Uncategorized

cambios en la familia


No hay vez que cuando hablamos de cosas “ideológicas” no me enfrente mas o menos tibiamente con mi padre, que queda solo en una mesa de ocho, como Kung Fu el día de la madre.

Esta vez, la composición “normal” de la familia. Mi padre se la agarra con que si bien”en la cama hagan lo que quieran” está decididamente mal llamar “matrimonio” a algo que no sea nene le mete el pito en el agujerito a la nena.

Yo recordé a la Griselda Rosmery, que lloraba en primer año por ser hija de madre soltera, Me alegraría que ningun niño se avergüence de su familia, por mas peculiar que fuera.

Entonces reabro este blog, cerrado por mas de un mes, para cantar junto con mis lectores esta bonita canción

Anuncios