Uncategorized

El viejo criado la arropa. Un texto de Nilda.

Y aproximadamente a las cinco y media, cuando empieza a clarear, el viejo criado le abre la puerta de la casa natal. Ha tenido que esperar que el alplax haga su tarea para llegar

Viene de haber desconocido todas y cada una de las categorías kantianas. Él aprovecha, va y hace pis -es ya mayor, la vejiga no es lo que era- y la acomoda entre las sabanas
Trata de entender que pasó esa noche por los restos: a veces ella fue feliz, parió hijos de alguno, o bailó con gracia de cubana, o se tomó todo. Otras veces es un despojo de carne rota por la Revolución (cualquier revolución, hasta puede haber cabalgado en la grupa de Atila) o claramente luchó con tigres.
El viejo criado la arropa con esa frazada de polar doble que compramos hace poco, le susurra que se duerma de una buena vez, te diría que la cuida como a un niña chica.
Antes se ocupó de ir arrancándole las pegas de la bruta noche. Enjuaga

sus lagañas, le borra lo pintado en la espalda, le cambia los interiores sangrados como una bandera que fue tomada por el enemigo.
Sabe que en la vigilia ella ha visto crecer el árbol, lo ha protegido del viento. Que ella le dio tiempo a la siembra para sacar cosecha. No le importa que a la noche la muy bandida ande de juerga y venga amanecida y borracha y hasta algunas veces venga literalmente muerta.
Ambos se acuestan, un rato mas. El viejo criado repasa los dolores de la artrosis, ella piensa se terminó una jornada.
Y así cada madrugada,cuando ella vence a los guerreros del insomnio y finalmente se entrega al dormir.

Anuncios

3 comentarios sobre “El viejo criado la arropa. Un texto de Nilda.

  1. seguirá,Nilda? Ella o el criado son reacios al idealismo categórico kantiano? ojo con “enjuaga” Daniel , el agrietado , no agriado

    El 31 de enero de 2016, 17:58, EL NO SOY LO QUE DEBERIA escribió:

    > sostienenilda posted: “Y aproximadamente a las cinco y media, cuando > empieza a clarear, el viejo criado le abre la puerta de la casa natal. Ha > tenido que esperar que el alplax haga su tarea para llegar Viene de haber > desconocido todas y cada una de las categorías kantianas. Él” >

  2. gracias por la corrección. A veces, cuando escribo algo, necesito desprenderme rápido de los textos, me agarra como una ansiedad de sacármelo de encima que me impide corregir los errores de tipeo, poner los acentos, cosas sencillas.
    El texto, aún en su torpeza, habla de ese momento de la madrugada, cuando chillan las calandrias y sabes que tenes que dormir un rato mas, que tenés que doblegar el impulso de levantarte y te dejas abrazar por la necesidad de dormir.
    Me parece que el viejo criado es el dormir mismo, o una duplicación de uno mismo. No lo se muy bien. En todo caso, no es una persona. Morfeo podría ser, tal vez.
    Eso estaría bien “entregarse en los brazos de Morfeo, (pero lo acabo de pensar, no estaba en la construcción del texto). Se que todas estas pavadas te interesan a vos, Daniel, porque también escribís, pero con la prudencia que te impide publicar tus cosas.
    Ella y el criado, ambos, al caer en el mar del dormir (ojala sea un dormir sin sueños) abandonan las categorías kantianas que ordenan el mundo, se hunden -después de piyar- en ese mar, que supongo, será parecido a la muerte indolora y justiciera, la muerte de quienes ya hicieron lo suficiente.

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s