitucos
nacen junto a la rabla
respiran el salitre
le hacen guiños al sol
se rascan el ombligo
duermen siestas feroces

besan con labios blandos
y en la rambla se mueren
y van al paraíso
y claro
el paraíso
es también una rumbla

fíjate bien
son ellos
los pitucos
casi una raza aparte
son nietos de estancierros
primos de senadores
sobrinos de sobrinos
de heroicos industriales

son ágiles
imberbes
deportistas
cornudos

mira cómo te miran
bajo sus lentes negros
pero no te preocupes
en el fondo
son buenos

aman los dividendos
escuchan a Stravinsky
se bañan diariamente
con jabón perfumado
y a la hora del crepúsculo
bajan todos al Centro

hijo mío
prométeme
nunca intentes hacerles
zancadillas

los pitucos son tenues
los pitucos son blandos
una bocina
un grito
a veces una huelga
les arruinan el alma

en ocasiones
raras ocasiones
se hacen los malos
dicen palabrotas
pero después se mueren
de vergüenza
y allá en su diario íntimo
se azotan con metáforas

hijo mío
recuérdalo
son éstos los pitufos

tienen un pelo
verdad
que es terciopelo

una cadencia
verdad
que es decadencia


déjalos pasar
son de otra raza
admíralos
toléralos
apláudelos
escúpelos
tírales caramelos
cualquier cosa

después
cuando seas grande
grande
y tengas un hijo
lo tomas de la mano
lo traes aquí a la rambla
y sin darle importancia
le dices
hijo mío
son ésos los pitucos.

Anuncios

4 thoughts on “la realidad no se amolda a nuestra idea de la realidad.

  1. ¡Grande Benedetti! y Nilda . . . ¿sabés por qué él era así de inesperado ser? porque seguramente fue criado con mucho amor por su niñera gallega o paraguaya (ahora ya no vienen desde Galicia con los pechos cargados de leche que era para el bebé que dejaron allá y se la tomaban los hijos de los estancieros de acá) y le enseñó la delicadeza y el respeto por los demás . . . digo yo que a veces “intento tener una lectura critica sobre la realidad que me implica hacer juicios de valor. Entonces no solo leo la realidad, sino que anticipo o concluyo como debe ser y como fue. Para que cierre, claro.” ja ja ja ja ja

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s