Acusticazo personal


un par de dias previo a mis vacaciones, quiero suspender posteado, comentarios e ainda mais.
Me llevo la laptop, pero solo para escribir la novela.
Me llevo bronceador y palita
Me llevo la idea de bajar el nivel de crispacion personal que me habita todo el año, de leer un par de libros de esos livianitos que se llevan en el bolso (nada de terminar el Ulises, señores)
De ver si me gusta la feijoada, de no hacerme problema por si estoy gorda, ni siquiera de si estoy bien depilada…
¿es que el ambiente no interactua con uno? Si es asi, por ahi puedo pasar de ser electronica a ser acustica, de ser  Hey Hey Ho a ser  Acquarella.
Me llevo la idea de pasarla bien con mi gente. Para no tener sintoma de abstinencia (se que es jodido cortar de golpe) ahora dejare de postear como una poseida, y de leer los blogs amigos.
Espero de mis frecuentadores que cuando esten aburridos y entren en esta pagina lean  mis cuentos que estan bajo el tag “cuentos de la otra” por que son   muchos y no se (de verdad) si hay alguno bueno (salvo La Perla del Atlantico, que para mi es bueno) o son redaccion tema la vaca.
Y a los chicos jovenes que vienen que escuchen si estan al pedo “El palacio del rocanrrol” que en general esta conformado por la musica setentosa mas setentosa que hay.
bueno, me encantaria recibir comentarios  o mail (nildalap@gmail.com) para que cuando vuelva de las vacaciones y pasar de acustica a electronica, saber de ustedes.

¿usted sabia señor que cuando los cines mueren les ponen lapidas?


La conoci llena de gente vestida de domingo, sin peruanos, ni chinos. Los inmigrantes eran otros entonces.
La conoci con las veredas llenas de gente, haciendo cola.Una cuadra de cola para ver Juan Moreyra, algo comun. Gente comprando chocolates en los kioskos. Sin negocios de ropa ni turistas brasileros. No habia mc.donald y yo iba a la Richmond a tomar un te completo y jugaba a que era rica.
La conoci de chica, frecuencia semanal,con mi familia. Cuando cumpli 15 fui a festejar mi primer año de novia con Jorge, viendo Love Storie y comiendo piza en los inmortales. En Lavalle, la calle de los cines.
No voy a decir que ahora es una calle lumpen o sin magia o berreta o una margot que se volvio esthercita.
No voy a decir que es fea, porque eso es un juicio de valor, y depende de mi estado de ànimo, de la humedad, de la coyuntura. Con tres millones de tipos que te dan papelitos (los agarro todos,los hago un bollo,pero no dejo de agarrarlos, es por el conchabo de los tipos y al final no cuesta nada) . Tarot, asado criollo, ropa de cuero, arreglo de celulares, todos papelitos que yo agarro sin chistar. Salvo el periodico de la Iglesia Universal por que soy buena pero que se vayan a la puta que los pario los pastores brasileros del olio de israel y el camino de sal y la concha de la lora.
La cuestion es que iba por Lavalle, del obelisco a san martin, caminando, agarrando papelitos, mirando ropa berreta y turistas  (advierto rencorosamente que las turistas angloparlantes son altas y flacas , ja) y cuando miro  para abajo¡vualá!, veo que en la vereda/calle (porque Lavalle es peatonal) donde en algun momento hubo un cine, se habia puesto una grandisima placa de marmol diciendo la fecha de nacimiento y de muerte del cine. Una lapida. Una lapida enorme en la vereda que recordaba  esos viejos nombres amados:  luxor, normandi, ambassador, monumental,  select lavalle,muchos, muchos otros: veredas llenas de lapidas de cines muertos. Y en algunos decia la palabra “autor”. Ojo, no decia “dueño”, sino autor. ¿Que es ser autor de un cine? ¿Es que acaso no  hay sino justicia en esa palabra porque un cine es como un cuento, como un sueño?:
Cines muertos. Cachos de mi vida. Ahi vi El Graduado, entrando sin haber cumplido los 18 en una reposicion, ahi  “Perdidos en la Noche” como 4 veces, por que tenia compulsion a verla. Alla a mi hermano le agarro un berrinche porque queria  ver El planeta de los Simios y mis viejos lo llevaron a ver Adios Mr. CHips.En ese cine, el monumental vi una de palito ortega Fiebre de Primavera, de una pension de estudiantes, porque el chocolatinero era del barrio y nos habia invitado a ir sin pagar y encima nos lleno de helados caros de cine, Laponia helado. Y tambien Mi primera Novia. Y en ese daban de la Mondo Cane y yo habia escuchado que era de sacrificios humanos. Y peliculas italianas y francesas a pasto. Las de Gasmann, por ej.  El cine se dividia en dos aguas:prohibidas y aptas.
Los cines muertos tienen lapidas de marmol en la vereda/calle de la peatonal Lavalle. Ud. tendria que verlo.
Este post es un ramo de flores  que me gustaria dejar arriba de las lapidas de los cines muertos de la calle Lavalle.

picnic extraterrestre. Un fragmento de un hermoso relato de ciencia ficcion


Hoy estaba mentando esta novela rusa, de los hermanos Strugatski, donde hay vacios,jaleas, pelusas, argollas y toda una serie de chatarra de otro planeta y merodeadores que van a la Zona a comprarla para venderla en el mercado negro y muerte y codicia y sexo y vodka y amor y odio.
No hubo tal “visitacion”, es que acaso todo fue una parada en el camino?
.La ambicion humana.
La vulnerabilidad de la vida.
las grandes preguntas en formato ciencia ficcion

Un picnic. Imagine un bosque, una pradera. Un coche sale de la ruta y se de él baja un
grupo de gente joven, con botellas, cestos de comida, radios a transistores y máquinas
fotográficas. Encienden fuego, arman carpas, ponen música. Por la mañana se
marchan. Los animales, los pájaros y los insectos que los han estado observando
horrorizados durante la larga noche vuelven a salir de sus escondrijos. ¿Y con qué se
encuentran? Nafta y aceite derramados en el pasto. Válvulas y filtros usados,
estropajos, bombitas quemadas y alguna llave inglesa que alguien olvidó. Manchas de
aceite en el estanque. Y también, por supuesto, las basuras de costumbre: corazones
de manzana, envolturas de caramelos, restos chamuscados de la hoguera, latas,
botellas, un pañuelo, una navaja, periódicos destrozados, monedas, flores marchitas
recogidas en otra pradera.
– Ya entiendo; un picnic junto al camino.

verano porteño


http://www.goear.com/files/external.swf?file=8efce5e

que es el verano en buenos aires. Es el subte enconado con uno, encoñado con uno. Constitucion y el puente que anuncia que la estacion esta ahi nomas, con sus miserias y caminar para el parque lezama y ver el bar britanico y las torres de la iglesia griega. Cruzar la avenida que resuma calor, como un humo, la ropa pegada, bajar bajar bajar hacia la costanera. Hacer de cuenta que puerto madero no esta ahi. y ver el rio, marron, con olas, verlo aunque ya no este o tal vez buscarlo. y mirarlo, hasta pulverizarse los ojos.

Un cuento de la otra. Ambulancia pintada de verde


Nota de la productora del blog: Uno lee Bukowsky y se pone a escribir de borrachos, es asi. En estos dias de vacaciones me mire 30 capitulos casi al hilo de six feet under, la serie de los obitos. Entonces destapo mi lapicera bic azul y me salen muertos de la punta. Tendria que esta viendo una retrospectiva de Happy Days, y podria hacer bellos cuentos escribiria sobre looser principes azules, tipos como el Fonzi,el gran arthur fonzarelli ,para mi bien..

Ambulancia pintada de verde.

Estoy perdida en esta calle. Todo era familiar, hasta que empecé a desconocer los frentes. Y el barrio me se deslizo hacia una ciudad ajena, donde tuve la iluminación de saber que algo no cerraba, que cada uno de esos portales cerrados eran una falsa entrada: una vez franqueados, estás frente a la verdadera puerta de ingreso al terreno de la muerte. Nada de luz blanca al final del tunel, nada de familiares agarrandote de la mano.
Pasas el falso portal y entras a una cripta, un mausoleo, una tumba, a una casa de morirse, con esos desagradables manteles  calados y bordados que alguna vez fueron blancos y almidonados, pero que en su misma blancura avisan de la amarillez que guardan en si, doblados en la punta, manteles de altares de muertos, hechos por bordadoras domiciliarias de la epoca en que las mujeres trabajaban en costura y llevaban “para entregar” grandes paquetes envueltos en papel madera. Solo vez casas de muertos en cementerios vacíos como este barrio, todo gris, como la piedra gris de las edificaciones del cementerio de Avellaneda.
En el aire tormentoso hay olor a calas.
A flores de muerto,  claveles, por ejemplo. Las flores de muerto tapan y duplican el olor de la muerte tapado con formol y líquidos aceitosos y yo perdida en esta calle. Preguntaría a alguien como volver pero no se donde volver, los números de colectivos me son ajenos, las  cabeceras son sitios improbables,( nunca escuche hablar de Parada Estornino, de Estación Belleneuve).
Quiero volver, como Gardel.
Camino y me miro los pies y no son los míos, juro que no lo son. Me hacen caminar pero esos no son mis pies, no conozco las sandalias franciscanas de cuerina que tengo puestas. Jamás me hubiera calzado algo semejante. Acudo al viejo truco de abrir la boca y escuchar mi voz para tranquilizarme, cantarme algo en voz baja, algo familiar, para saber que yo estoy ahí, (es un truco que fue eficaz en mi tiempo de la fiebre del insomnio, me cantaba Faro de los Ahogados, la de Paralamas, y me dormia) pero me sale un graznido de pájaro, agudo, punzante.

Tengo puesto un delantal de vieja, gris, con dos grandes bolsillos. Meto la mano en uno y hay un mendrugo de pan. Yo jamás hubiera dicho mendrugo si no tuviera la mente tomada. Hubiera dicho un cacho, un pedazo, jamás un mendrugo, palabra que solo debo haber leído alguna vez en alguna mala traducción de la editorial Thor, jamás  humano alguno pronuncio en la tierra mía la palabra mendrugo.

Y entonces solo me resta quedarme quieta y llorar acá, la gente se acerca, la gente que sale toda junta de las criptas se me acerca, habla en un idioma que no entiendo, me suben a este artefacto que remeda a una ambulancia, esto debe ser una ambulancia, pero es verde, tiene una cosa roja que da vuelta, y mientras suben a la vieja de delantal, que piensa mis pensamientos y grazna como un pájaro agarrada a un mendrugo de pan, yo sin cuerpo, quedo perdida para siempre siendo solo nada, sin voz.
Sin vos.