EN CASO DE ZAFARRANCHO


Me mandaron, junto con bendiciones, y memes varios y cosas que no se pueden abrir en el celular este que tengo -porque es lento – un texto que me encantó. Como encantan los encantadores de serpientes, hipnoticamente.

Se lo adjudicaban a Paco Urondo, pero es de una persona que nunca escuché nombrar, pero que escribe muy bello: Alejandro Robino.

Lo comparto con uds. para darle bienvenida al 2017, porque si que fue un zafarrancho este 2016 y necesitamos instrucciones para capear el mal tiempo.
Mi amor para mis lectores, nunca menos

“INSTRUCCIONES PARA CAPEAR EL MAL TIEMPO”

“En primer lugar –nos recomienda-, no se desespere y en caso de zafarrancho no siga las reglas que el huracán querrá imponerle. Refúgiese en la casa y asegure los postigos una vez que todos los suyos estén a salvo.

Comparta el mate y la charla con los compañeros, los besos furtivos y las noches clandestinas, con quien le asegure ternura.

No deje que la estupidez se imponga. Defiéndase. A la estética, ética.

Esté siempre atento. No les bastará empobrecerlo y lo querrán someter con su propia tristeza.

Ríase estentóreamente. Mófese: la derecha está mal cogida.

Será imprescindible cenar juntos cada día hasta que la tormenta pase.

Son cosas simples, sencillas, pero no por ello, menos eficaces.

Diga hacia el costado buen día, por favor y gracias. Y la concha de tu madre cuando lo soliciten desde arriba. Tírele con lo que tenga, pero nunca solo.

Ellos saben cómo emboscarlo en la desprevenida soledad de una tarde.

Recuerde que los artistas serán siempre nuestros. Y el olvido

será feroz con la comparsa de impostores que los acompaña.

Todo va a estar bien si me hace caso. Sobreviviremos nuevamente,

estamos curtidos. Cuidemos a los pibes que querrán podarlos.

Solo es menester bien pertrecharse y no escatimarnos amabilidades.

Deberemos dejar a mano los poemas indispensables, el vino tinto y la guitarra.

Sonreírles a nuestros viejos como vacuna contra la angustia diaria.

Ser piadosos con los amigos.  No confundir a los ingenuos con los traidores.

Y aún con estos, tener el perdón fácil para cuando vuelvan con las ilusiones forreadas.

Aquí nadie sobra. Y eso sí, ser perseverantes y tenaces, escribir religiosamente todos los días, todas las tardes, todas las noches. Aún sostenidos en terquedades si la fe se desmorona. En eso, no habrá tregua para nadie.

La poesía les duele a estos hijos de puta.

 

 

las cosas que me hace la reina.


Soy mina de los 70. Si en verdad uno pertenece a la época donde patinó de la adolescencia a la adultez (esa zona rara entre los 15 y los 25, donde la propia existencia es lo mas importante en el cosmos, y se tiene que saber que se piensa y para que mierda de lado uno irá, aunque después, como si tuvieras un gps, podes plantear otros caminos) , yo soy de los setenta.
En los 80 fui a la facultad, militaba y tenia hijos: No es que estuviera precisamente en un frasco, pero la música me pasaba por un costado: Ya no compraba revistas de rock. Compraba libros de psicoanálisis y fotocopias de filosofía. O de psicoanálisis, porque nunca se pueden comprar todos los libros. Esos, los comprados, siguen en casa. Las fotocopias las tiré  a la mierda. Si todavía no tiraste las fotocopias de tu carrera de grado sos demasiado joven para entender de que te hablo.

En ese contexto de los 80 vino Queen .Exactamente en 1981. Todavía la dictadura puta, todavia yo trabajaba de dactilografa por agencia, todavía no era psicóloga.

Pero no fui. Fue furor. EL recital fue un maravilloso, la gente cantaba las canciones, se veía venir el fin de todo: Aun antes de Malvinas. Copio y pego, del sitio La viola

 

Un año antes de la Guerra de Malvinas visitaba el país una de las bandas más relevantes de la historia del rock mundial. El encuentro con el gobierno de facto quedó documentado en una fotografía en la que puede verse al General Eduardo Viola, a cargo del ejecutivo en ese entonces, junto a los músicos y su mánager.

Queen aterrizaba en su mejor momento artístico, el recuerdo de la visita de los músicos quedó plasmado en “Days of our lives” el último documental oficial de la banda lanzado por la BBC.

[

En la segunda parte de la producción, los Queen relatan cómo fue la negociación con integrantes de la junta militar para realizar la gira. “Descubrimos que éramos muy famosos en Argentina y Brasil. Nos decían que podíamos tocar en estadios de fútbol allí.”, cuenta el guitarrista Brian May.

Cómo podemos permitir 50 mil jóvenes en un estadio si no podemos controlarlos”, recuerda las palabras de Viola el mánager Jim Beach. “¿Qué sucedería si alguien grita ‘Viva Perón’ en la mitad del concierto y estalla una revuelta?”, dice que se preguntaba el militar.

Se cuenta que Queen llegó a los oídos de Viola por recomendación de su hijo, y la relación de la Junta Militar con el empresario de espectáculos Alfedro Capalbo fue la que posibilitó la reunión.

”Capalbo, estaba notoriamente vinculado a las fuerzas armadas y de seguridad, lo que les permitió tener algunas ventajas como el ingreso de gran cantidad de explosivos utilizados para los shows”, recuerda Juan Cibeira, periodista que cubrió la gira de la banda para la revista Pelo. “Según tengo entendido, la reunión se concretó en Olivos y no pasó de las formalidades habituales. Queen nunca prestó atención al tema de los gobiernos no democráticos”, agrega el periodista.

“Si tuviésemos que estar de acuerdo con todos los políticos de los países para tocar, no podríamos tocar en ninguno”, reflexionaba sobre la posición de la banda Brian May.  La prensa norteamericana y Europea fue muy crítica por ser la única banda extranjera que realizó un show durante el Apartheid africano.

“Cuando llegamos a Buenos Aires, mientras bajábamos los equipos podíamos ver casquillos de balas, y pensábamos ‘realmente estamos en un lugar diferente‘ ”,  recordaba el road manager de la gira, Peter Hince.  En el documental, Hince también menciona a un guardaespaldas que el gobierno designó para la custodia de Freddie Mercury: “Su principal recomendación es que había matado a 212 personas”.

queen2.jpg

Los movimientos eran aterradores. Tipos en grandes Jeeps moviendo sus armas para que los coches que venían de frente se corrieran. Cuando vimos lo que estaban viviendo se nos pusieron los pelos de punta”, es el recuerdo del baterista de la banda Roger Taylor sobre el paisaje urbano de Buenos Aires en febrero de 1981.

 

y por que yo estoy hablando de Queen? Porque la reina me hace cosas en la vida. A raíz de la muerte de George Michael, estuve buscando que canciones de él me reverberan en el alma. Y di con un video del recital de homenaje a Mercury. Y me agarraron ganas de escuchar los originales, de escuchar nuevamente a Mercury.

Estaba jorge dando vueltas por acá y lo llamé y vimos juntos tres o cuatro videos, absolutamente fascinados por la reina, como si escucharamos esa energia por primera vez, como si no la hubiéramos escuchado como fondo de infinitas cosas en la tele, en el futbol infantil, en todos lados.

Temazos, dijimos coincidiendo, sin poder salir del efecto hipnótico de esas viejas canciones. Jorge, le digo, ya sabes que Queen me hace efecto.
¿cual? Me da ganas de limpiar la casa. El se ríe. sabe que la limpieza de la casa nunca me convoca (aunque siempre digo que soy yo la que bien o mal la limpia y esto no es un chiquero)
me da, como decirlo, un touch de energía extra.Un nariguetazo de música donde aspiro la blanca cocaina del sonido que hace cosas.
Nadie como queen para darle energía a esta achatada alma mía.

ellos se van y nos dejan la música. Benditos.

 

acerca de Horace and Pete.


ya se sabe, hay gente que usa la pc para jugar juegos on line por plata, o cosas como el Klondike o vaya a saber que juegos (porque jamas jugué juegos virtuales) Otros para sacarse selfies y ponerlas una tras otra en el fb. Tengo fb y lo uso para hablar mal de Macri y para ver fotos de mi nieta (y otras cosas “no sustantivas”). Pero no es para eso que tengo la pc conectada a internet.

Yo tengo mi blog, soy muy del twitter, leo revistas virtuales y especialmente en el verano (no tiene explicación) veo series. Antes las veía en la tele, pero no aguanto aguantarme una semana para ver otro capitulo y ademas estoy en la pc y casi no uso la tele.
La cuestión es que hace unos veranos me vi varias temporadas de Six Fit Under y cada temporada veo algo, generalmente viejo, generalmente muy comentado: Hace un par de meses vi Stranger Thing, y la adoré, literalmente, era lo mas Stephen King (aunque no era un guion sobre un libro de King) que había visto: Incluso mas que Carrie.

Pero quería hablar de Horace and Pete. Hay un cómico,  un tipo que hace stand up, que se llama Louis CK. En otros atracones de serie había visto su sitcom, donde hace de un tipo que hace stand up y se llama Louis CK. El tipo es un genio. No habla demasiado, no gesticula demasiado, no se hace -definitivamente- el cómico. Pero tiene unos guiones donde te mete el cuchillo en el hueso y retuerce. Y ahi sangra. Tiene la precisión de un asesino serial.  Este Louis CK agarró grandísimos actores (Alan Alda, de una serie de hace 30 años, que veía acostada en mi cama, mientras amamantaba a mi pequeña hija, MASH, que trataba de Vietnam., y también Steve Buscemi, actorazo de Tarantino, y Jessica Lange y Edie Falco (que es la enfermera drogadicta de otra serie que amaba, Nurse Jackie) y otro nenes similares e hizo esta serie de 10 capítulos en el 2016, donde se habla de Trump (que todavía no había ganado, como el payaso peligroso que es) de la violencia familiar en la generación anterior (o tal vez la mia, no quiero ni pensarlo) de la transexualidad, del cáncer, de la vida, del alcohol, de la segregación racial, de las imposibles relaciones entre padres e hijos,  de las relaciones complicadas en parejas,la violencia sobre las mujeres,  puf, de todo lo que merece ser contado. No es graciosa, sino mas bien tragica, con esa manera trágica del teatro.Muchos de los personajes son una mierda de tipos, unos tipos con los que no me sentaría a tomar un trago jamas. Touchee para el sorete que hace Alan Alda, por ej.  Los escenarios son basicamente un bar, una departamento arriba del bar, y poco mas, dos o tres mas. Los seres humanos seguimos contandonos historias, como cuando estábamos alrededor del fuego. Ahora yo, lo hago sola, frente a mi pc, pero te llamo a vos, lector del blog para que vengas a la ronda y te cuento.

En wikipedia cuentan de su forma de comercialización asombrosa, para suscriptores, nomas y que se preparó sin propaganda previa… como un secreto.

Horace & Pete10 capitulos, no mas. Y no puede seguir otra temporada, porque… bueno, no te voy a espoilear. Pero si el blog es servicio mirate on line Horace and Pete. Yo lo mire casi todo en series pepito (que nombre horrible) Resultado de imagen para horace and pete final

y despues contame. Pero contame eh?

ah, la música es de un pibito que no sabe nada de melodías, Paul Simon, el de Simon and Garfunkel ¿queres mas?

 

asociación


vi esta imagen y la asocie, inmediatamente con este poema, que ya esta en el blog, seguramente, que conocí por tener blog, seguramente.

El Otro

Por Roberto Fernández Retamar

Nosotros, los sobrevivientes,
¿A quiénes debemos la sobrevida?
¿Quién se murió por mí en la ergástula,
Quién recibió la bala mía,
La para mí, en su corazón?
¿Sobre qué muerto estoy yo vivo,
Sus huesos quedando en los míos,
Los ojos que le arrancaron, viendo
Por la mirada de mi cara,
Y la mano que no es su mano,
Que no es ya tampoco la mía,
Escribiendo palabras rotas
Donde él no está, en la sobrevida?

1 de Enero de 1959

czl9doxveaa_kl3

crónicas de calabaza. La despedida a Cristina.


Lo escribí hace un año. Cada dia la quiero mas.

SOY LO QUE DEBERIA

Siempre dije que no soy tannnnn kirchnerista. Tengo unos asuntos con kirchneristas. Una vez, hace unos años, publiqué en un blog amigo Elojocondientes,  una crónica sobre el plan fines 2. Era una crítica desde adentro, porque yo era directora de un secundario de adultos y tenía 50 sedes de fines a mi cargo. El plan (o su implementación) era la nada misma en cuanto a calidad,  y una ofensa al tipo que creía que recibirse en el Fines era tener una secundaria. Me llamaron la atención de la inspección de adultos,  porque la gente del ministerio de desarrollo de nación que operaba en mi municipio estaba muy desagradada por la cosa. Yo borré el post y me decidí  a que entre esos tipos(muy kirchneristas) y yo había algo personal.

Luego, trabajando en salud, a un Secretario del sector, se le ocurrio que podía poner un servicio fines en el espacio…

Ver la entrada original 1.338 palabras más

lo revulsivo de que haya derechos humanos


Leo que hoy es el día de los derechos humanos. Me lo avisa tw. Yo (un poco pomposamente) siempre dije que “militaba eso”. Un poco tal vez, pero, en el fondo es verdad.
Escribo en facebook

los derechos humanos son para todos: Eso es lo revulsivo. No soy para gente como uno. Son para el chorro, sep, tambien, son para el inmigrante ilegal, para el pibe de 14 que tiene un hijo que no buscó, para el que vive en el fondo, para el que asesinó a un vecino por una discusión estupida, para el que vive en un país de Africa cuyo nombre no escuchaste nunca, son para todos y todos somos todos, incluso para el paquero que te cruzaste en Parque de los Patricios y no va a llegar a viejo: Los que nos gustan y los que no nos gustan, los que se pagan lo que comen y los que comen lo que nos sobra, para los probos y los pecadores. Querer derechos humanos para los que se nos parecen es no entender de que se trata: esos derechos humanos los quieren hasta los de la derecha mas recalcitrante.
Pero como ¿esa negrada tiene los mismos derechos que yo?
si, hermanito: de eso se trata
De que la dignidad de haber nacido humano te asegura, no importa tu condición, algunas cosas.

Resultado de imagen Me acuerdo de esta campaña. Era en la dictadura, el gobierno militar nos hacía cómplice de sus chanchadas de muerte regalando estas calcomanías mientras en las mazmorras de los centros de detención morían guerrilleros y perejiles por partida doble sin juicio ni dignidad.

Incluso los guerrilleros que mataban perejiles tenían derechos humanos y los argentinos estamos siempre un poco confundidos y en ese entonces mas. Pero ahora tambien hay confundidos. ¿esa negra choriplanera puede acceder a una jubilación, si yo siempre aporté? ¿para eso aporté? Bueno, evadi, porque el gobierno te saca todo.
La incoherencia es nuestra marca. Pero los derechos humanos vienen a poner las cosas en orden.  Son muchos y ademas ni siquiera alcanzan y para peor son mas violados que puber en medio de la guerra .

No se porque, o tal vez si, me da ganas de colgar Hay Cadaveres, de Perlongher, Acá está.

Bajo las matas
En los pajonales
Sobre los puentes
En los canales
Hay Cadáveres

En la trilla de un tren que nunca se detiene
En la estela de un barco que naufraga
En una olilla, que se desvanece
En los muelles los apeaderos los trampolines los malecones
Hay Cadáveres

En las redes de los pescadores
En el tropiezo de los cangrejales
En la del pelo que se toma
Con un prendedorcito descolgado
Hay Cadáveres

En lo preciso de esta ausencia
En lo que raya esa palabra
En su divina presencia
Comandante, en su raya
Hay Cadáveres

En las mangas acaloradas de la mujer del pasaporte que se arroja por la
ventana del barquillo con bebito a cuestas
En el barquillero que se obliga a hacer garrapiñada
En el garrapiñero que se empana
En la pana, en la paja, ahí
Hay Cadáveres

Precisamente ahí, y en esa richa
de la que deshilacha, y
en ese soslayo de la que no conviene que se diga, y
en el desdén de la que no se diga que no piensa, acaso
en la que no se dice que se sepa…
Hay Cadáveres

Empero, en la lingüita de ese zapato que se lía, disimuladamente, al
espejuelo, en la
correíta de esa hebilla que se corre, sin querer, en el techo, patas arriba
de ese monedero que se deshincha, como un buhón, y, sin embargo, en
esa c… que, cómo se escribía? c… de qué?, más,
Con Todo
Sobretodo
Hay Cadáveres

En el tepado de la que se despelmaza, febrilmente, en la menea de la que
se lagarta en esa yedra, inerme en el despanzurrar de la que no se abriga,
apenas, sino con un saquito, y en potiche de saquitos, y figurines
anteriores, modas pasadas como mejas muertas de las que
Hay Cadáveres

Se ven, se los despanza divisantes flotando en el pantano: en la colilla
de los pantalones que se enchastran, símilmente; en el ribete de la cola
del tapado de seda de la novia, que no
se casa
porque su novio ha………………..!
Hay Cadáveres

En ese golpe bajo, en la bajez
de esa mofleta, en el disfraz
ambiguo de ese buitre, la zeta de
esas azaleas, encendidas, en esa obscuridad
Hay Cadáveres

Está lleno: en los frasquitos de leche de chancho con que las
campesinas
agasajan sus fiolos, en los
fiordos de las portuarias y marítimas que se dejan amanecer, como
a escondidas, con la bombacha llena; en la humedad de esas bolsitas,
bolas, que se apisonan al movimiento de
de los de
Hay Cadáveres

Parece remanido: en la manea
de esos gauchos, en el pelaje de
esa tropa alzada, en los cañaverales (paja brava), en el botijo
de ese gaucho, el olor a matorra de ese juiz
Hay Cadáveres

Ay, en el quejido de esa corista que vendía ‘estrellas federales’
Uy, en el pateo de esa arpista que cogía pequeños perros invertidos,
Uau, en el peer de esa carrera cuando rumbea la cascada, con una botella
de whisky ‘Russo’ llena de vidrio en los breteles, en
ésos, tan delgados,
Hay Cadáveres

En la finura de la modistilla que atara cintas de un buraco hubiere
En la delicadeza de las manos que la manicura que electriza
las uñas salitrosas, en las mismas
cutículas que ella abre, como en una toilette;
en el tocador, tan …indeciso…, que
clava preciosamente los alfiles, en las caderas de la Reina y en los
cuadernillos de la princesa, que en el sonido de una realeza que se
derrumba, oui
Hay Cadáveres

Yes, en el estuche de alcanfor del pecho de esa
¡bonita profesora!
Ecco, en los tizones con que esa ¡bonita pro /> Verrufas, alforranas (de teflón). macanos muermos: cuando sin… acribi-
lla, acrisola, ángeles minados de peces espadas, millas acneicas, o sólo
adolescentes, doloridas del dedo de un puntapié en las várices, torreja
de ubre, percal crispado, romo clít…
Hay Cadáveres

En el país donde se juega el molinero
En el estado donde el carnicero vende sus lomos, al contado, y donde
todas las Ocupaciones tienen nombre…
En las regiones donde una piruja voltea su zorrito de banlon, la hueles
desde lejos, desde antaño
Hay Cadáveres

En la provincia donde no se dice la verdad
En los locales donde no se cuenta una mentira
—Esto no sale de acá—
En los meaderos de borrachos donde aparece una pústula roja en la
bragueta del que orina —esto no va a parar aquí—, contra los
azulejos, en el vano, de la 14 o de la 15, Corrientes y Esmeraldas,
Hay Cadáveres

Y se convierte inmediatamente en La Cautiva,
los caciques le hacen un enema,
le abren el c… para sacarle el chico,
el marido se queda con la nena,
pero ella consigue conservar un escapulario con una foto borroneada,
de un camarín donde…
Hay Cadáveres

Donde él la traicionó, donde la quiso convencer que ella era una oveja
hecha rabona, donde la perra
la cagó, donde la puerca
dejó caer por la puntilla de boquilla almibarada unos pelillos almizclados,
lo sedujo,
Hay Cadáveres

Donde ella eyaculó, la bombachita toda blanda, como sobre
un bombachón de muñequera, como en
cáliz borboteante —los retazos
de argolla flotaban en la ‘Solución Humectante’ (método agua
por agua),
ella se lo tenía que contar:
Hay Cadáveres

El feto, criándose en un arroyuelo ratonil,
La abuela, afeitándose en un bols de lavandina,
La suegra, jalándose unas pepitas de sarmiento,
La tía, volviéndose loca por unos peines encurvados:
Hay Cadáveres

La familia, hurgándolo en los repliegues de las sábanas
La amiga, cosiendo sin parar el desgarrón de una ‘calada’
El gil, chupándose una yuta por unos papelitos desleídos
Un chongo, cuando intentaba introducirla por el caño de escape
de una Kombi,
Hay Cadáveres

La despeinada, cuyo rodete se ha raído
por culpa de tanto ‘rayito de sol’, tanto ‘clarito’;
La martinera, cuyo corazón prefirió no saberlo;
La desposeída, que se enganchó los dientes al intentar huir de
un taxi;
La que deseó, detrás de una mantilla untuosa, desdentarse para no ver lo que veía:
Hay Cadáveres

La matrona casada, que le hizo el favor a la muchacha pasándole un
buen punto;
la tejedora que no cánsase, que se cansó buscando el punto bien
discreto que no mostrara nada
—y al mismo tiempo diera a entender lo que pasase—; la dueña de la fábrica, que vio las venas de sus obreras urdirse táctilmente en los telares —y daba esa textura acompasada… lila…
La lianera, que procuró enroscarse en los hilambres, las púas
Hay Cadáveres

La que hace años que no ve una pija
La que se la imagina, como aterciopelada, en un cuna (o cuña)
Beba, que se escapó con su marido, ya impotente, a una quinta
donde los
vigilaban, con un naso, o con un martillito, en las rodillas, le tomaron
los pezones, con una tenacilla (Beba era tan bonita como una profeso-
ra…)
Hay Cadáveres

Era ver contra toda evidencia
Era callar contra todo silencio
Era manifestar contra todo acto
Contra toda lambida era chupar
Hay Cadáveres

Era: ‘No le digas que lo viste conmigo porque capaz que se dan
cuenta’
O- ‘No le vayas a contar que los vimos porque a ver si se lo toma
a pecho’
Acaso: ‘No te conviene que lo sepa porque te amputan una teta’
Aún: ‘Hoy asaltaron a una vaca’
‘Cuando lo veas hace de cuenta que no te diste cuenta de nada
…y listo’
Hay Cadáveres

Como una muletilla se le enchufaba en el pezcuello
Como una frase hecha le atornillaba los corsets, las fajas
Como un titilar olvidadizo, eran como resplandores de mangrullo,
como una corbata se avizora, pinche de plata, así
Hay Cadáveres

En el campo
En el campo
En la casa
En la Caza
Ahí
Hay Cadáveres

En el decaer de esta escritura
En el borroneo de esas inscripciones
En el difuminar de estas leyendas
En las conversaciones de lesbianas que se muestran la marca de
la liga,
En ese puño elástico,
Hay Cadáveres

Decir ‘en’ no es una maravilla?
Una pretensión de centramiento′?
Un centramiento de lo céntrico, cuyo forward
muere al amanecer, y descompuesto de
El Túnel
Hay Cadáveres

Un área donde principales fosas?
Un loro donde aristas enjauladas?
Un pabellón de lolas pajareras?
Una pepa, trincada, en el cubismo
de superficie frívola…?
Hay Cadáveres

Yo no te lo quería comentar, Fernando, pero esa vez que me mandaste
a la oficina, a hacer los trámites, cuando yo cruzaba la calle, una
viejita se cayó, por una biela, y los carruajes que pasaban, con esos
crepés tan anticuados (ya preciso, te dije, de otro pantalón blanco),
vos crees que se iban a detener, Fernando? Imagina…
Hay Cadáveres

Estamos hartas de esta reiteración, y llenas
de esta reiteración estamos.
Las damiselas italianas
pierden la tapita del Luis XV en La Boca!
Las ‘modelos’ del partido polaco—
no encuentran los botones (el escote cerraba por atrás) en
La Matanza!
Cholas baratas y envidiosas —cuya catinga no compite— en
Quilines!
Monas muy guapas en los corsos de Avellaneda! Barracas!
Hay Cadáveres

Ay, no le digas nada a doña Marta, ella le cuenta al nieto que es colimba!
Y si se entera Misia Amalia, que tiene un novio federal!
Y la que paya, si callase!
La que bordona, arpona!
Ni a la vitrolera, que es botona!
Ni al lustrabotas, cachafaz!
Ni a la que hace el género ‘volante’!
NI
Hay Cadáveres

Féretros alegóricos!
Sótanos metafóricos!
Pocillos metonímicos!
Ex-plícito!
Hay Cadáveres

Ejercicios
Campañas
Consorcios
Condominios
Contractus
Hay Cadáveres

Yermos o Luengos
Pozzis o Westerleys
Rouges o Sombras
Tablas o Pliegues
Hay Cadáveres

—Todo esto no viene así nomás
—Por qué no?
—No me digas que los vas a contar
—No te parece?
—Cuándo te recibiste?
—Militaba?
—Hay Cadáveres?

Saliste Sola
Con el Fresquito de la Noche
Cuando te Sorprendieron los Relámpagos
No Llevaste un Saquito
Y
Hay Cadáveres

Se entiende? Estaba claro?
No era un poco demás para la época?
Las uñas azuladas?
Hay Cadáveres

Yo soy aquél que ayer nomás…
Ella es la que…
Veíase el arpa…
En alfombrada sala…
Villegas o
Hay Cadáveres

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

No hay nadie? pregunta la mujer del Paraguay.
Respuesta: No hay Cadáveres.