Uncategorized

no hay ternura comparable a la de acariciar algo que duerme.


Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la ventana.Luces trasnochadas que al apagarse nos dejan todavía más solos.Telaraña que los alambres tejen sobre las azoteas.Trote hueco de los jamelgos que pasan y nos emocionan sin razón.


¿A qué nos hace recordar el aullido de los gatos en celo,y cuál será la intención de los papeles que se arrastran en los patios vacíos?
Hora en que los muebles viejos aprovechan para sacarse las mentiras,
y en que las cañerías tienen gritos estrangulados, como si se asfixiaran dentro de las paredes.

A veces se piensa,al dar vuelta la llave de la electricidad,
en el espanto que sentirán las sombras,y quisiéramos avisarles
para que tuvieran tiempo de acurrucarse en los rincones.
Y a veces las cruces de los postes telefónicos,sobre las azoteas,
tienen algo de siniestro y uno quisiera rozarse a las paredes,
como un gato o como un ladrón.

Noches en las que desearíamos que nos pasaran la mano por el lomo,
y en las que súbitamente se comprende que no hay ternura comparable a la de acariciar algo que duerme.

Oliverio Girondo.

 

.

Anuncios
Uncategorized

canciones de barricada mixturadas con puto amor


Con sangre de cebollas la amamantaba, dice Machado y canta Serrat. Es que en las largas vacaciones del 36, como se denomina en una vieja pelicula española a la guerra civil, el hambre era la reina. Y hoy celebro la protesta en el amor con una vasca, cantada en vasco, claro, como se debe. Y va  la traducciòn.

Mi amada me pregunto si era guapo//mi amada me pregunto si era guapo //guapo, guapo era,// pero con la piel negra, con la piel negra// Mi amada me pregunto si era primogénito/ mi amada me pregunto si era primogénito primogénito,// primogénito era, pero no tenia casa,// no tenia casa// mi amada me pregunto si tenia bolsa mi amada me pregunto si tenia bolsa bolsa//, bolsa si tenia, pero dinero no, dinero no //mi amada me pregunto si tenia trabajo mi amada me pregunto si tenia trabajo trabajo, //trabajo tenia, pero ganas no, ganas no// pobres hemos de morir nosotros dos de hambre// pobres hemos de morir nosotros dos de hambre de hambre,// de hambre moriremos pero moriremos queriéndonos,

Uncategorized

Amo este cuento, es un texto importante. Como un leon, de Haroldo Conti.


en mayo de 2010, copié este cuento en mi blog. Le quiero dar otra oportunidad, porque me gusta. Porque pensè en “como un leòn” mientras me miraba en el espejo del baño.

NO SOY LO QUE DEBERIA, el blog de Nilda

Todas las mañanas me despierta la sirena de la Ítalo. Ahí empieza mi día. El sonido atraviesa la villa envuelta en las sombras, rebota en los galpones del ferrocarril y por fin se pierde en la ciudad. Es un sonido grave y quejumbroso y suena como la trompeta de un ángel sobre un montón de ruinas. Entonces abro los ojos en la oscuridad y me digo, cuando todavía dura el sonido, “Levántate y camina como un león”. No sé dónde escuché eso, porque a mí no se me hubiera ocurrido, tal vez en la tele, tal vez a un pastor de la escuela del Ejército de Salvación, pero eso es lo que me digo cada mañana y para mí tiene su sentido. “Levántate y camina como un león”
La vieja me pregunta siempre en qué diablos estoy pensando. La pobre vieja lo pregunta porque en realidad cree que no pienso…

Ver la entrada original 5.034 palabras más

Uncategorized

La escuela de rock: soy mejor, con una pequeña ayuda de mis amigos.


Por esas cosas de la vida, tengo un grupo de amigos virtuales que saben de rock.Para la mayoría de ellos -por una cuestión generacional- la cosa se acaba en los 80. Mi hermano también sabe mucho de rock.Mi hijo sabe de música, pero del punk en adelante. Yo no, yo soy apenas una voyeur del rock, que en vez mirar, escucho.

Si no fuera por ellos, andarla siempre escuchando lo mismo: el rejunte de amigos que proponen música sumado a la facilidad para acceder a ella en el youtube hace que aprenda como si importara. El domingo dieron en la tele la película Escuela de rock. Entre todos ellos  podrían aportar la data que Jack Black desarrolla en el pizarrón  ¿de que hablo?..bueno, para mi tag “el palacio del rocanroll” va el gráfico, que miro con deseo.

Gracias, amigos.

 

 

Uncategorized

Presa de la literatura como indicador de salud.


descargaJulia Kristeva es psicoanalista, como yo. Podría suscribir sus dichos.. Gracias a la poeta rosarina Fernanda Bracco, por alcanzarme la referencia. Ambas somos escuchadoras de historias, ambas ademas estamos en análisis y  estamos presa de la literatura. Ergo, si seguimos la premisa de la Kristeva, estamos vivas, por partida triple. Brindo por eso.

Acá va el fragmento.

Ser psicoanalista es saber que todas las historias acaban hablando de amor. La queja que me confían los que balbucean a mi lado siempre tiene su origen en una falta de amor presente o pasada, real o imaginaria. Y sólo puedo entenderla si yo misma me sitúo en ese punto de infinito, dolor o arrebato. Con mi desfallecimiento, el otro compone el sentido de su aventura. Nuestra sociedad no tiene ya código amoroso. En cada relato privado, íntimo, inconfesable, buscamos descifrar los meandros de ese mal que tiene una relación tan extraña con las palabras. Idealización, estremecimiento, exaltación, pasión, deseo de fusión, de catástrofe mortal tendida hacia la inmortalidad, el amor es la figura de las contradicciones insolubles, el laboratorio de nuestro destino. ¿Filosofía, religión, poesía, novela? Historias de amor, de Platón a santo Tomás, de Romeo y Julieta a Don Juan, de los trovadores a Stendhal, de la madona de Baudelaire a Bataille. Las grandes elaboraciones simbólicas no dicen nada que no se escuche en la sombra, cada día. Estar psíquicamente en vida significa estar enamorado, en análisis o presa de la literatura. Como si toda la historia humana no fuera más que una inmensa y permanente transferencia.

Uncategorized

CANCIONES QUE TE VUELAN LA CABEZA O DE COMO ESCUCHAR ROCK COMO SI TUVIERAS 16


Es el lado B de Jeremy. Jeremy esta en el blog, en algun lado. A ver.

Unas de las primeras canciones de Pearl Jam. SI ud. cree que esta cancion la escuchaba yo cuando era mas joven, està equivocado: Pearl Jam me vino de mano de la internet, el blog y el tiempo de no criar niños. Tarde.
Pero cuando escucho estas canciones mi alma tiene 17 y se esta cambiando para ir a un recital: No soy gila, el solo de guitarra de Yellow Ledbetter esta entre los mejores 100 de la historia, dice la Rolling Stone.

 

Uncategorized

femineidades: el caso de las representaciones sociales en los 60 para las mujeres de su casa.


Si se generaliza, se miente. Pero, haciendo caso omiso del veneno de la generalizaciòn les podría contar que cuando yo era una nena, en los 60, las mujeres -a excepción de las maestras- no trabajaban si eran casadas y habían tenido familia (es decir, hijos, el destino de toda mujer). A excepción de las solteronas, las recién casadas y  las maestras, que por fuerza terminaban viviendo  bajo el mismo techo con la madre o la suegra (o a veces ambas) para que les cuidaran los pibes.

La mujer que trabajaba, ponele que cosía para afuera, y llevaba y traìa la costura en grandes paquetes envueltos en papel madera, otro trabajo sin ningún encanto, argumentaba, cuando era necesario, que “lo hacia para ayudar al marido”. Si algo tenia pésima prensa era la autonomía y la independencia.

La mujer cuyo marido tenia un ingreso suficiente para sostener a la familia e insistia en instalarse en el mundo publico del trabajo “no le gustaba la casa”: Creo que eso era un insulto: decir que a una mujer no le gustaba limpiar la mugre de la casa era casi como decir que era una vaga y sospechosa de cosas peores. En mujeres de peluquería semanal, con batido incluido y redecilla en la cabeza para que el batido durara toda la semana (y a la noche ponían ruleros para que el peinado persistiera en días subsiguientes) aquella a la que no le gusta la casa  ” le gusta andar por ahí”- Me encanta ese insulto: mi marido, tambien criado en los sesenta, a veces me dice que hago tantas cosas porque “me gusta andar por ahi”: claro, claro, digo yo, como quien ha conquistado el derecho de hacer -en parte- lo que se le viene en ganas.

No tomaban decisiones puertas afuera. “Cuando venga mi marido tengo que preguntarle” valía desde para un arreglos de lavarropa, la compra de una frazada en cuotas o el alquiler de una casita en Las Toninas.

Por supuesto que las mujeres no salían a comer con las amigas de noche y que usaban a los pibes como pasaporte. Los novios tenían que ser un poco mayores y un poco mas altos. Y ganar mas, claro. Y casarse era el destino de toda buena mujer. Divorciarse era la peste: mejor enviudar, ja!. Ojo, que no lo estoy inventando: yo lo atisbe mientras hacia los mandados, en la cola de la panadería, mientras esperaba el turno de mi madre en esas peluquerías de barrio que siempre funcionaban adentro de casas de familia.

Si no me cree, mire las películas de los 50, de los 60. Parecen idiotas en su dependencia absoluta del “que dirán”, alienadas en las decisiones de su entorno… pero no lo deben ser porque de alguna forma hicieron fuerza para que todo cambiara y no pudieron disfrutar los beneficios, de una femineidad menos endogàmica. Esa generación que me precedió plantó un árbol a cuya sombra no pudo descansar.

Tuve la suerte de ser adolescente en los setenta. El mundo hizo plop Y ser mujer fue otra cosa. Deliciosas criaturas perfumadas… Y sigue mutando, y para las chicas que ahora tienen veinte, las de mi generación somos escoria, brecha generacional, que no es bueno suturar, ley de la vida.

Verdad de perogrullo: así como estas atada a tu adn, a la locura de tu familia, a tu condición de clase social, estas atada a un tiempo… Y con eso haces lo que podes, como le escuche decir una vez a mi analista “tenes que rebuscartelas para ser feliz”.

Estuve buscando un fragmento de una película que habla de una veinteañera que mira “el afuera” desde la lógica de los 60. Se llama “del brazo y por la calle” y la actriz era la mujer del Palo Ortega y no la encontré sino completa y con una pésima resolución en youtube. Pero la música de aznavour es muy 60. Y por cierto muy bella.