Uncategorized

que trata acerca de lo que sería la felicidad


images (1)Ya escribì sobre el deseo, cuando hablè de los tres imposibles freudianos: educar, gobernar y analizar aqui. Y hablè del otro imposible, èste cercado por Lacan: el imposible de hacer desear. Nadie te puede hacer desear: eso està en vos. Asistimos a un tiempo de gran  oferta de objetos para  consumir, pero de poco deseo legitimo. Se trata aqui de otra cosa: de lo mas impensado

Ayer, en el blog http://planetafreud.wordpress.com/ encontre un texto de Carolina Rovere, docente de la Universidad de Rosario(¿sera la hija del sanitarista Mario Rovere?, yo fui su alumna y estoy orgullosa de eso) quien explica las posibilidades de aparición del deseo, en el sentido psicoanalitico.

Si bien es imposible hacer desear,  el texto que encontrè ronda acerca de aquello que significa responsabilizarse del propio deseo, que nunca -como el texto bien lo enuncia- no es hacer lo que a uno se le canta, si no mas bien hacer lo necesario

 Por Carolina Rovere *

Los psicoanalistas que seguimos a Freud y Lacan hablamos todo el tiempo del deseo, pero muchas veces se malentiende su estatuto porque se confunde deseo con comodidad. El deseo no significa hacer lo que uno tiene ganas, o como se dice vulgarmente “lo que a uno se le canta”, sino más bien hacer acorde a lo que nos hace falta.

(…)Y aquí radica toda la tragicomedia de los seres humanos, ya que se sufre de insatisfacción o de imposibilidad, dos modos neuróticos de gozar de la privación, al no permitirnos acceder a lo que realmente queremos.  Así se retrocede o se cancela la búsqueda en pos de los mejores argumentos.

El deseo cuesta y muchas veces es caro porque se requiere de un trabajo de decisión y valentía para asumirlo y hacerlo posible de la buena manera: lleva tiempo recibirse, armar una pareja, concretar un viaje, cambiar de trabajo.

En cada singularidad es distinto, no se da de un día para el otro pero tampoco nos lleva una eternidad. El deseo es lo que le da el verdadero sentido y dignifica la vida humana.

Jorge Alemán, en su paso por Rosario, nos decía de una manera muy sencilla que “un deseo es algo que no sabemos ni cómo surgió, ni de donde surgió, pero nos involucra y ahora estamos ahí; un deseo no puede calcularse de antemano”.

Es muy interesante cómo lo define ya que articula la lógica del deseo con la contingencia. Al proponer que no se puede calcular de antemano, al decir que no sabemos ni cómo surgió, ni de dónde, está diciendo que el deseo nunca es previsible.

El deseo es imprevisto: surge. El asunto entonces es qué se hace con eso, cómo se responde a eso que nos involucra en nuestra estructura más íntima.

¿Pero por qué si un deseo es lo que más nos concierne, sería rechazado o no admitido?

Justamente porque el deseo no se lleva bien con la comodidad. El deseo raramente encaja con lo previo, por eso consentir a él implica muchas veces una reestructuración de nuestra cotidianidad.

El deseo es entonces un acontecimiento en nuestras vidas que marca un antes y un después, ya no se es el mismo nunca más, tanto si se dice que sí como si se dice que no.

En el ámbito de los analistas suele escucharse a menudo una confusión:en nombre de “lo que no hay”, se retrocede frente al deseo.

(…) admitir de la buena manera lo imposible sólo puede hacernos abiertos a la contingencia.

La subjetivación de lo imposible, o de lo que no hay, no es un saber académico. Es una de las experiencias fundamentales de un análisis que consiste en admitir que no hay, pero para nadie.

A esto lo llamo estar en paz con lo imposible, ya no hay sufrimiento inútil ni resignaciones neuróticas, porque nos podemos habilitar para disponernos a las contingencias que asoman todo el tiempo en nuestras vidas. Abrirle la puerta a veces requiere de audacia y valentía, pero es lo que hace que la vida merezca ser vivida. Un modo que encuentro para decir qué sería la felicidad.


Uncategorized

descubriendo a Leonard Cohen y poniendole el bonus de un poema para Janis Joplin de Alejandra Pizarnik


Para Janis Joplin

Alejandra Pizarnik

a cantar dulce y a morirse luego
no: a ladrar.

así como duerme la gitana de Rousseau
así cantás, más las lecciones de terror.

hay que llorar hasta romperse
para crear o decir una pequeña canción,
gritar tanto para cubrir los agujeros de la ausencia
eso hiciste vos, eso yo.
me pregunto si eso no aumentó el error.

hiciste bien en morir.
por eso te hablo,
por eso me confío a una niña mostruo

Alejandra Pizarnik
Textos de sombra y últimos poemas (1982)

Uncategorized

desnudistas


Pensè en Rita la salvaje.

Ahora que la trata de mujeres está en la agenda pública y hay quien cree que sin clientes no hay trata y equiparan a la aniquilación de la trata con la aniquilación de la prostitución, pensè en Rita la Salvaje, nacida Juana.

La trata es -sin lugar a dudas- uno de los delitos mas abominables, porque supone el infierno de la desparición de personas, la reducción a la servidumbre, y el borramiento del sujeto. Sin embargo la prostitución la precede y supongo que la pervivirá. Va a seguir habiendo clientes a los que les esta vedado el amor, por neurosis, por fealdad, porque si no pagan no pueden tener sexo, porque le tienen miedo a las mujeres, por temor o vaya a saber que cosa. Va a seguir habiendo mujeres que encuentren la salida de la prostitución como yo encontre la dactilografia y el trabajo de la oficina, por vocación, por desidia, que se yo ¿que nadie nace puta? ¡claro!  Nadie nace traidor, o papa que vive en Roma. Los caminos de la vida, Vicentico!. ¿quien me iba a decir a mi que iba a jubilarme como directora de escuela, yo que queria ser, ponele, escritora? O psicoanalista famosa? o vaya a saber, viajera del national geographic.
A vos, no te fue tan mal, gordito.

Algunas mujeres siendo o no prostitutas, vivieron de ser bailarinas exoticas o simplemente desnudistas. En el blog hay hasta un poema a Bettie Page. Esas mujeres me dan una lastima blanda pero no desprecio.Lo que si es verdad que me interpelan, tal vez por la envidia de esas bellezas frágiles o duras, segun el caso ¿acaso somos tan distintas?

   Rita la Salvaje si no muriò  debe estar por hacerlo. Nació en la isla maciel al finalizar los veintes  y es un icono de Rosario, El Quique LLopis le hizo una pensión. Es que fue una cosa cultural. Sin dudas que se la ganó , de tanto menearse en el escenario, la chica nacida Juana en la Isla Maciel y sueño y pesadilla de tanto rosarino, odiada y temida por las otras mujeres, nosotras, las directoras de escuela. Bah, las normales. Las que no fuimos salvajes.

¿que talento habrán tenido ellas? Cuantas noches sin ganas, y con frió salieron a mover el pandero para un publico de pajeros, de nenes bien, de hombres en plan poronga?
Ay, de esa mujeres, ¿uds. dicen que es peor limpiar mugre ajena? ¿tal vez el laburo en el frigorifico, en el taller de costura?¿vos decis? Ponele.

No se, desnudistas, mis hermanas de género. Rita la salvaje -decía olmedo- te partía una nuez con los músculos pelvianos. El chiste absurdo me hacia reír. Un recuerdo para Rita la Salvaje, que como Bettie Page, estuvo internada por loca. Es que la bebida blanca berreta, los hombres que te tratan como cosa, el frio del cabaret, la plata fácil, y la vejez que como un viento blanco te rodea y te mata son malas cosas pa la tripa, cuando la belleza es lo único que te elogiaron, tu laburo y tu karma.

“mira en tu libro de reglas, acaso, somos tan distintos?”

SUMO.

e006dh01

Uncategorized

una foto de diane arbus, y un microrelato de marco denevi,


tres bailarinas de circo: Foto diane arbus. vivio 50 años y se cago muriendo
tres bailarinas de circo: Foto diane arbus. vivio 50 años y se cago muriendo

El el amor es credulo / Marco Denevi

De regreso en Itaca, Odiseo cuenta sus aventuras desde que salió de Troya incendiada.
Sólo obtiene sonrisas irónicas.
La misma Penélope, su mujer, le dice en un tono indulgente: “Está bien, está bien. Ahora haz descansar tu imaginación y trata de dormir un poco”.
Odiseo, enfurruñado, se levanta y se va a caminar por los jardines.
Milena lo sigue, lo alcanza, le toma una mano:
“Cuéntame, señor. Cuéntame lo que te pasó con las sirenas”.
Sin detenerse, él la aparta con un ademán brutal:
“Déjame en paz”.
Como ignora que ella lo ama, ignora que ella le cree.
Uncategorized

el error de no ir a Granada.


mapasAntiguosGranadaMurcia¿por que hay que ir a Granada? eh? Por que no Praga (el sol de Praga al atardecer en esas escaleras sobre rios, tan Praga, Por que no decir que no se puede dejar de ir a Paris (olor a pain aux chocolat y otros puentes y la rive gauche y lararli lararli Cesar Vallejo y cosas tan necesarias)
Sin embargo no ir a Granada es un error enorme: Lorca, por ej. El generalife y el principe Amhed al que  ningun tutor eunuco  le habia enseñado la palabra amor. pero como hablaba la lengua de los pajaros, en primavera (Hoy es primavera) los pajaros se la gritaban y tuvo que salir del palacio a ver de que se trataba tamaño significante.
Foucault habla de las palabras y las cosas : ¿a que cosa llama cada uno amor? La ruptura entre significante y significado hace que no sepamos bien que decimos. Pero es primavera y hay que hablar de amro.

Volviendo a Granada http://www.biblioteca.org.ar/libros/132437.pdf Yo leì el libro de Washington Irving en la coleccion Robin Hood (debe ser una pésima traduccion) cuando todavia no me sonaba los mocos sola y nunca mas y todavia lo recuerdo.

Y Paco Ibañez, que se yo. Tantas cosas: la palabra naranja, la palabra Guadalquivir, No ir a Granada es un puto error.que ud. lector no puede permitirse. Y Rafael Alberti, (un viejo cabrón en mis recuerdos, gran poeta) le escribió esto. que es una advertencia en la Balada del que nunca fue a Granada

¡Qué lejos por mares, campos y montañas!
Ya otros soles miran mi cabeza cana. Nunca fui a Granada.
Mi cabeza cana, los años perdidos.
Quiero hallar los viejos, borrados caminos.
Nunca vi Granada.Dadle un ramo verde de luz a mi mano.
Una rienda corta y un galope largo.
Nunca entré en Granada.
¿Qué gente enemiga puebla sus adarves?
¿Quién los claros ecos libres de sus aires?
Nunca fui a Granada.¿Quién hoy sus jardines aprisiona y pone
cadenas al habla de sus surtidores?
Nunca vi Granada.

Venid los que nunca fuisteis a Granada.
Hay sangre caída, sangre que me llama.
Nunca entré en Granada.

Hay sangre caída del mejor hermano.
Sangre por los mirtos y aguas de los patios.
Nunca fui a Granada.

Del mejor amigo, por los arrayanes.
Sangre por el Darro, por el Genil sangre.
Nunca vi Granada.

Si altas son las torres, el valor es alto.
Venid por montañas, por mares y campos.
Entraré en Granada.