Irlandeses.


Miré desde la cubierta del ferry de Dún Laoghaire y vi Irlanda.
La tierra era verde.
Y no me refiero a un único y vulgar verde; allí estaban todas sus tonalidades y variaciones. Incluso las sombras eran verdes y la luz que bailoteaba en el muelle de Dún Laoghaire y las caras de los aduaneros. Bajé y me interné en aquel verde, yo, un joven americano con poco más de treinta años que sufría dos clases distintas de depresión y cargaba con una máquina de escribir y poco más como equipaje…

…Pero de repente un relámpago, un trueno. El sol se escondió. El verde se desvaneció. Una cortina de lluvia cubrió el vasto cielo. Deconcertado sentí que mi sonrisa se desinflaab. Un canoso y mal afeitado oficial de aduanas me hizo señas.
– ¡Aquí! ¡Control de aduanas!
– ¿Adonde se ha ido? -grité – ¡El verde! ¿Si estaba aqui hace un momento! Ahora se ha…
– ¿Dice usted el verde?
El oficial consultó su relaoj.
– Volverá cuando salga el sol – dijo
– Y eso ¿cuando será?
El viejo hojeó una lista de aduanas.
– Bueno, no hay nada en los malditos boletines del gobierno que indique donde, cuando o si saldrá el sol en Irlanda. – hizo un ademán con la cabeza – Hay una iglesia en aquella dirección, pregunte allí.
– Me quedaré aquí seis meses. ¿Cree que…?
– ¿Si volverá a ver el sol y el verde?. Es posible. Aunque en el veintiocho  tuvimos doscientos días de lluvia. Fue el año en que produjimos más champiñones que niños.
– ¿Es eso cierto?
– No. Solo son rumores. Pero es todo lo que se necesita en Irlanda, alguien que escuche, alguien que hable y ¡ya está hecho!

ray bradbury (sombras verdes, ballena blanca… el libro que escribio sobre su experiencia irlandesa escribiendo el guion cinematografico de Moby Dick para John Huston)

 

 

las teorias conspirativas.


A Ricardo, que tiene flor de blog llamado Los huevos y las ideas, le encanta este post que voy a rebloguear. Cada vez que la paranoia empieza a hervir como leche a cien grados florecen como yuyos las teorias conspirativas.

Ricardo, en ese momento, siempre menta este viejo post del 2011. Yo ando corta de ideas (otras fiebres me aprisionan) y el post va como sirope al helado para esto de Nissman.

Copio y pego. El post es bueno, see pero mas bueno es tener amigos que te toman en serio!!!

la debilidad de las teorias conspirativas

¿como puede ser que tantos presidentes latinoamericanos tengan en tan breve lapso cancer?
Entre amigos, entenados y tambien contreras (?) con la risa de nervios del que supone que esta diciendo una pelotudez o la convicciòn del paranoico nato se esboza la hipotesis conspirativa del cancer de los presidentes.
Las teorias conspirativas tienen una debilidad. Suponen a un Otro omnipotente con el control de infinitas variables, en este caso tiempo, espacio, accesibilidad.
El Otro que hace posible la conspiraciòn es, por necesidad,  omnipotente, omnipresente y inodoro inoloro e insipido:
El que conspira (la organizacion secreta que conspira) tiene las propiedades que el creyente convencido le pone a Dios. En su plan no hay fisuras, ni filtraciones de información y todos sus agentes son eficientes.

Digo, en esta necesidad de lo humano de explicarlo todo, cuando algo no se puede explicar se acude a cosas tales como la ira de dios, o la justicia divina, o las teorias conspirativas.

Porque las personas inteligentes derrapan hacia la creencia en conspiraciones…es que ¡hay tantas cosas entre el cielo y la tierra! y la mas aberrante es el sinsentido. Somos buscadores de sentido y en ese sendero edificamos las religiones, la ciencia, el conocimiento todo: Tambien, cuando las cosas no cierran vamos al pensamiento magico. Y lo digo yo, que estoy anunciando el año del dragon y leo oraculos.

Cualquier cosa menos que la enfermedad te agarre por que si, que las desgracias advengan en el momento menos pensado, que el futuro y lo dado no esten bajo control de nada. De nada.

Que el azar trace una trama … Nosotros, los humanos queremos ver animales en el cielo y hicimos las constelaciones buscando toros y caballos, y serpientes. Nosotros que leemos mensajes en la borra del cafè, pequeños buscadores de sentido en los treboles de cuatro hojas, y en las palabras escuchadas al azar.

No creo que los presidentes latinoamericanos jodidos por el puto cancer hayan sido afectados por los malignos accionares de un Visir exitoso (y ponele CIA o lo que quieras)
creo que el mundo carece de sentido, y que al tratar de inventarselo nos olvidamos que la suerte es loca, al que le toca, le toca.

Y ademas,nunca vas a saber si te estas paranoiqueando, o si efectivamente, alguien te sigue.
Aflojà hermano. El Otro que supones tan omnipotente se orinaba en la cama.(buscando en internet un video sobre conspiraciones encontre esto que dice que los simpson son creaciones de un mason que quiere manejarnos la vida, jajajja

estupido y sensual flanders…. 

el debate de los tampones.


Gran impresion me agarrè cuando quise leer sobre la muerte de una chica trans ¿asi se dira para ser politicamente correcta? que se suicido, y parece que era muy talentosa y que ademas hacia perfomance con sangre simulando sangre menstrual.

Tambien otra performer trans se nombra a si misma Naty Menstrual. Lo menstrual interpela a las trans porque es lo que no les sera dado. Todo un tema, la ocultaciòn de los “periodos”, de Andres, el que viene una vez por mes. Sin embargo en la tele pasan cosas. Liquidos celestes que absorben toallitas limpias como una bandera recien estrenada.
Es sangre nomas, nada dramatico. Sangre y tejidos. Nada. Todo

Simplemente nos recuerda la mortalidad, que somos animales, que olemos, que parimos. Sangre nomas. Nosotros.

Dicen que somos agua, pero somos sangre.

Ahora hay todo un debate politico porque no hay tampones. No se pueden importar tampones? Bue. vivimos miles de años sin tampones, no sera para tanto. A mi me gustaria que se importe chocolate belga, que dicen que esta muy bueno.

Pero toda esta introducciòn delirante a la manera del nosoyloquedeberia era para hacerles conocer la existencia de un invento jipi que no use ni usaria tampoco porque es demasiado jipi y demasiado feminista para mi, y porque ademas soy una señora grande que ya no necesito tampones.
Para no tener a mis lectores en bruta ignorancia, he aqui la copa menstrual http://maggacup.com.ar/index.php ¿que si me gusta? No che, me parece un asquete!:

http://maggacup.com.ar/index.php

dupliquemos la apuesta


A Fernanda y a Gustavo les parecio extraordinariamente cruel el cuento anterior.
A mi tambien, pero no coincido que no hay reparaciòn . Por ahi no hay reparacion explicita pero el cuento exuda una culpa que se puede cortar con un cuchillo: Ya que estamos con cuentos crueles para el tag lo masculino enigmatico, el icono de los iconos.La carta al padre de Frank Kafka

Franz Kafka. “Carta al padre” (1919 – fragmento)

Querido padre:

No hace mucho me preguntaste por qué yo afirmaba que te temía. Como es habitual, no supe qué decir, en parte por ese miedo y en parte porque la fundamentación de ese temor necesita demasiados detalles como para que yo pueda exponerlos en una conversación. Aún ahora, mientras te escribo, sé que el resultado ha de ser imperfecto, porque el temor coarta y porque la dimensión del tema supera en gran medida mi memoria y mi entendimiento.
Para ti la cuestión fue siempre sencilla, tanto que te referías a ella delante de mí y sin que te inhibiera la presencia de otras personas. Según tu criterio, las cosas eran más o menos así: has trabajado duramente toda tu vida, te has sacrificado por tus hijos, en especial por mí; por eso mi vida fue tan “disipada” y tuve la libertad de estudiar lo que se me antojara; además, no tenía necesidad de preocuparme por mi subsistencia ni por cualquier otro problema; tú no exigías ninguna retribución a cambio por conoces “la gratitud de los hijos”, pero esperabas al menos un mínimo halago, alguna señal de reconocimiento. Pero ante tu presencia yo siempre me recluía en mi cuarto, entre libros, amigos absurdos e ideas extravagantes; jamás te hablé con franqueza, nunca te acompañé al templo ni te visité en el Fransensbad, nunca tuve interés por los problemas familiares y jamás me ocupé del negocio o de otros problemas tuyos, transferí la fábrica y luego te abandoné, fomenté los caprichos de Ottla y mientras soy incapaz de mover un solo dedo por ti (ni siquiera tuve la cortesía de comprarte una entrada para el teatro) lo sacrifico todo por los amigos.
Si sintetizas tu juicio acerca de mí, resulta que no me discriminas nada extremadamente malo o pecaminoso (salvo quizás mi último intento de matrimonio), pero sí frialdad, ingratitud, desinterés. Me lo recriminas como si la culpa fuera mía, como si yo hubiera podido cambiar el curso de las cosas con un leve viraje al timón, como si no tuvieras ninguna culpa, tan solo la de haber sido demasiado generoso conmigo.
Tu explicación habitual es correcta sólo en la medida en que también te considero libre de culpa en lo que respecta a nuestro alejamiento. Pero también yo soy totalmente inocente. Si pudiera lograr que al menos reconocieras esto, acaso fuera posible iniciar, no digo una nueva vida (para eso somos demasiado viejos), sino una época de mutua tolerancia, no cese sino más bien una mayor mesura en la expresión de tus constantes recriminaciones.
Es curioso, pero intuyo que tienes una pobre noción de lo que quiero decir. Hace poco me dijiste: “Yo te quise siempre, por más que en apariencia no haya sido como los oros padres; es que no soy un hipócrita como ellos.” Padre, nunca he dudado de tu bondad hacia mí, sin embargo considero que no es correcto lo que dices. Es cierto, no eres un hipócrita, pero sostener sólo por ese motivo que otros padres lo son, es mera porfía que no da lugar a debate alguno, o –y esto es lo que realmente sucede—se trata de la enmascarada expresión de que algo anda mal entre nosotros, situación que tú también la has provocado, aunque sin culpa. Si aceptas esto, entonces podemos estar de acuerdo.
No pretendo afirmar que gracias a tu influencia he llegado a ser lo que soy. Sería exagerado de mi parte (y yo tiendo a exagerar).
Es probable que aun habiendo crecido lejos de tu influjo, no hubiera sido lo que tú quieres. Me habría convertido tal vez en un hombre tímido, angustiado, vacilante, inquieto, no un Robert Kafka o un Kart Hermnann; pero sería con seguridad un hombre muy diferente del que soy ahora y es probable que nos hubiésemos llevado muy bien. Tu amistad me habría hecho feliz, y también habría sido dichoso si hubieras sido mi jefe, tío, mi abuelo, incluso (aunque en este caso con mayor reticencia) mi suegro. Pero justamente como padre eres demasiado fuerte para mí, en especial porque mis hermanos murieron jóvenes, las hermanas llegaron mucho tiempo después y yo tuve que soportar solo los primeros embates; era demasiado débil para eso.