Uncategorized

Sergio y los 6 meses de gracia en la grieta de la feria.

El sábado en mi barrio hay feria en la calle. Sergio vende achuras de chancho, corderos y pollos. Las viejas dicen que es como un cirujano, con velada lascivia, porque tiene todo muy limpio, refrigerado y es atento.

No me cae bien, porque me parece que es falsamente amable, y hay mucha fila que hacer, mientras se demora  pasandole recetas innecesarias a viejas que podrian ser su madre. Pero ayer no habia gente y eso que era  la ultima feria antes de la navidad. Un cordero entero, impensable al mediodia en el puesto de Sergio, me mira.
Adelante de mio un tipo de casi 50 comprando huevos.Nada mas. Jorge ha reconocido que “esta mal que le diga a los varones como cocinar un lechon a la parrilla, a los varones no les gusta que si no pregunten los avancen con indicaciones de como hacer”. La masculinidad y las destrezas en el asado deben tener una conexión interna.
Al final de la compra Sergio le dice al tipo de los huevos”bueno, que nos vaya bien a todos” en alusión a estos extraños momentos.
El jipi cincuentón, con colita,con look de delegado gremial de fabrica, o taller, le contesta: “a todos no, al 49%. Se va tipo y yo le pido una docena de huevos y tres lenguas de chancho para hacer a la vinagreta (el cordero te lo debo).
Sergio busca mi complicidad y me dice “yo pienso que nos tiene que ir bien a todos”. Con bronca, contesto, “a todos no nos puede ir bien al mismo tiempo, gobernar es ver a quien se favorece, si al que concentra capital o al trabajador”: Y agrego con estulticia, observando que por su medianía es (me juego uno) votante de Macri:¿ y la gente?
Desorientado dice “bajó un monton”:
Entonces lo miro con sonrisa de gato de cheshire, pero amargada, “vio, eso es lo que pasa cuando se le mete la mano en el bolsillo al trabajador, no tiene para consumir y eso que para las fiestas nosotros tiramos toda la carne al asador”.
Guardo mis huevos, asi como los guarda Sergio que masculla unas felices fiestas mecánicas y agrega “este va a tener que hacer algo en estos seis meses…” y me voy con mis lengua.
En seis meses, pienso, y me vuelvo a amargar.
Anuncios

Un comentario sobre “Sergio y los 6 meses de gracia en la grieta de la feria.

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s