casas calientes.

el primer recuerdo,  la cocina de mi madre, en rigor, la pileta de la cocina, cuando no era de acero inoxidable sino de granito blanco y ella me levantaba, calentaba agua y me bañaba allí. Era un primer piso de un ph donde vivía la familia extendida, abajo mis tíos y mi abuela, arriba, nosotros cuatro.

Después, hubo un baño con azulejos negros, que tornasolaban a violeta cuando caía una gota de agua: Madre ponía un tachito con alcohol de quemar y lo prendía. Era un peligro, se contaban historias de que en una mala maniobra de toallon, alguien podría haber tirado el tachito y el alcohol encendido derramarse en piso y tal vez quemarte. No se si eso calentaba, presumo que poco. Pero el olor del alcohol encendido era bastante horrible.

A medida que crecemos la casa también, y eramos mas presuntuosos : de movida todos en un cuarto y el baño de la abuela, pero la casa llegó a ser tan grande que hoy en día mis viejos tienen anulada la mitad. Las casas crecen y las familias se achican: es la ley de la vida.Con la buena se instaló un hogar con falsos leños y un mechero de gas. Los falsos leños eran de material refractario que al calentarse se ponía rojo y el “hogar” tenia piedras falsas por afuera. La falsedad era una característica de la clase medio baja en ascenso. Falsas plantas, falsos mármoles. Mis padres aun prenden ese hogar, que ventila hacia el pasillo (es un primer piso) pero  diferente que un tiro balanceado y cuando está muy cerrado te puede doler la cabeza. Mi madre tiene la sana costumbre de ventilar, entonces te abre todo para que corra el chiflete, y eso limpia de miasmas de cocina y también ventila el anhidrido carbonico que hace que alguna gente se suicide prendiendo autos en garages.No creo que alguien le pueda doler la cabeza con mi vieja ventilando.

Mi hermano no me deja mentir. Hubo bolsas de agua caliente, Pirex, gomosas y de un color rojo carne enferma,  pero sobre todo recuerdo los ladrillos. Mi padre fabricaba pizas y tenia un horno que encendia todas las tardes: allí calentaban unos ladrillos refractarios, pesados como las deudas impagas, y entonces, a la hora de dormir, los envolviamos en lana -algun pulover descartado- y lo poniamos en la cama, para calentarnos los pies . Presentaba el ladrillo la ventaja de no ser flojon como la bolsa y además que jamas podria volcarse el agua. (otra fuente de posibles desventuras)

En las piezas de adelante nunca hubo estufa, pero estaban construidas arriba del negocio con su horno  en planta baja, entonces la teoría determinaba que el calor subiría. No lo recuerdo.No por tener horno en planta baja teniamos ventiladores en el verano, pero si unas enormes ventanas sin rejas que yo abria en verano mientras miraba lo que hacian en la vereda los del club. Escuchaste? ventanas sin rejas y gente en las puertas. Otro tiempo.

Inclusive hoy, que tengo aire acondicionado frio calor en el dormitorio no lo prendo, taras que a una le quedan de la infancia. Me meto en la cama con un “matacristianos” y espero calentarla con mi cuerpo gordo, cosa que sucede bastante rapido. Un matacristianos legitimo era un edredon (?) una especie de acolchado casero que tenia adentro pedazos de frazadas viejas, tal vez comidas por las polillas. Lo llamamos matacristianos con Jorge (nos han regalado uno cuando nos casamos) porque eran muy pesados. Por supuesto el polar es liviano y abrigado pero eso no solo te calentaba sino que te pesaba arriba tuyo mucho y era una forma de calentarse o al menos eso yo creia. Hoy tengo un acolchado lindo y pesado. A Jorge le gusta que sea pesado, y no se muy bien porque.Si le preguntas, dirá que si es pesado calienta mas y no hay ley de la fisica que lo haga cambiar de idea.

En mi casa de casada, a los veinte, teniamos el baño afuera, y una pequeña estufa de cuarzo para el dormitorio.La usé especialmente porque mi hija mayor nació un junio frio como el frio que cuentan en una novela rusa. Durante unos cuantos años no me he bañado en esa casa mia en el crudo invierno, porque el calefon era electrico y hacia temblar la luz y me daba miedo. La cocina tambien daba al patio y se calentaba con las hornallas.

Despues tuve otro hijo, en verano y me mudé a otra (esta) casa. Fui poniendo estufas, primero en el living y luego en la pieza de los chicos, y despues un aire acondicionado en el dormitorio y en diciembre compre otros dos aires acondicionados que no llegué a colocar y tal vez ya no coloque, especialmente si las cosas no mejoran.

En esta casa supe de no tener frio en invierno, ni un poco. Me he quemado dos pilotos por venir de la calle y poner el traste al lado del tiro balanceado. A veces cuando hacia mucho frio disputabamos el banquito que hay delante de la estufa aunque los dos sillones muy comodos estuvieran ahi, vacios, llamandonos.

Por supuesto el agua caliente en la ducha y en la cocina y un horno panadero porque me gusta mucho cocinar. Cocino poco porque somos un matrimonio sin hijos en la casa y una de las estufas, esta siempre apagada, porque nadie duerme alli.
Me vinieron 2500 pesos de gas. Decidimos apagar la unica estufa en funcionamiento y tal vez no hacer comida que exija mucho tiempo de horno, como la fiesta de pizas que hice para el cumpleaños de mi compañero o el lechon al horno del dia del padre

La casa está fria. Metrogas dice que esta bien liquidado, aunque antes pagaba 400 y ahora 2500. En enargas no nos tomaron el reclamo porque segun ellos tambien esta bien liquidado. Mi resistencia es tener la casa fria.

Estos hijos de puta no me van a llevar puesta, aunque tenga que comprarme un brasero, una salamandra y  cocinar en el microondas todo: Pero el microondas se me cagó hace dos dias.

Si yo estoy así, me imagino como estarán los pobres de veras. Jodidos, mas que jodidos. La diferencia escencial que tener la  casa caliente es para los gobiernos populistas un derecho y para los gobiernos neoliberales un lujo.Si no los podes pagar, no los podes tener.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3 thoughts on “casas calientes.

  1. su nota me conmovió, por lo honesta, por lo similar con mi propia vida y actualidad y porque éstos hijosdeputa no nos van a sacar la alegría.

  2. Un periodista lobo de una señal de tono amarillo oficialista daba indicaciones a un entrevistado humilde que no podía pagar el gas cuando comenzaron los fríos intensos. Le aconsejaba sin inmutarse que vaya a una verdulería, solicite un cajón y se calefaccione y cocine con eso.
    Yo me pregunto: ¿Cuántos cajones tira una verdulería por semana? ¿Cuántos se necesitan por día para cocinar o calefaccionar una ambiente pequeño? ¿Cuántos vecinos tienen una estufa, cocina o salamandra o siquiera un brasero para quemar leña? Y talar árboles es delito, y la gente muere por aspirar monóxido, y la rep…
    Eso.

    Soyelyugo

  3. Y yo de esta casa recuerdo: el cantimpalo colgando de la llave del gas; los chocolates calientes en El Comedor Grande en los cumples; la hamaca en el fondo, abajo, saliendo de frente al baño y el lavadero; la abuela Dirce con el delantal que eterno sobre el baton dice: taza taza…y que Raúl tenía una habitación que parecía un barco (hecho todo x tu papá)… Y una especie de pasillo con un mueble biblioteca o escritorio, y en otra edad los mates en el living frente al hogar de leños refractarios…. Después de todo que linda y tibia era tu casa.

    Enviado desde mi iPhone

si un arbol cae en el bosque y nadie lo escucha no hay sonido.Comentame que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s